El derrumbe en Bangladesh pone a las fábricas de textiles 'en la mira'

Si los rescatistas no localizan a las personas desaparecidas, la cifra de muertos aumentaría a 1,000, de acuerdo con las autoridades
Ocho personas detenidas por derrumbe en Bangladesh
Katie Hunt y Aliza Kassim
Autor: Katie Hunt y Aliza Kassim
(Reuters) -

El gabinete de Bangladesh decidió este lunes inspeccionar la seguridad de todas las fábricas textiles tras el mortal colapso de un edificio ocurrido la semana pasada, reportó la agencia estatal de noticias.

Al menos 398 personas murieron cuando una fábrica colapsó en la Plaza Rana, en Savar, informó un funcionario de la Cruz Roja a CNN. Otras 2,773 sobrevivieron.

Bajo el plan de investigación, un comité dirigido por un ministerio estatal visitaría las fábricas y emitiría un reporte al gobierno sobre las medidas de seguridad, dijo el secretario de Gabinete, Mosharraf Hossain Bhuiyan a reporteros.

El panel incluye el ministerio del Interior, del Trabajo, de Manejo de Desastre, Textiles, Defensa, Industrias y Medio Ambiente.

M.S. Akbar, jefe de la Sociedad de la Media Luna Roja en Bangladesh, dijo que la operación de rescate podría concluir el martes o el miércoles. Al menos dos cuerpos fueron rescatados de entre los escombros el lunes. No encontraron sobrevivientes.

Los rescatistas están usando maquinaria para remover los escombros en el lugar del edificio colapsado, lo que sugiere que la búsqueda de sobrevivientes ha terminado.

“Es muy difícil para quienes no saben si sus seres queridos están muertos, vivos o atrapados”, dijo Akbar. Las posibilidades de encontrar más sobrevivientes son pocas, “a menos que sea un milagro”.

La mayoría de los trabajadores tenían entre los 18 y los 22 años, de acuerdo con Morshed Ali Khan, editor del diario local Daily Star. La mayoría eran residentes de zonas empobrecidas que vieron a esa región para encontrar un trabajo. Mucho eran padres con hijos que aún esperan que regrese a casa.

Khan ha visto a cientos de familias que han buscado a sus seres queridos durante las cinco noches pasadas.

“Un fuerte hedor a carne humana podrida ha inundado el lugar. Es muy difícil mantenerse cerca del lugar”, dijo a CNN.

Aun así, hijos y padres aún permanecen ante el edificio siniestrado. Mucho duermen en la calle y abrazan en silencio una foto. Un hombre hablaba solo con una fotografía de su hijo en su mano.

Algunos han abandonado la esperanza de encontrar a sus familiares vivos. “Ayer, una mujer me dijo, ‘quiero el cuerpo de mi hija para que me lo pueda llevar a casa para enterrarlo’”, contó Khan.

Trabajos de rescate

Equipos de rescate han estado revisando los escombros desde el miércoles en la mañana, cuando el edificio de nueve pisos colapsó y enterró a miles de personas.

“Procederemos de forma extremadamente cuidadosa”, dijo el general de brigada, Ajmal Kabir a reporteros en el lugar este lunes.

Las labores de rescate de este domingo por la noche se vieron afectadas por los informes de un incendio que los trabajadores trataron de apagar, a través del metal destrozado se encontraba atrapada a una mujer identificada como Shahana.

Shahinul Islam, de Servicios Relaciones Públicas de Bangladesh, un departamento del Ministerio de Defensa, dijo a los periodistas que el fuego se apagó poco después, pero no estaba claro qué pasó con la mujer. Los medios locales informaron que murió.

El edificio comercial, con cinco fábricas de ropa, varias tiendas y un banco, se encuentra en Savar, a unos 45 kilómetros de la capital Daca.

Las grietas habían aparecido en la estructura del edificio un día antes de la caída, pero se les dijo a los trabajadores de la fábrica que acudieran a sus labores a pesar de las preocupaciones de que el edificio era inseguro.

Las autoridades han detenido a seis personas: tres propietarios de fábricas, dos ingenieros del gobierno y el dueño del edificio, Sohel Rana, un líder a nivel local, Awamil League, fue capturado cuando trataba de huir del país.

John Sifton, director para Asia de Human Rights Watch (HRW), dijo a CNN que aunque los individuos deben ser obligados a rendir cuentas, el gobierno de Bangladesh y la industria del vestido también deben tomar medidas para proteger a sus trabajadores.

El consultor dijo que la investigación de Human Rights Watch indicó que solo había 18 inspectores para las 100,000 fábricas que operan alrededor de Dacca.

"Lo que esta tragedia realmente tiene que dar lugar a leyes de trabajo y de seguridad más estrictas por parte del gobierno. De llegar a un acuerdo no puede limitarse a suministrar a todos estos trabajadores sin darles sus derechos”.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Hay tantas tragedias como ésta que puede ocurrir que las fábricas de minoristas occidentales y los compradores occidentales... se den cuenta de que van a ir a otro lugar a ofrecer sus productos, no necesariamente porque se pueden obtener precios más bajos sino que el escándalo es demasiado".

Los reporteros de CNN Katie Hunt des Hong Kong, Aliza Kassim y Saeed Ahmed desde Atlanta, contribuyeron para con este reporte.

Ahora ve
Sector bancario es clave para la digitalización de la economía
No te pierdas
×