El Papa dice que renunció en plena libertad por el bien de la iglesia

El pontífice hizo su primera aparición pública tras anunciar su renuncia al liderazgo de la Iglesia católica el pasado lunes
  • A+A-
Por: Laura Smith-Spark
Autor: Laura Smith-Spark
(CNN) -

Grandes multitudes en el Vaticano aclamaron al papa Benedicto XVI este miércoles, en su primera aparición pública desde que anunció su renuncia para finales de febrero. 

El pontífice agradeció a los fieles católicos en varios idiomas y dijo que no era apropiado que él continuara como Papa.

"He decidido renunciar al ministerio que me ha dado el Señor. He hecho esto con plena libertad, en beneficio de la Iglesia", dijo a los reunidos en una sala de audiencias del Vaticano durante su aparición semanal.

Benedicto XVI dijo que estaba plenamente consciente de la gravedad de su decisión, pero que no podía continuar como Papa "si no se tiene la fuerza que se requiere".

Parecía cansado, pero no visiblemente mal cuando se sentó y leyó su discurso de varias hojas.

El pontífice también celebrará la misa del Miércoles de Ceniza, que marca el inicio de la Cuaresma, en la Basílica de San Pedro durante la tarde.

El servicio se llevará a cabo en la Basílica, y no en la iglesia Santa Sabina —donde se celebra tradicionalmente— para recibir a muchos más fieles que se espera asistan, informaron funcionarios del Vaticano.

Este lunes, la noticia de que Benedicto XVI se retirará "debido a la edad avanzada" conmocionó a los 1,200 millones de católicos en el mundo.

Él es el primer papa que renuncia en casi 600 años.

A pesar de su decisión, Benedicto XVI continuará su trabajo como estaba previsto hasta el 28 de febrero, dijo este martes Federico Lombardi, portavoz del Vaticano.

El 27 de este mes se llevará a cabo una audiencia final en la plaza de San Pedro, en Ciudad del Vaticano.

El pontífice primero se dirigirá a la residencia de verano del papa en Castel Gandolfo antes de que probablemente se retire a un monasterio y se dedique a una vida de reflexión y oración, dijo Lombardi.

Él no estará involucrado en el manejo de la Iglesia después de su renuncia.

"El Papa está bien y su alma está serena. Él no renunció al pontificado porque esté enfermo, sino por la fragilidad que acompaña a la vejez", dijo Lombardi.

La decisión del Papa no está vinculada con una reciente intervención médica para reemplazar la batería de su marcapasos, un procedimiento de rutina, agregó. 

La medida inesperada de Benedicto inevitablemente ha provocado especulaciones sobre quién podría asumir el papado en su lugar.

El cónclave para elegir al nuevo Papa comenzará entre el 15 y 20 de marzo próximo, señaló este miércoles el portavoz vaticano, Federico Lombardi.

Aunque Benedicto XVI no participará directamente en la selección de su sucesor, su influencia, sin duda, se hará sentir. Él nombró a 67 de los 117 cardenales que se establecen para tomar la decisión.

El número de electores podría bajar a 115, ya que dos cardenales cumplirán 80 años en marzo, cuando su edad los hace elegibles para votar. Más de las dos terceras partes del número final de los cardenales deben ponerse de acuerdo sobre el próximo Papa. 

El anuncio de que una decisión fue tomada provendrá del humo blanco que salga de una chimenea en el Vaticano.

Mucha especulación se ha centrado en si el sucesor de Benedicto XVI podría venir de África o América Latina, en lugar de Europa, donde las congregaciones católicas romanas se están reduciendo.

El hermano mayor del papa, el reverendo Georg Ratzinger, dijo en Regensburg, Alemania, que esperaba ver a un sucesor que no sea de Europa, pero no todavía.

"Estoy seguro de que un Papa vendrá de los nuevos continentes, pero si va a ser ahora, tengo mis dudas", dijo. "En Europa, tenemos muchas personas muy capaces, y los africanos aún no son tan conocidos y tal vez no tienen la experiencia."

Entre los principales candidatos considerados están el cardenal Angelo Scola, arzobispo de Milán; el cardenal canadiense Marc Ouellet, quien encabeza la oficina del Vaticano de los obispos; el cardenal argentino Leonardo Sandri, y el cardenal Peter Turkson, de Ghana.

Si bien hay precedentes, la renuncia de Benedicto XVI es, sin duda, histórica. El último papa que dejó el cargo antes de su muerte fue Gregorio XII, quien en 1415 renunció para poner fin a una guerra civil dentro de la iglesia en la que más de un hombre decía ser Papa.

Isa Soares y Richard Allen Greene contribuyeron con este reporte

Ahora ve