Correa logra suficiente apoyo para completar su "revolución ciudadana"

El presidente de Ecuador consiguió la mayoría para un nuevo mandato tras un crecimiento económico sostenido y una oposición dividida
  • A+A-
Por:
/
| Otra fuente: CNNMéxico
(CNNMéxico) -

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, fue reelegido de forma contundente este domingo en primera vuelta, y solo resta conocer la nueva composición del Congreso, donde también espera haber conseguido la mayoría absoluta.

Con el 58.5% de las actas escrutadas, Correa tenía un 56.9% de los votos frente al 23.6% de su más cercano competidor, Guillermo Lasso, según datos del Consejo Nacional Electoral divulgados la mañana de este lunes.

"La revolución ciudadana ha triunfado en una sola vuelta, y muy probablemente obtendremos una amplia mayoría en la Asamblea", señaló Correa tras su victoria.

El economista de 49 años, educado en Bélgica y Estados Unidos, llegó al poder en 2006 como una cara nueva entre la política ecuatoriana que se venía reponiendo de dos golpes de Estado impulsado por una fuerte coalición de partidos de izquierda e indígenas en la Alianza PAIS, su movimiento político.

Para obtener la reelección, a Correa le ayudó un crecimiento económico sostenido, pero también una campaña permanente de su movimiento político. La economía ecuatoriana creció un 8% en 2011, un 5% en 2012, y en enero pasado hubo una inflación de solo el 0.5%, la menor registrada entre 2008 y 2012, según datos contemplados en el sitio web del Banco Central.

Esto ha permitido que el gobierno amplíe la asistencia a la población a través de un eje de políticas llamado Bono de Desarrollo Humano, en buena parte financiado por el ingreso petrolero que tiene el país, y con préstamos obtenidos en China.

Durante su gobierno, el subsidio a personas en pobreza, madres y discapacitados que beneficia a 1.9 millones de personas ha ido en aumento hasta este 2013, en que subió de 35 a 50 dólares mensuales, según anunció Correa en octubre pasado, de acuerdo con un reporte de EFE.

Además de las críticas al modelo económico, sus rivales en los comicios acusan a Correa de poner la ideología por delante de los intereses del país al querer estrechar relaciones económicas con Irán, pese a las sanciones internacionales que pesan sobre ese país por su programa nuclear.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo coloca a Ecuador en la octava posición de naciones con más reservas de petróleo, con 8,200 millones de barriles probados, en una lista que encabeza Venezuela por encima de países de Medio Oriente y África.

La campaña finalizó la semana pasada con un intercambio de acusaciones de los opositores con el presidente Correa, en un intento de restar la ventaja del presidente. Lasso lo acusó de sostener un "doble discurso", por pedir apoyo económico a los banqueros y después "atacar a la banca y al banquero".

La seguridad del país estuvo presente en el debate los últimos días de la campaña, después de que la semana pasada 19 reos se fugaron de la prisión de máxima seguridad de Guayaquil conocida como La Roca.

La campaña de este año fue distinta, ya que las autoridades electorales no organizaron foros ni debates públicos para confrontar ideas, y los candidatos no tuvieron acceso a los medios de comunicación para difundir sus propuestas.

Una elección con una oposición dividida

En las elecciones de este domingo, Correa se enfrentó a una planilla de siete postulantes frente a la aspiración reeleccionista del presidente. El principal rival fue Lasso, un empresario que ha sido gobernador y ministro, y que contendía por el partido Creando Oportunidades.

En la competencia, estuvo el expresidente Lucio Gutiérrez, un exmilitar que llegó al poder tras la rebelión en contra del presidente Jamil Mahuad en el 2000, pero que fue derrocado tras dos años de gobierno por un golpe de Estado.

Alberto Acosta, exaliado de Correa, agrupó a varias corrientes izquierdistas bajo la figura del Movimiento de Unidad Plurinominal, con los que buscaba la presidencia y posiciones en el Congreso.

El resto de candidatos eran Álvaro Noboa, del Partido Renovación Institucional Acción Nacional, Norman Wray, un exintegrante de la Asamblea Nacional Constituyente que rompió alianzas con Correa, el conservador Nelson Zavala por el partido Roldosista Ecuatoriano, antiguo aliado del presidente; y Mauricio Rodas, un abogado con una trayectoria mediática.

La sombra de la libertad de expresión

Entre los sectores críticos con Correa, destacan los medios de comunicación. Organizaciones como el Comité Para la Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) han denunciado el "uso de leyes restrictivas para silenciar el disenso" por parte del gobierno de Correa.

En su informe anual, la organización no gubernamental recordó los casos de los periodistas Christian Zurita y Juan Carlos Calderón, autores del libro El gran hermano sobre el supuesto enriquecimiento de la familia de Correa y hallados culpables de difamar al presidente, lo que les costó una millonaria condena por daños y perjuicios. Si bien Correa indultó luego a ambos, el CPJ afirmó que el mandatario ecuatoriano cumplió "su meta de intimidar a la prensa nacional".

En otro caso, el periodista ecuatoriano Emilio Palacio recibió asilo político de Estados Unidos luego de que fue sentenciado a tres años de prisión por una demanda que el presidente Correa ganó por una injuria en una columna periodística, aunque posteriormente emitió un perdón a los inculpados del diario El Universo. El caso fue considerado en un editorial por el diario The New York Times como un asalto a la libertad de expresión.

Un caso contrastante con las críticas a los medios fue el asilo político que Correa otorgó al australiano Julian Assange, el fundador de la página de internet WikiLeaks que ha divulgado miles de documentos confidenciales, principalmente cables del gobierno estadounidense.

El gobierno de Correa determinó que era necesario dar la protección diplomática para evitar que Assange recibiera un juicio “cruel” en caso de ser extraditado a Estados Unidos, según un documento de 11 puntos que presentó el canciller de Ecuador.

Correa ha conformado durante los últimos años un bloque político que encabeza el venezolano Hugo Chávez, apoyado por el mandatario boliviano Evo Morales y Raúl Castro de Cuba como principales promotores.

Juntos impulsaron la conformación de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), un bloque político multinacional que busca “transformaciones estructurales” en los modelos económicos basados en la política social de izquierda, según se autodefine el organismo integrado por ocho países.

Ahora ve