El legado y los funerales de Thatcher dividen opiniones en Gran Bretaña

Críticos de la gestión de la exprimera ministra británica están reuniendo firmas para pedir que no se le dé una funeral de estado
Muere la ex primera ministra Margaret Thatcher
Laura Smith-Spark
Autor: Laura Smith-Spark
LONDRES (Reuters) -

Un día después de la muerte de Margaret Thatcher, la primera mujer en ocupar el cargo de primer ministro en Gran Bretaña, los preparativos para su funeral, que rivalizará con los que se dan a la realeza, son bien recibidos entre algunos británicos pero cuestionados por otros.

La noticia sobre su muerte desató una oleada de reacciones de líderes británicos y de todo el mundo y domina los diarios británicos este martes.

En páginas de tribunos y análisis abundan las descripciones: valiente, grandiosa, una mujer sin miedo, pionera, pero también destructiva, indiferente, una mujer que dividía.

“La mujer que salvó a Gran Bretaña”, es el titular del Daily Mail. “Ahora denle un funeral de Estado”, pide en sus interiores al citar a parlamentarios conservadores que dicen que merece honores reservados a los monarcas.

“La mujer que dividió a una nación”, fue como la recordó el Daily Mirror. Este diario cuestiona si Thatcher merece las mismas “ceremonias” que Diana, la princesa de Gales y la Reina Madre.

La oposición a que Thatcher tenga los mismos honores que la reina ha resonado en Twitter a través del hashtag #nostatefuneral (No a un funeral de Estado). Más de 25,000 personas han firmado una petición para evitar este tipo de despedida.

Figura dominante en la época de posguerra de Gran Bretaña y en la política global, Thatcher es recordada en el mundo por su amistad durante la Guerra Fría con el presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan y con líder soviético Mikhail Gorbachov, así como por el rol que jugó al darle un lugar a su país dentro de Europa así como por la breve y aguda guerra que libró contra Argentina por las Islas Malvinas o Falklands.

En casa, donde muchas la acusan de haber creado un altísimo desempleo al reducir o eliminar los subsidios gubernamentales a los negocios y tomar control de los sindicados, su legado es altamente polarizado.

El cuerpo de Thatcher fue trasladado durante la noche del Hotel Ritz, donde se hospedaba al momento de su muerte a los 87 años, confirmó su vocera. Por ahora se desconoce a dónde fue llevado.

Thatcher fue líder del Partido Conservador entre 1975 y 1990 y primera ministra durante 11 años. Fue conocida como La dama de hierro por su dureza política y personal.

La despedida de la dama de hierro

Su funeral se celebrará el 17 de abril, informó la oficina del primer ministro este martes.

La reina Isabel II estará entre los invitados de alto perfil, informó el Palacio de Buckinham este martes. El primer ministro David Cameron y el viceprimer ministro, Nick Clegg, también estarán ahí.

El príncipe Guillermo y su esposa, Catalina, quienes esperan a su primer hijo, no acudirán al funeral, así como tampoco el príncipe Enrique, el príncipe Carlos, y su esposa, Carmina, informó el Palacio de Buckingham.

El servicio se llevará a cabo en la catedral de San Pablo, donde habrá honores militares seguidos de una cremación privada, anunció la oficina del primer ministro.

Un grupo de personas y grupos vinculados a Thatcher serán invitados, de acuerdo con Downing Street. El servicio será televisado.

Se espera que multitudes llenen las calles entre el Palacio de Westminster y la catedral de San Pablo. El el ataúd será llevado en un coche fúnebre desde Westminster a la capilla de la Fuerza Aérea Real, donde será puesto en un carruaje dirigido por la Artillería Real de las Tropas del Rey.

Desde ahí será llevado en procesión a la catedral de San Pablo a lo largo de una ruta liderada por miembros del Ejército, la Marina Real y la Fuerza Aérea Real.

El féretro será recibido en la histórica catedral Sir Christopher Wren por una guardia de honor al mismo tiempo que personal militar y veteranos lo acompañarán.

Adentro estarán esperando familiares y amigos de Thatcher, así como muchos de los que trabajaron con ella en el gobierno.

El funeral se celebrará en concordancia con los deseos de la familia y de los hijos gemelos de Thatcher, Mark y Carol, informó Downing Street.

