El Vaticano niega un operativo "masivo" para interceptar llamadas

Voceros de la Santa Sede dijeron que magistrados y no cardenales pudieron haber autorizado la intercepción de algunas conversaciones
  • A+A-
Por: /
(CNN) -

Magistrados del Vaticano pudieron haber autorizado la intercepción de llamadas de dos o tres líneas telefónicas durante la investigación sobre las filtraciones de documentos del departamento privado del papa Benedicto XVI, afirmó este jueves Federico Lombardi, vocero de la Santa Sede.

Lombardi respondió así a un reporte del semanario italiano Panorama, donde se afirmó que hubo espionaje telefónico a gran escala y una operación de vigilancia durante la investigación.

Pero el vocero negó que ocurriera una operación "masiva", como la señalada por la revista, y dijo que el artículo no tiene fundamentos. 

Si en verdad hubo estas intervenciones fue un "proceso pequeño", dijo por su parte el sacerdote Thomas Rosica, otro de los voceros, quien negó que la operación fuera ordenada por los tres cardenales comisionados para escribir un reporte sobre el escándalo.

Según Rosica, si realmente ocurrió, fue ordenado por magistrados.

En los últimos días, el Vaticano ha intentado acallar los reportes en la prensa italiana que involucran sexo, dinero y sacerdotes homosexuales, y que han sido generado especulaciones sobre la decisión del papa Benedicto XVI de renunciar.

El sábado pasado, Tarcisio Bertone, el secretario de Estado del Vaticano, calificó como "deplorable" el surgimiento de "historias con frecuencia no verificadas, no comprobables y completamente falsas", en un momento en que los cardenales se preparan para elegir al nuevo líder de la Iglesia católica.

Según Bertone, tales reportes "causan un daño grave a las personas y a las instituciones", dijo, y son un intento por influenciar la libre elección de los cardenales "a través de la opinión pública".

La semana pasada, el diario La Repubblica —que cita fuentes anónimas familiarizadas con la investigación— publicó un artículo sobre la existencia de un supuesto lobby gay y señaló que la indagatoria, en la cual se mantienen seis expedientes abiertos, reveló una serie de escándalos sexuales, de dinero y de poder que involucraba a cardenales, sacerdotes y trabajadores laicos de la Iglesia.

Sobre el asunto, el analista del Vaticano de CNN y corresponsal del National Catholic Reporter, John Allen, sugirió que el artículo publicado, sin fuentes y especulativo, debía tomarse con pinzas.

El papa bien pudo haberse cansado de todo lo que pasó en los últimos ocho años, según Allen.

“Sin embargo, es probable que exista una clara división entre todo esto y la renuncia de Benedicto. Por lo general uno debe creer en la palabra del Papa: está saliendo porque está viejo y cansado, no por alguna crisis en particular”.

Ahora ve