Francia asegura el aeropuerto de Kidal, último bastión islamista en Malí

Las fuerzas de Malí lideradas por militares franceses avanzan en la toma de la última gran ciudad en poder de los rebeldes islamistas
  • A+A-
Autor: Antonia Mortensen
(Reuters) -

El Ejército francés informó este miércoles que tomó el control del aeropuerto en Kidal, en el norte de Malí. Si las fuerzas aseguran la localidad, será la última de las grandes ciudades recuperadas en la ofensiva contra los militantes islámicos en el norte de la excolonia francesa.

Francia envió fuerzas militares a petición del gobierno malí, después de que los islamistas tomaron la población estratégica de Konna el 10 de enero. El pueblo regresó después al control de Malí.

Las tropas guiadas por militares franceses también controlan ahora las ciudades de Timbuctú y Gao, y la granja en medio de ellas, que fue un bastión de los islamistas durante casi un año, informó el Ministerio de Defensa francés esta semana.

La normalidad regresó a Timbuctú, la antigua ciudad desértica y hogar de sitios culturales de relevancia mundial. "Estamos ganando en Malí", dijo el lunes el presidente Francois Hollande.

Francia, que lidera la ofensiva, tiene 2,150 soldados en Malí y 1,000 militares más apoyando las operaciones desde otros lugares.

Estados Unidos también ha aumentado su participación en el conflicto al realizar misiones aéreas de abastecimiento de combustible además de proporcionar apoyo de inteligencia y transporte de personal.

Gran Bretaña informó que está preparada para enviar 240 soldados que proveerán capacitación militar, pero no tomarán parte en acciones de combate. Unos 40 de esos efectivos serán asignados a una misión de entrenamiento de la Unión Europea en Malí y el resto en países de habla inglesa en el occidente de África.

Las naciones se están agrupando para evitar que los islamistas conviertan el antes democrático país en un paraíso mundial para terroristas.

Los recursos económicos fluyen hacia el país a medida que las naciones comprometen su ayuda. Entre los donadores está Japón, que prometió 120 millones de dólares, mientras que Estados Unidos aprobó 96 millones y la Unión Europea poco más de 67 millones. Senegal, Nigeria y Ghana prometieron tres millones cada uno, mientras que China e India hicieron su parte con un millón por país.

Extremistas islámicos acapararon una larga porción del norte de Malí en 2012, aprovechando una caótica situación en el país después de un golpe de Estado. En las zonas aseguradas prohibieron escuchar música, fumar y ver deportes en televisión, y también destruyeron tumbas y templos históricos.

Más de 380,000 personas huyeron del norte de Malí durante 2012, según cifras de Naciones Unidas. Pero la ofensiva francesa hizo replegar a los rebeldes, y los habitantes del norte malí han regresado a las calles sin miedo por primera vez en varios meses. Los residentes gritaron “¡Malí, Malí!” el fin de semana, mientras una columna de vehículos militares atravesó la ciudad de Gao.

Ahora ve