Los republicanos critican la liberación de migrantes en EU por el gasto

El grupo opositor de EU cuestiona el criterio de la puesta en libertad de extranjeros indocumentados
Mariano Castillo y Nick Valencia
Autor: Mariano Castillo y Nick Valencia
(Reuters) -

Al principio, Miguel Hernández creyó que se trataba de un error, o peor, de una broma. Este hombre de 19 años fue detenido por no usar su direccional, pero por ser inmigrante indocumentado terminó en un centro de detención en la zona rural de Georgia.

Hernández estaba seguro de que pronto empezaría el procedimiento para su deportación y pensaba en eso cuando un guardia le dio la noticia: sería liberado. “Iba caminando y pensaba que había sido un error. Probablemente se confundieron con alguien más o algo así”, dijo Hernández.

Lo que ocurrió fue que Hernández era uno de los cientos de inmigrantes indocumentados liberados a causa de los inminentes recortes al presupuesto que entrarán en vigor el viernes en caso de que el Congreso no tome medidas para evitarlo. El paquete de recortes forzosos comprende recortes generalizados al presupuesto gubernamental por 85,000 millones de dólares.

La Agencia de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE) decidió aplicar medidas de supervisión menos costosas a los detenidos, lo que recibió duras críticas de los republicanos que acusan al gobierno de Obama de usar tácticas intimidantes para ganar la batalla política.

“Es detestable que el presidente Obama libere a los criminales en nuestras comunidades para promover su agenda política sobre los recortes”, dijo Bob Goodlatte, presidente del Comité Judicial de la Asamblea de Representantes. “Al liberar a los inmigrantes delincuentes, el gobierno está arriesgando innecesariamente las vidas de los estadounidenses”.

El vocero de la Casa Blanca, Jim Carney, dijo el miércoles que no tuvieron nada que ver en el plan. Los funcionarios de la ICE tomaron la decisión, dijo a CNN un funcionario del gobierno. La medida se tomó porque la agencia estaba preparando su presupuesto de fin de año y tuvo que tomar en cuenta los recortes al presupuesto, dijo el funcionario.

No se ha dado a conocer la cantidad exacta de detenidos que serán liberados; la ICE señaló que eran “varios cientos”. La población actual de inmigrantes detenidos es de cerca de 30,700.

Quienes han sido liberados no son delincuentes o son de bajo riesgo y no tienen un historial de delitos graves, dijo Bárbara González, vocera de la ICE. “Los detenidos con historial de delitos graves son una prioridad de custodia y no han sido liberados”, dijo.

Otro funcionario de la ICE reiteró que todos los liberados siguen en proceso de deportación y fueron liberados bajo una orden de supervisión.

Algunas de las personas liberadas estarán bajo supervisión intensiva —con monitores de tobillo, por ejemplo—, mientras que otros sólo tendrán que reportarse semanalmente con un agente de la ICE, dijo el funcionario.

Hernández, el joven que fue liberado en Georgia, no sabe con certeza si fue liberado por los recortes. Sin embargo, entra en la categoría de delincuente menor y lo liberaron junto con varios detenidos.

Los que fueron liberados el domingo junto con Hernández estaban confundidos por lo que ocurría. A algunos detenidos que tenían fianzas de hasta 25,000 dólares les dijeron que alguien había pagado su fianza para que salieran libres.

Hernández dijo que cree que algunos de los liberados habían sido deportados antes. La mayoría recibió una hoja con una cita en la corte, pero no fue el caso de Hernández. Ha estado esperando que la fecha de su cita llegue por correo.

Otro congresista republicano, Michael McCaul, presidente del Comité de Seguridad Nacional de la Asamblea, escribió una carta al director de la ICE, John Morton, en la que exigía que se rindieran cuentas. Quiere saber exactamente cuántos detenidos fueron liberados, en dónde y la razón por la que fueron detenidos.

“Esta decisión refleja la falta de prioridades para el uso de los recursos de parte del Departamento de Seguridad Nacional y de la Agencia de Inmigración y Aduanas e indica que el departamento tiene una postura débil en cuanto a la seguridad nacional”, dijo McCaul.

Hernández dijo que no entiende por qué tanto alboroto. “No sé en qué les afecta… no soy un criminal”, dijo.

Jessica Yellin y Gustavo Valdes, de CNN, colaboraron con este reportaje.

Ahora ve
No te pierdas