Los partidos de centro ganan fuerza en Israel y aumenta la polarización

La fuerza Yesh Atid, que se enfoca en la clase media, sorprendió en los comicios; Netanyahu dijo que buscará formar un "gobierno muy amplio"
  • A+A-
(CNN) -

Aunque la coalición del primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, obtuvo la victoria en las elecciones generales de este martes, según las encuestas de salida, los resultados mostraron una polarización política, y podrían detener el giro hacia la derecha del gobierno.

Likud Beitenu —del derechista Netanyahu y el exministro de Relaciones Exteriores, Avigdor Lieberman—, ganó al menos 31 escaños en el parlamento, de los 120 que estuvieron en disputa.

Hogar Judío, un partido de extrema derecha con un líder carismático llamado Naftali Bennett, obtuvo 12 escaños.

Pero la sorpresa de la jornada la dio el partido Yesh Atid, un movimiento dedicado a ayudar a la clase media, que obtuvo al menos 19 asientos en la Kenesset, para ubicarse en el segundo lugar.

Ese partido también aboga por reformar el sistema de gobierno, mejorar la educación, la ayuda a las empresas pequeñas, y proveer vivienda a los veteranos militares y parejas jóvenes.

El Partido Laborista, cuya líder Shelly Yacimovich hizo campaña únicamente sobre las preocupaciones económicas, obtuvo 17 escaños. Hatnua, partido de la excanciller Tzipi Livni, que se centra en las conversaciones con los palestinos, ganó siete escaños.

Los centristas e izquierdistas lograron atraer olas de votantes descontentos con aspectos como el alto costo de la vida en Israel, así que se espera que la conformación del gobierno se concrete con una ardua construcción de coaliciones.

"Washington puede respirar con alivio porque Netanyahu tendrá que encontrar acomodo con algunos partidos que están en el centro del mapa, a los que esencialmente les gustaría ver progresos en la cuestión palestina, así como sobre cuestiones económicas", dijo David Makovsky, del Instituto Washington para Política del Cercano Oriente.

Como los electores asumieron que Netanyahu ganaría, buscarán un rostro fresco. “Esto explica el meteórico ascenso de un nuevo partido (Yesh Atid), que dijo que se centraría en la clase media”, expresó Makovsky.

¿Netanyahu formará una coalición de derecha con Hogar Judío y bloques religiosos como Shas? ¿O se moverá hacia el centro y tratará de formar una coalición con Yesh Atid, por ejemplo, y los demás? ¿O es posible que se forme una coalición de centro-izquierda?

Nunca una fuerza política en Israel ha conseguido una mayoría parlamentaria de más de 60 escaños, por lo que las partes deben confiar en la formación de coaliciones. La cuestión es si Netanyahu se enfilará hacia la derecha o hacia el centro.

"A partir de los resultados de las encuestas de salida, está claro que los israelíes quieren que continúe actuando como primer ministro de Israel, para formar un gobierno muy amplio", expresó Netanyahu.

“Los resultados son una gran oportunidad para lograr muchos cambios que beneficien a todos los ciudadanos de Israel. Son muchas las complicaciones por delante, a partir de esta noche voy a empezar mis esfuerzos para formar un gobierno, tan amplio como sea posible", agregó.

La coalición Likud-Beitenu se inclina hacia la derecha. Haim Malka, analista del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, dijo que una facción cada vez más nacionalista y religiosa ha afirmado su influencia en la política interna del Likud.

Israel, establecido como un Estado judío, tiene unos 7.5 millones de habitantes. Más del 75% de la población es judía de orígenes diversos como Europa, Oriente Medio, África y América.

Dentro de la contienda electoral, los analistas indicaron que los temas económicos podrían beneficiar a los partidos de centro e izquierda.

De hecho, las elecciones fueron convocadas ante la falta de consenso para definir un nuevo presupuesto que atienda el déficit de miles de millones de dólares que enfrenta Israel, situación que ha originado protestas en las calles de Tel Aviv desde 2011.

Una de las ventajas para los partidos de centro y de izquierda, que en otros tiempos han tenido mayor presencia, es que Netanyahu posiblemente busque flexibilidad política para maniobrar, por ejemplo, si se presentara la oportunidad para negociaciones de paz con autoridades palestinas.

Ahora ve