China, en una encrucijada mientras Xi Jinping asume la presidencia

La dirigencia china concluye su transición; Li Keqiang se volverá primer ministro, en sucesión de Wen Jiabao
Xi Jinping, el nuevo líder del comunismo en China
Katie Hunt
Autor: Katie Hunt
HONG KONG (Reuters) -

El líder chino, Xi Jinping, asumirá formalmente el título de presidente del Estado esta semana, cuando se celebre una reunión de alto nivel de la legislatura del país en Beijing, en la que se completará la transición de China que se lleva a cabo cada década.

Durante el Congreso Popular Nacional (CPN) que empezará el martes, Xi, quien tomó el mando del Partido Comunista Chino en noviembre, reemplazará a Hu Jintao en la presidencia, mientras que Li Keqiang se volverá primer ministro, en sucesión de Wen Jiabao.

El domingo empezó una sesión independiente del principal órgano de asesores del gobierno.

Los delegados de todo el país han llegado a Beijing para asistir a las reuniones, en las que se espera que se revele el futuro rumbo de China, país que, para muchas personas, se encuentra ante una encrucijada.

En este invierno se vivió la peor contaminación que se pueda recordar, lo que enfureció a la población que ya estaba molesta por una serie de escándalos de corrupción en las altas esferas —entre ellos la caída del alguna vez prominente político Bo Xilai— que han manchado la reputación del partido.

Durante un discurso que se publicó el domingo en el periódico People's Daily, Xi advirtió que China se enfrenta a muchos peligros y retos y dijo que estaba en juego el futuro del partido.

“Todos los miembros del partido, en especial los líderes, deberían sentir la urgencia de afinar y renovar constantemente nuestras capacidades y habilidades”, dijo Xi en el discurso que dio el viernes en la Escuela del Partido Central, en donde se capacita a los funcionarios.

“La meta de los 'dos cientos de años' solo podrá lograrse cuando seamos un partido que sigue aprendiendo y mejorando”.

El CPN, que se celebra en el Gran Salón del Pueblo en la plaza Tiananmen, dará a Xi la oportunidad de delinear sus políticas y se espera que el combate a la corrupción sea la prioridad.

Desde que tomó el control del Partido Comunista, en noviembre, Xi ha advertido a través de varios discursos que la corrupción podría provocar el colapso del partido y la caída del Estado.

“El gobierno central enfatiza el cambio del estilo de trabajo, estamos a favor de mayor aprendizaje, más reflexión, menos cenas onerosas y menos burocracia y formalismos sin sentido”, dijo Xi el viernes.

Beijing planea crear una agencia única que regule los alimentos y los fármacos tras la serie de escándalos que han rodeado a la seguridad de los alimentos, reportó el diario South China Morning Post.

Los chinos comunes están tratando de hacerse oír en el marco de las reuniones; uno de los grupos que está dando a conocer su problemática es el de los trabajadores migrantes.

“Todos somos ciudadanos chinos. ¿Por qué nuestros hijos no reciben un trato igual, como los que tienen residencia permanente en Beijing? Vivimos y trabajamos aquí y también pagamos impuestos”, dijo a CNN una mujer durante las protestas afuera de la comisión de educación municipal de la capital que se llevaron a cabo el jueves. La mujer dijo que los hijos de los trabajadores migrantes que viven en Beijing son discriminados porque no pueden participar en los exámenes de admisión a las universidades, clave para el futuro de un joven.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Los nuevos líderes de China también buscarán proyectar fuerza, no solo en casa, sino en el escenario mundial. Beijing se ha enfrentado a su vecino Japón en una disputa por un archipiélago y recientemente aterrizó un jet de combate en un portaaviones por primera vez.

David McKenzie, Steven Jiang y Shao Tian, de CNN, colaboraron para este reporte desde Beijing.

Ahora ve
Cinco consejos para viajar aunque no tengas mucho dinero
No te pierdas
×