En la casa de Berlusconi había un "sistema de prostitución": fiscal

Sostiene que tres personas ayudaban al exministro a conseguir a las chicas que recibían pagos a cambio de relaciones sexuales
berlusconi atiende a la prensa en el tribunal de milan
silvio berlusconi  berlusconi atiende a la prensa en el tribunal de milan  (Foto: )
  • A+A-
(AFP) -

En la residencia del ex primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, había "un verdadero sistema de prostitución" organizado, del que la joven marroquí Karima El Mahroug era parte, informó este lunes el fiscal del caso, Antonio Sangermano.

El fiscal insistió en la existencia de una compleja trama de prostitución, organizada a través de la ayuda de la exconsejera de Lombardía, Nicole Minetti, imputada en el caso junto con el representante de artistas, Lele Mora, y el director de informativos de canal de televisión Rete Quattro (propiedad de Berlusconi), Emilio Fede.

Las chicas que se hospedaban en la residencia de Arcore recibían una remuneración de parte de Berlusconi a cambio de prestaciones sexuales con pagos en efectivo y promesas de trabajo y puestos en la política, según lo que se desprende de las llamadas telefónicas interceptadas, dijo Sangermano.

Para el fiscal Sangermano, Mora, Fede y Minetti organizaron lo que él definió varias veces en su intervención como un "sistema de prostitución" que ha caracterizado las cenas en la residencia de Arcore, sistema del que la joven marroquí era parte integrante y que fue creado para la satisfacción personal de Berlusconi.

La fiscal de menores italiana Anna Maria Fiorillo, figura clave para dilucidar si Silvio Berlusconi pudo cometer un delito de abuso de poder, aseguró que siempre sospechó que la marroquí, Karima El Mahroug, con quien el ex primer ministro de Italia pudo haber mantenido relaciones sexuales, era prostituta.

Fiorillo, fiscal de menores de guardia en la noche entre el 27 y el 28 de mayo de 2010, testificó este lunes en el Tribunal de Milán en el juicio Ruby, en el que Berlusconi está acusado de incitación a la prostitución de menores y abuso de poder.

La fiscal ofreció información sobre lo ocurrido en la noche en la que Karima El Mahroug fue llevada a una comisaría de Milán por haber cometido un robo menor y sobre la que se basa la acusación de abuso de poder, por la llamada que realizó el entonces primer ministro para exigir su liberación asegurando que la chica era sobrina del entonces presidente egipcio Hosni Mubarak.

Esa noche, la joven, con la que presuntamente Berlusconi mantuvo relaciones de pago cuando era menor de edad, fue entregada a la exconsejera de Lombardía Nicole Minetti, persona de confianza del ex primer ministro, después de que el entonces jefe de Gobierno ejerciera presión.

Fiorillo dijo este lunes que, con base en la información que desde la comisaría de Milán se le dio durante esa noche para informarle del asunto a través de varias llamadas, ella sospechó que la chica era prostituta y tenía que ser llevada a un centro de menores.

"Sospeché que la chica desarrollaba actividades de prostitución y para mí había una notificación de un posible delito. Por lo tanto, dispuse su envío a un centro de menores y que antes que nada se la registrara mediante foto. Y dije también a la persona con la que hablé y esta frase la recuerdo bien: 'así deja de tomarnos el pelo'", dijo, en declaraciones que recogen los medios italianos.

La fiscal de menores aseguró que recibió varias llamadas desde la comisaría esa noche, en las que se le decía que no había sitio para llevar a Ruby a los centros de menores y que, ante ese problema, se había presentado una "comisaria ministerial, una tal Minetti, que estaba dispuesta a llevarse a la chica".

"Dije que me explicaran el cargo de consejera ministerial, que no conocía, y pedí en calidad de qué esta persona se ofrecía para su tutela. A la primera pregunta no respondió (mi interlocutor), a la segunda sí, y afirmó que esta persona se encargaba de la chica porque era la sobrina egipcia de Mubarak", agregó.

En Italia es ilegal pagar por tener relaciones sexuales con una menor. Tanto el primer ministro como la bailarina admiten que él le dio dinero, pero niegan que haya sido por sexo.

Ahora ve