Napolitano apuesta a los acuerdos para destrabar la política en Italia

El presidente italiano llamó a los principales bloques a unirse en torno a reformas concretas y descartó su renuncia
Una votación dividida causa incertidumbre en Italia
(Reuters) -

El presidente de Italia, Giorgio Napolitano, apeló a que las principales fuerzas parlamentarias del país lleguen a un acuerdo para poder formar un nuevo gobierno sobre las bases de una serie de reformas concretas.

En una comparecencia este sábado ante los medios en la sede de la Presidencia de la República, el Palacio del Quirinal de Roma, Napolitano descartó que tenga intención de dimitir para convocar a nuevas elecciones, un día después de concluir la segunda ronda de consultas con fuerzas parlamentarias para formar un gobierno.

Italia permanece sin gobierno tras la renuncia de Mario Monti en diciembre pasado y después de que el líder de centroizquierda, Pier Luigi Bersani, ganara los comicios sin obtener una mayoría absoluta para formar un gobierno.

Napolitano habló este sábado de "dos grupos restringidos de personalidades" a los que ha pedido que formulen una lista sobre los "temas esenciales" que el país debe enfrentar, de acuerdo con los compromisos contraídos con la Unión Europea (UE), y que sean apoyadas por los partidos.

El jefe del Estado italiano indicó que esos dos grupos —uno de personalidades y otro tipo por posición y color político— deberán plantear "precisas propuestas programáticas para que estas puedan ser compartidas" por las fuerzas parlamentarias para dar vía libre a la formación de un Ejecutivo.

"Deberán ser temas de carácter institucional y de carácter económico y sociales, de base europea", dijo Napolitano, quien explicó que esos asuntos pueden constituir "un material útil también para la tarea del próximo presidente de la República".

"No escondo al país las dificultades que encuentro e insisto en mi confianza en la posibilidad de que se llegue a una superación responsable del momento crucial que Italia atraviesa", dijo.

El llamado de Napolitano se traduce en un intento por formar una especie de gobierno de concertación que aborde distintos temas esenciales para el país y librar la parálisis política en el país. Destacó en varias ocasiones su intención de terminar su mandato en mayo próximo y negó la posibilidad de que piense dimitir para acelerar la elección de un sucesor que pueda disolver el Parlamento y convocar a elecciones.

"Aun siendo bastante limitadas mis iniciativas para la formación de un gobierno, puedo hasta el último día de mi mandato crear condiciones favorables para desbloquear la rígida posición de oposición entre las fuerzas parlamentarias", dijo Napolitano.

"Considero necesario subrayar la exigencia de que de parte de todos los sujetos políticos se exprese conciencia de los problemas del país y de la responsabilidad de formar un gobierno en un plazo que no se prolongue, habiendo transcurrido ya un mes desde las elecciones", agregó.

Dijo que continúa operando el gobierno de Mario Monti para despachar los asuntos más urgentes, a pesar de su renuncia.

"No se puede escapar a los italianos ni a la opinión internacional que un elemento de certidumbre en Italia lo representa la operatividad del gobierno en funciones, que está a punto de adoptar medidas para la economía de acuerdo con Europa y con la esencial contribución del nuevo Parlamento", dijo.

Ahora ve
Uber pagó 100,000 dólares a hackers para que destruyeran información robada
No te pierdas
×