Los líderes mundiales reaccionan con sorpresa ante la renuncia del Papa

La renuncia del Papa causó sorpresa entre líderes religiosos y políticos, quienes coincidieron en respetar la decisión del Pontífice
| Otra fuente: CNNMéxico

Luego del anuncio del papa Benedicto XVI, de 85 años, de su renuncia al cargo a partir del próximo 28 de febrero por cuestiones de salud y la falta de fuerzas para continuar su Pontificado, los líderes mundiales reaccionaron a la noticia.

La canciller alemana, Angela Merkel, agradeció hoy al papa Benedicto XVI sus años de trabajo al frente de la iglesia católica y le deseó lo mejor tras su renuncia, una "decisión difícil" que dijo merece "el máximo respeto".

La canciller destacó de Benedicto XVI su "vivo interés por la integración europea" y por haber impulsado activamente el "diálogo" interconfesional con "otras iglesias y religiones", como los ortodoxos y los judíos.

El presidente estadounidense Barack Obama y su esposa Michelle agradecieron a Benedicto XVI por el servicio que prestó a la Iglesia católica, una institución que juega “un papel crítico” para su país y el mundo, según dijo el mandatario este lunes en un comunicado.

“En nombre de los estadounidenses en todas partes, Michelle y yo deseamos hacer extensivo nuestro agradecimiento y oraciones a Su Santidad el papa Benedicto XVI”, dijo Obama en una nota de prensa de la Casa Blanca.

“La Iglesia juega un papel crítico en los Estados Unidos y el mundo, y deseo lo mejor a quienes pronto se reunirán para elegir al sucesor”, dijo el presidente, quien recordó que tuvo el “gran gusto” de haber conocido al Papa en 2009.

El presidente francés, François Hollande, consideró hoy "respetable" la decisión del papa Benedicto XVI de poner fin a su Pontificado a finales de febrero.

"No me corresponde a mí hacer comentarios sobre esta decisión que pertenece a la Iglesia. No tengo que decir si está bien. Es una decisión que refleja una voluntad que tiene que ser respetada", afirmó Hollande a la prensa en Pierrefitte-sur-Seine, a las afueras de París.

En tanto el ex primer ministro italiano, Mario Monti, dijo que se sentía "muy turbado" por el anuncio de Benedicto XVI.

"Estoy muy turbado por esta noticia inesperada", afirmó Monti ante periodistas, quien dijo no estar en disposición de poder comentar en qué medida esta renuncia puede cambiar la relación del Estado italiano con El Vaticano.

En Rusia, políticos y teólogos coincidieron en que Benedicto XVI mejoró la relación entre católicos y ortodoxos rusos.

"Tengamos confianza en que el diálogo entre la Iglesia Ortodoxa Rusa y la Iglesia Católica irá por el buen camino", dijo el diputado ultranacionalista Yaroslav Nílov, presidente del Comité para las Organizaciones Religiosas de la Duma o cámara baja del Parlamento ruso.

En tanto, el teólogo Román Silántiyev dijo que "el papa Benedicto XVI reforzó la Iglesia católica y mejoró sus relaciones con el Patriarcado de Moscú".

"Su decisión de dejar el cargo merece todos los respetos. Fue un líder fuerte, y si no fuera por la edad, podría continuar con éxito con su misión", agregó.

El Vaticano prepara una despedida para Benedicto XVI antes del 28 de febrero, último día de su pontificado, a la que espera asistan fieles de todo el mundo "y autoridades de muchos países", informó el cardenal decano, Angelo Sodano, durante las palabras de agradecimiento que pronunció, tras anunciar el papa su renuncia.

El presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, destacó que Benedicto XVI dio "esperanzas" a los creyentes pese a los momentos difíciles.

Los líderes eclesiásticos "respetan" la decisión

El arzobispo Vincent Nichols, presidente de la Conferencia Episcopal de Gran Bretaña y Gales, dijo que la decisión del papa ha "conmocionado y sorprendido a todos."

"Sin embargo, pensándolo bien, estoy seguro de que muchos lo reconocen como una decisión de gran valentía y claridad característica de la mente y la acción", dijo.

El mismo portavoz del Vaticano se dijo sorprendido por la noticia. "Nos ha tomado a todos por sorpresa", aseguró Federico Lombardi, al comentar la renuncia al Pontificado.

En tanto la Conferencia Episcopal Alemana calificó la renuncia como un "luminoso ejemplo de responsabilidad y de amor viviente por la Iglesia".

"Cristo le confió, a través del Espíritu Santo, el cargo de San Pedro. En el momento en que empezaron a faltarle fuerzas para servir a la Iglesia, ha vuelto a poner el cargo en las manos de Dios", señaló en un comunicado el presidente de la Conferencia Episcopal, el arzobispo de Friburgo Robert Zollitsch.

El arzobispado de Los Ángeles, que a últimas fechas se ha visto en medio de la polémica por los casos de pederastia de sacerdotes en Estados Unidos, consideró que la renuncia de Benedicto XVI a su papado se trata de un acto de humildad para el bien de la iglesia, según dijo su arzobispo.

“Su decisión de renunciar es un hermoso, humilde y amoroso acto cristiano para la Iglesia. Este es el acto de un santo, que piensa no sólo en sí mismo sino sólo en la voluntad de Dios y el bien del pueblo de Dios”, expresó el arzobispo José H. Gómez en un comunicado.

El presidente de la Unión de Comunidades Islámicas de España, Riay Tatary, respetó la decisión del Pontífice pues el cargo es "de mucha responsabilidad".

Tatary destacó que durante su pontificado,  Benedicto XVI visitó varios países de mayoría musulmana, con lo que "eliminó" el "perjuicio" que causó al principio de su pontificado en las relaciones con el islam, luego que en 2006 el Papa retomó en un discurso un texto medieval que se refería al islam y al profeta Mahoma, cuyo legado tachaba de "malvado e inhumano".

Con información de EFE.

Ahora ve
No te pierdas