Los supermercados argentinos congelan precios para controlar la inflación

Las cadenas anunciaron que mantendrán los mismos precios de febrero hasta el 1 de abril, luego de las advertencias del FMI
  • A+A-
| Otra fuente: CNNMéxico

Las cadenas de supermercados en Argentina acordaron congelar sus precios por dos meses en un intento por controlar la inflación, luego de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtiera al país sobre sus métodos para medir el aumento de los precios.

El FMI emitió este viernes una "declaración de censura" al país sudamericano por no ofrecer transparencia en sus métodos para medir la inflación y advirtió que podría ser expulsado de la organización de no cumplir sus obligaciones. 

“El fondo ha emitido una declaración de censura contra Argentina relacionada con la violación de sus obligaciones con el fondo", indicó en FMI en un comunicado. 

Tras la advertencia, que sienta un antecedente crediticio negativo para Argentina si quiere solicitar un préstamo ante el Banco Mundial o el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el gobierno de la presidenta Cristina Fernández y la Asociación de Supermercados Unidos (ASU) acordaron congelar la subida de los precios. 

"Los referentes de los supermercados nucleados en la ASU asumieron hoy el compromiso de mantener los precios vigentes al primero de febrero hasta el primero de abril próximo", aseguró el director ejecutivo de la ASU, Juan Vasco Martínez, reportó este lunes la agencia Télam.

Entre los supermercados que se unieron a la medida están la estadounidense Walmart y la francesa Carrefour.

Tras la censura del FMI, el gobierno argentino informó el fin de semana que comenzará a aplicar un nuevo índice para medir la inflación del país, no sin antes criticar la medida adoptada el pasado viernes.

"Un posicionamiento de tal naturaleza con respecto a la Argentina constituye no solo un nuevo error del FMI sino también un claro ejemplo de trato desigual y de doble estándar de este organismo en su relación con ciertos países miembros”, indicó el ministerio de Economía en un comunicado.

En diciembre pasado, el fondo ya había pedido a Argentina que ajustara los parámetros que utiliza para calcular la tasa inflacionaria en la zona metropolitana de Buenos Aires y el producto interno bruto.

Desde 2007, hay disparidades entre las cifras ofrecidas por el Instituto Nacional de Estadística y Censos, y las ofrecidas por consultoras privadas, universidades y analistas. Mientras que en 2012 la inflación fue estimada por el gobierno en 10.8%, empresas privadas la estimaron en más del 25%.

La situación económica del país causó protestas el año pasado. En noviembre, la primera huelga general en 10 años causó cortes de vialidades e interrupción de servicios de transporte.

Ese mismo mes, manifestantes protestaron contra la restricción al acceso de los dólares, la inflación, y contra una posible reelección de Fernández.

Ahora ve