Líder transformadora

Los tributos y las críticas en torno a Thatcher abundaron el lunes en todo el mundo.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo que el mundo ha “perdido una de las grandes campeonas de la libertad”, y que Estados Unidos perdió “una verdadera amiga”.

El ex primer ministro británico, Tony Blair, quien lideró al opositor Partido Laborista entre 1997 y 2007, dijo que Thatcher era “una figura política imponente” que será echada de menos.

“Muy pocos líderes llegan a cambiar no solo el panorama político de su país sino el del mundo. Margaret fue ese tipo de líder. Su impacto global fue vasto”, dijo.

El ex secretario de Estado de Estados Unidos, Henry Kissinger, dijo a CNN que Thatcher era una “primera ministra tremenda” y una “gran dama”.

Pero el líder político de Irlanda del Norte y del Sinn Fein, Gerry Adamas, dio una visión muy diferente del legado de Thatcher.

“Margaret Thatcher causó gran dolor a los británicos y al pueblo británico durante el tiempo que fue primera ministra”, dijo. “Las comunidades de la clase trabajadora británica fueron devastadas a causa de sus políticas”.

Será recordada en particular por “su rol vergonzoso durante la épica huelga de hambre de 1980 y 1981” en Irlanda del Norte así como por que su política irlandesa “falló miserablemente”, concluyó.

El gobierno de Sudáfrica, el Congreso Nacional Africano, reconoció la influencia duradera de Thatcher pero señaló que actuó de forma errónea ante el apartheid. Thatcher rechazó la organización ANC Nelson Mandela, a la que acusó de ser una organización terrorista.

El partido “estaba en el extremo de la política de no reconocer la ANC como representante de los sudafricanos y falló al dejar solo el apartheid una vez que ya había sido descrito como un crimen contra la humanidad”, aseguró ANC a través de un comunicado. “Sin embargo, reconocemos que es una de las líderes más fuertes de Gran Bretaña y Europa”.

“Una gran destructora”

Funcionarios de las islas Falkland dijeron que nunca olvidarán la decisión de Thatcher de defender el territorio del Atlántico Sur en 1982.

“Su amistad y su apoyo serán muy extrañados y siempre estaremos agradecidos por todo lo que hizo por nosotros”, dijo Mike Summers de la Asamblea Legislativa de las Islas Falkland.

Gran Bretaña y Argentina mantuvieron una guerra por este territorio en 1982 luego de que el entonces gobierno militar argentino desembarcó tropas en las islas. Argentina perdió a 645 personas, mientras que el número de fallecidos del lado británico fue de 255.

Durante el último año, la retórica entre los dos países sobre las islas ha escalado, por lo que el lunes, la agencia oficial de noticias argentina Télam, ofreció otra mirada sobre el legado de Thatcher.

Varios artículos la describían como “un símbolo de guerra”, “una expresión de inequidad”, y “una gran destructora”.

Para el cineasta británico Ken Loach, conocido por sus críticas sociales, Thatcher fue “la primera ministra más destructiva y divisiva de los tiempos modernos”.

“Empleo masivo, cierre de fábricas, comunidades destruidas, es su legado. Era una guerrera y su enemigo era la clase trabajadora británica”, dijo.

“Sus victorias fueron conseguidas con la ayuda de líderes políticos corruptos del Partido Laborista y muchos sindicatos”. Es debido a las políticas que ella inicio que estamos en el desastre actual”.

Sus últimos años

Thatcher finalmente perdió poder no en las urnas sino en su propio Partido Conservador.

Al perder buena parte del apoyo sobre su política en torno a Europa, Thatcher fue forzada a renunciar en 1990 durante una lucha de liderazgo interno luego de que aprobó un impopular impuesto que provocó disturbios en las calles.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Pese a su dolorosa salida, Thatcher siguió participando en la política británica durante poco más de una década. Fue nombrada la Baronesa Thatcher de Kesteven tras dejar su oficina y servir en la Casa de los Lores.

Su amplia influencia en la política y entre los políticos se mantiene hasta estos días. Se retiró de la vida pública tras un infarto cerebral en el 2002 y sufrió varios más en los siguientes años. Su esposo, Denis, murió en junio del 2003.

Ahora ve
Donald Trump despide a Steve Bannon, su estratega en jefe
No te pierdas
×