La reforma inmigratoria, ¿amnistía o camino a la ciudadanía?

Las vías para evitar la inmigración ilegal en EU generan divergencia política, a pesar del interés creciente de demócratas y republicanos
  • A+A-
Por: Ted Barrett, Dana Bash y Deirdre Walsh
Autor: Ted Barrett, Dana Bash y Deirdre Walsh
WASHINGTON (CNN) -

Un grupo de senadores republicanos y demócratas presentó el lunes un plan para reformar la política de inmigración estadounidense, un día antes de que el presidente Barack Obama expusiera su plan.

Los ocho senadores dicen que su plan protegerá la frontera y ofrecerá un camino a la ciudadanía a algunos inmigrantes indocumentados que ya están en el país. Los críticos de la propuesta dicen que el punto referente a la ciudadanía concede amnistía a quienes entraron al país de manera ilegal.

Estas son algunas de las preguntas más frecuentes sobre la reforma inmigratoria:

¿Qué hay detrás del plan más reciente de reforma inmigratoria?

El nuevo impulso por una reforma inmigratoria se produce después de los devastadores resultados electorales para el candidato presidencial republicano Mitt Romney, quien en noviembre ganó solamente el 27% del voto latino. Eso está por debajo del 44% obtenido por el presidente George W. Bush, en 2004, y del 31% del senador John McCain, hace cuatro años. La dramática caída provocó que algunos republicanos actuaran con rapidez en este tema complejo y sensible que ha dividido a las partes durante años.

Los republicanos han argumentado desde hace mucho tiempo que los votantes latinos, muchos de los cuales son católicos y provida, encontrarían un hogar en el Partido Republicano si no fuera por la dura retórica que algunos colegas republicanos utilizan para debatir la inmigración ilegal.

Los demócratas están también bajo presión para llegar a un acuerdo. Muchos votantes latinos quedaron desilusionados de que el presidente Barack Obama no trabajó más duro durante su primer mandato para aprobar un proyecto de ley en ese rubro. Inmediatamente después de su reelección, líderes latinos presionaron  al presidente para asegurar que eso sería una prioridad durante su segundo mandato.

Una señal de la importancia de la cuestión para los demócratas del Senado, es que el líder de la mayoría del Senado, Harry Reid, la semana pasada dio a conocer que una iniciativa de reforma inmigratoria sería nombrada S-1, lo que significa que es el proyecto de ley número 1 del Senado del nuevo Congreso, y evidentemente una prioridad.

¿Por qué los senadores presentaron su plan un día antes de que Obama presentara el suyo?

Los senadores decidieron revelar su plan antes que el presidente hiciera lo respectivo con el fin de darle a su propuesta, y a todo el esfuerzo por lograr una reforma, un tono bipartidista, algo que ellos consideran fundamental para conseguir la aprobación en el Senado y la Cámara de Representantes, según fuentes familiarizadas con el borrador bipartidista del Senado.

De hecho, en una reunión privada sostenida el viernes en la Casa Blanca, algunos integrantes demócratas del Caucus Hispano del Congreso presionaron a la Casa Blanca de abstenerse a presentar sus propias definiciones legislativas por temor a que los detalles, tal como fueron expuestos por un presidente demócrata, pudieran alterar el delicado equilibrio bipartidista que los negociadores habían alcanzado.

¿Habrá el suficiente apoyo en la Cámara de Representantes para este plan?

No queda claro, debido a que muchos conservadores de la Cámara se han opuesto a permitir a los trabajadores indocumentados la oportunidad de adquirir la ciudadanía estadounidense. Esta polémica cuestión podría llegar a ser una verdadera prueba para el liderazgo del presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, ya que divide al bando republicano de la Cámara.

Si el Senado es capaz de aprobar una iniciativa, el presidente de la Cámara podría volver a enfrentar el dilema de pasar una medida que cuenta con un importante apoyo demócrata, y posiblemente con el apoyo de una minoría dentro de su propio partido. Boehner también podría decidir proponer un plan migratorio independiente redactado por la Cámara. 

Boehner se mostró evasivo cuando se dieron a conocer los detalles del Senado. Su vocero emitió un breve comunicado en el que no adopta una postura, pero en el que señalaba que el senador republicano por Florida, Marco Rubio, quien es popular entre los conservadores, fue parte del grupo que redactó el plan.

“El presidente de la Cámara da la bienvenida al trabajo de líderes como el senador Rubio, y está a la espera de conocer más acerca de la propuesta en los próximos días”, dijo a CNN el vocero de Boehner, Michael Steel. También hay discusiones bipartidistas en curso en la Cámara en materia de inmigración, sin embargo, un asesor demócrata familiarizado con las discusiones dijo sobre dicho esfuerzo a CNN que “todavía no está maduro del todo”.

Pero durante un discurso la semana pasada, Boehner señaló que la Cámara actuaría, ya que de acuerdo con él, el tema de la inmigración “es hora de abordarlo. Lo dije el día siguiente a la elección, lo dije en serio. Vamos a tener que lidiar con eso”.

Boehner también aludió a las conversaciones bipartidistas de la Cámara, al describir al grupo como “el grupo correcto de integrantes”. También añadió: “Mi teoría fue que si estas personas pueden resolver esto, sería un gran paso en la dirección correcta”.

Algunos republicanos de la Cámara ya están desestimando la parte más polémica del plan del Senado, la cual a su parecer permite un camino a la ciudadanía a manera de “amnistía”, situación que ilustra el reto de alcanzar un acuerdo en la Cámara.

El representante republicano de Texas, Lamar Smith, emitió un comunicado el lunes argumentando “que a través de la concesión de amnistía, la propuesta del Senado en realidad agrava el problema mediante el fomento de una mayor inmigración ilegal”.

¿Podría ser el plan del Senado un punto de partida para un compromiso con la Cámara?

Muchos republicanos de la Cámara han llamado a fortalecer la seguridad fronteriza, e insisten en hacer de esta la cuestión prioritaria antes de que se tomen medidas para conceder la ciudadanía a los que están en Estados Unidos de manera ilegal.

Pero el borrador migratorio bipartidista del Senado une los dos temas para conseguir el apoyo de ambos partidos. Si los republicanos de la Cámara intentan separarlos podría ponerse en peligro la posibilidad de una reforma inmigratoria integral.

El nuevo borrador del Senado también incluye un componente que la Cámara de mayoría republicana ya abordó el año pasado, la entrega de residencia permanente o “tarjetas verdes”, para los extranjeros en universidades estadounidenses que estudian Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, para alentarlos a quedarse y trabajar en Estados Unidos.

Los republicanos de la Cámara aprobaron en otoño un proyecto por el que se establecen las llamadas visas STEM de Ciencias, Tecnología, Ingeneria y Matemáticas, pero esta encontró la férrea oposición de los demócratas, ya que cancelaba otro programa de visas.

Ahora ve