Barack Obama asiste a una ceremonia religiosa tras tomar posesión

El reverendo Adam Hamilton elogió al presidente por soportar la crítica, e hizo un llamado a la unidad entre demócratas y republicanos
Getty
Obama-Misa-Getty  Getty  (Foto: )
  • A+A-
(Reuters) -

El presidente Barack Obama recibió este martes un cálido elogio durante una ceremonia religiosa en la Catedral Nacional, un día después de su toma de posesión.

El reverendo Adam Hamilton, pastor de la Iglesia Unida Metodista de la Resurrección en Kansas, dijo que los estadounidenses deben de dar gracias a Obama “más seguido” y a todos los que sirven en un alto cargo.

“Gracias, por dar de sí mismos, por los sacrificios, por vivir en casas de cristal, por aceptar la constante crítica con muy pocos elogios, por estar dispuestos a arriesgar todo para servir al país”, dijo.

“Ser líder es invitar a la crítica”, agregó. “Si eres un maestro escolar de domingo, te van a criticar. Si eres un supervisor en McDonalds, te van a criticar. Si eres un predicador, te van a criticar. Y yo no sé cómo está todavía en pie”, dijo, entre risas del público.

Acompañado de su esposa, Michelle, el vicepresidente Joe Biden y la esposa de Biden, Jill, el presidente se sentó en la primera fila para una ceremonia de 90 minutos un día después de su juramentación para su segundo mandato e incluyó plegarias de protestantes, católicos, cristianos ortodoxos, judíos, islámicos y de la fe sij.

Un participante notable fue el reverendo Kirbyjon Caldwell de Houston, líder espiritual del expresidente George W. Bush, quien se declaró seguidor de Obama en 2008 y también ha sido llamado como un asesor espiritual del presidente.

Unas 2,200 personas estuvieron presentes en el servicio, una tradición que data de la época de George Washington. Desde la segunda toma de posesión de Ronald Reagan en 1985, el servicio es realizado en la Catedral Nacional de Washington.

En su sermón, Hamilton pidió unificar una visión para el país, tras argumentar que “sin visión, la gente perece”.

“Ellos solo pelean y riñen y se convierten en polarizantes que no pueden hacer nada”, continuó. “Necesitamos una visión nacional común. No solo una demócrata o solo una republicana. Necesitamos al menos uno o dos objetivos o sueños que los estadounidenses en ambos lados del pasillo puedan decir juntos: 'Si, eso es lo que significa ser estadounidense. Eso es a donde necesitamos ir'”.

Ashley Killough y Adam Aigner-Treworgy contribuyeron con este reporte.

Ahora ve