Las fiestas que terminaron en tragedias

El incendio en la discoteca Kiss de Santa María, en Brasil, recuerda a otros incidentes en donde la diversión terminó en tragedia

Incendio en la discoteca Kiss

1
Un incendio causa muertes en Brasil
AFP. Brasil-incendio 3  (Foto: EFE, )

El incendio que devastó un club nocturno este domingo en el sur de Brasil causó la muerte de 231 personas, en su mayoría jóvenes.

El club solo tenía una puerta de salida, lugar donde murieron sofocadas la mayoría de las personas luego de que pirotecnia utilizada por el grupo musical Gurizada Fandangueira incendió el material aislante del techo del lugar. 

El alcalde de Santa María, la ciudad donde ocurrió la tragedia, decretó un duelo de 30 días, mientras que la presidenta Dilma Rousseff canceló sus reuniones en Santiago de Chile, donde asistió a la cumbre de la Celac, para trasladarse a Brasil. 

Menos de 24 horas después del siniestro, las autoridades locales arrestaron al dueño del lugar y a dos integrantes del grupo musical.

La tragedia en el Lobohombo

2
Cuartoscuro
Lobohombo-Cuartoscuro  Cuartoscuro  (Foto: Alfredo Pelcastre, )

La madrugada del 20 de octubre del 2000, la fiesta en una de las discotecas más populares de la Ciudad de México terminó en desgracia, al desatarse un incendio por un corto circuito que dejó atrapados a decenas de personas.

Los materiales flamables con los que estaba decorado el lugar causaron que el fuego envolviera toda la discoteca en cuestión de segundos. Al intentar escapar, los asistentes encontraron las salidas de emergencia bloqueadas. El resultado fue de 22 personas muertas y más de 30 heridas.

El dueño del club nocturno, Alejandro Iglesias Rebollo, fue encontrado culpable de homicidio culposo, pero no fue encarcelado. 

A seis años del accidente, una estación de bomberos fue construida en lugar donde estaba el Lobohombo, en la zona centro de la Ciudad de México. 

El incendio del bar The Station

3
muerte incendio bar rhode island
muertes rhode island  muerte incendio bar rhode island  (Foto: Getty Images)

El 20 de febrero de 2003 el uso de pirotecnia durante un concierto en el bar The Station en West Warwick, Rhode Island, causó un incendio que se propagó en cuestión de segundos por todo el lugar.

En total murieron 100 personas y 230 resultaron heridas, la mayoría por inhalación de humo al quedar atrapadas frente a la puerta principal.

Aunque el lugar tenía una licencia para atender a un máximo de 404 personas, esa noche había 462. Aunque la banda Great White afirmó que tenía permiso para usar pirotecnia, el dueño del lugar lo negó.

En mayo de 2006 Daniel Michael Biechele, manejador de la banda, fue sentenciado a 15 años de prisión, mientras que los dueños del bar, Michael y Jeffrey Derderian fueron sentenciados a 15 y 10 años de prisión, respectivamente. Tras el incendio, Rhode Island aprobó unos de los códigos de seguridad más estrictos del país.

Incendio en la discoteca República Cromañón

4
EFE
Incendio-Cromañon-EFE  EFE  (Foto: AFP, )

El 30 de diciembre de 2004 la banda de rock Callejeros realizaba un concierto en el bar de música rock de Buenos Aires, cuando un asistente encendió pirotecnia.

Pronto un incendio se propagó por todo el lugar. El resultado fue de 194 personas muertas y 1,432 heridas.

La peor tragedia de ese tipo en Argentina tuvo consecuencias judiciales y legales: el secretario de seguridad de la ciudad de Buenos Aires renunció, la legislatura de Buenos Aires destituyó mediante juicio político al jefe de gobierno Aníbal Ibarra, mientras que Omar Chabán, gerente del lugar, fue arrestado, llevado a juicio, y condenado a 20 años de prisión.

Tras el incendio en República de Cromañón, el gobierno de la ciudad inició una serie de clausuras de lugares que no cumplían con las condiciones de seguridad.

Tragedia en el News Divine

5
news divine
news divine  news divine  (Foto: Alfredo Pelcastre, )

El 20 de junio de 2008, un operativo policiaco que buscaba impedir la venta de bebidas alcohólicas a menores de edad en una discoteca de la Ciudad de México terminó en tragedia debido a una atropellada evacuación del lugar.

Nueve clientes y tres policías murieron asfixiados luego de que el dueño del lugar donde se realizaba una tardeada pidió a los asistentes desalojarlo. Sin embargo, la puerta principal fue bloqueada por la policía, lo que generó una aglomeración en la puerta del lugar.

El jefe de gobierno, Marcelo Ebrard, anunció la destitución del mando policiaco que realizó el operativo luego de reconocer “graves errores”. Aunque el dueño del lugar fue encarcelado, no se le acusó por la muerte de las 12 personas, sino por corrupción de menores al permitir la venta de bebidas alcohólicas a menores de 18 años.

Avalancha en el Love Parade

6
EFE
LoveParade-Alemania-EFE  EFE  (Foto: AFP, )

El 24 de julio de 2010, 21 personas murieron durante una estampida humana en Duisburgo, Alemania, en el festival de música electrónica Love Parade. Más de 500 personas quedaron heridas.

El incidente ocurrió en un túnel utilizado como entrada al festival, al que asistían 1.4 millones de personas.

Los organizadores del evento acusaron a la policía de no saber manejar a la multitud, y aunque cruzaron acusaciones también con las autoridades de la ciudad, nadie fue llevado a juicio por las muertes.

Estampida en la Arena Madrid

7
estampida en el madrid arena
madrid-estampida  (Foto: AFP, )

El 1 de noviembre de 2012 una estampida humana durante una fiesta de Halloween realizada en la Arena Madrid terminó con la vida de cinco jóvenes, tres en el lugar y dos más en hospitales.

La tragedia ocurrió en uno de los accesos y salidas a la pista central del lugar, cuando la policía cortó el acceso mientras gente intentaba abandonar la pista, según un video difundido por medios españoles.

El vicealcalde de Madrid, Miguel Ángel Villanueva, fue destituido por la alcaldesa Ana Botella. Villanueva es amigo personal de Miguel Ángel Flores, el empresario organizador de la fiesta.

Entre los imputados por el caso se encuentran dos responsables de seguridad de Madrid Espacios y Congresos, que maneja la arena, y tres responsables de la empresa contratada para la seguridad del recinto.