El programa de protección a testigos de EU enfrenta nuevos retos

El programa secreto de inteligencia hace que una familia pierda el contacto con todos sus seres queridos, por seguridad, explica su creador
testigo protegido
testigo protegido  testigo protegido  (Foto: )
Gabriel Falcon
Autor: Gabriel Falcon
(Reuters) -

¿Alguna vez imaginaste cómo sería vivir como otra persona por un día? ¿Y por el resto de tu vida?

Esa es la realidad para los miles de personas que han entrado en el programa federal de protección a testigos en Estados Unidos desde que comenzó, en 1971.

Oficialmente llamado Programa de Seguridad de Testigos, el protocolo brinda protección gubernamental a personas que están en riesgo por haber dado información sobre terroristas u otros criminales.

"Nadie sabe lo que hacemos para proteger a los testigos, y es bueno para nosotros", dijo David Harlow, director adjunto de operaciones del Servicio de Alguaciles de Estados Unidos, que supervisa el vasto programa.

"Se trata de ayudar a la gente y cambiar su estilo de vida", agregó Harlow. "Estas personas realmente están en peligro".

Más de 18,400 hombres, mujeres y niños han participado en el programa, y ni uno de los 8,500 testigos o de los 9,900 integrantes de las familias ha sido herido, según el Servicio de Alguaciles. "Es una gran pluma en nuestro sombrero", dijo Harlow.

El programa ha presentado información limitada para el público en su página de internet: proporciona protección las 24 horas a todos los testigos mientras se encuentren en un entorno de alto riesgo; los testigos reciben asistencia financiera para vivienda y subsistencia para cubrir los gastos básicos y atención médica; el programa también prevé la capacitación laboral y asistencia para el empleo.

En una entrevista con CNN, Gerald Shur, el creador del programa, ofreció información sobre el funcionamiento interno de este servicio secreto del gobierno.

Shur era un abogado en lo que entonces era la Departamento para el Crimen Organizado y Sección de Justicia en la década de 1960, cuando desarrolló la idea de proteger a las personas que ofrecieran testimonios.

"Se me ocurrió que tenemos que tener una manera de que si un individuo está en peligro a causa de su testimonio, tenemos que sacarlo de allí, y en un segundo", dijo Shur, de 79 años, quien ahora está jubilado.

Pero la transición a una nueva vida no siempre es fácil, reconoció.

"Se necesita tiempo para que se puedan ajustar", explicó Shur. "(El testigo), no solo tiene que lidiar con el alejamiento de toda su familia, sino también hace que su esposa deje a su familia; causa que sus hijos dejen a sus abuelos. Ellos no pueden comunicarse. Ellos no pueden verse. Pero la fuerza motriz es 'si vuelvo, voy a ser asesinado’".

La mayoría de los testigos que entran en el programa no son ciudadanos respetuosos de la ley, de acuerdo con Shur.

"El 95% de ellos son lo que llamamos criminales", dijo. "No todo el mundo es un asesino o un miembro de los Ángeles del Infierno o de la mafia, pero hay personas que están haciendo negocios con criminales", precisó. 

"Se podría decir que eran hombres de negocios legítimos, pero que sobornan a la gente", dijo Shur.

El exfuncionario recordó el caso de un ingeniero sobornó a un alcalde. "Él dijo que no era malo, porque así es como se hacen los negocios en la ciudad. En su mente, él no estaba haciendo nada criminal".

Aunque la mayoría de los testigos están familiarizados con el sistema de justicia penal, sus seres queridos no lo están y a menudo deben aceptar el total aislamiento de todos sus conocidos. "Estamos hablando de esposas, hijos, nietos, que son las personas realmente inocentes", dijo Shur, "Ellos estarán ahí toda la vida".

El programa es completamente voluntario. Aunque los testigos y sus familiares son libres de regresar a sus identidades anteriores, lo hacen bajo su propio riesgo, dijo el exfuncionario.

"Testigos me preguntaron si era seguro volver a casa. Nunca dije que sí. Siempre sentí que había un riesgo latente. Y si el acusado contra el cual testificó ya está muerto, puede haber un miembro de la familia que quiera vengarse o alguien de su organización que quiera ser héroe de algún tipo y matarlo".

Shur recordó dos casos en los que los testigos se negaron a la protección. "(Un testigo) volvió a su casa, abrió la perilla de la puerta que lo hizo estallar. Y había otra testigo, tratamos de hablar con ella y convencerla. Se negó y fue asesinada".

Henry Hill, el mafioso que inspiró la película Goodfellas (1990), optó por salirse del programa de protección de testigos, al igual que el renegado Sammy The Bull Gravano.

Pero las decisiones de los testigos para salir del programa son la excepción a la regla, dijo Shur.

Después de que un testigo se compromete a declarar a la fiscalía, él o ella acceden a la protección. Shur describe una forma efectiva de elegir dónde reubicar a un testigo.

"Yo les decía: ‘Dime cuál es tu lugar favorito en Estados Unidos’”, relata Shur,"y me decían: ‘Yo siempre quise ir a Hawai’, o que tenían familiares en Texas o Florida. Y en mi mente son esos tres lugares a los que no se van. Porque cuando me dijiste ‘quiero ir a Hawai’, ya sé que se lo has dicho a todos tus amigos'".

Alguaciles adjuntos toman al testigo y su familia y los llevan a otra área, dijo Shur. A veces comienzan en un hotel. A veces están cerca de otros testigos, a pesar de que ellos nunca lo saben, agregó.

"Al principio, cuando los testigos se trasladaban hacia otra ciudad, nos encontrábamos con problemas comunes: qué hacer con una licencia de conducir, tarjetas de seguro social, cómo conseguir un trabajo, dinero, qué pasa si necesita atención médica, qué pasa con la casa que posee, los muebles, etcétera".

Los testigos obtienen ayuda para encontrar un trabajo, pero no siempre reciben compensación.

"El programa no tiene nada que ver con el dinero de recompensa, nada. Obtienen dinero durante un tiempo y luego termina", dijo Shur. "Utilizamos una fórmula. Si tienes una familia de cuatro personas en Nueva York, obtendrías más dinero que una familia de cuatro miembros de Corpus Christi (Texas). Está basado en el costo de vida y no en el valor de las declaraciones".

Shur dijo que su trabajo para proteger testigos arriesga la vida de su familia.

"Había una amenaza en contra de mi esposa. Me dijeron que había una persona que tenía mi nombre y el nombre de mi esposa en su libreta de direcciones y que tenía un acuerdo con el cartel de Medellín para secuestrar a mi esposa por obtener la ubicación de un testigo en particular. Y de inmediato pedí protección para mi esposa".

El programa de protección de testigos enfrenta la carga añadida por la era digital. Facebook, Google, mensajes de texto y el acceso instantáneo a la información a través de internet, así como los teléfonos inteligentes, ofrecen nuevos retos para mantener la identidad de los testigos en secreto.

"En el mundo moderno de la tecnología, debido a que hay más información por ahí, es mucho más importante para nuestra gente para estar atentos y vigilantes", dijo Harlow, del Servicio de Alguaciles.

La vigilancia tiene un papel principal, pero Shur ve otro factor que también juega un papel importante.

"La suerte, tienes que dejar un poco a la suerte", dijo. "No se puede ir muchos años en esto con muchos testigos sin un poco de suerte en el asunto".

Ahora ve
No te pierdas