Tres mujeres desaparecidas por años son halladas en una casa de Cleveland

La policía detuvo a tres sospechosos del secuestro, quienes están bajo custodia a la espera de sus cargos
  • A+A-
| Otra fuente: CNNMéxico

Amanda Berry fue vista por última vez después de terminar su turno en un Burger King en Cleveland en 2003. Era la víspera de su cumpleaños 17. Georgina Gina DeJesus desapareció casi un año después, en abril de 2004. Tenía 14 años. Michele Knight desapareció en 2002, a los 19 años, según el diario Cleveland Plain Dealer.

Las tres fueron encontradas con vida en una casa en un barrio de Cleveland la noche de este lunes, declaró la policía. El hecho fue denominado un milagro por parte de sus familias.

“Ayúdame, soy Amanda Berry”, dijo la joven a la policía en una frenética llamada al 911 desde la casa de un vecino: “He sido secuestrada, y he estado desaparecida al menos 10 años. Y estoy aquí, soy libre”.

La policía llegó a la casa en la que tres mujeres dijeron que habían permanecido capturadas por un hombre de 52 años, identificado como Ariel Castro, un exconductor del autobús escolar, quien fue arrestado más tarde. Sus dos hermanos, Pedro Castro y Oneil, de 54 y 50 años, respectivamente, también fueron arrestados, de acuerdo con el reporte policial.

Los hombres se encuentran detenidos en la cárcel de la ciudad en espera de recibir cargos, mientras un equipo del FBI recoge pruebas en la casa.

“Es un gran logro que ellas sigan con nosotros”, dijo Tomba. “Es realmente asombroso y que estén vivas es una bendición para la comunidad, para los miembros del departamento de policía y para sus familias. No puedo describir lo felices que estamos”.

Esos sentimientos se reflejaban en el Centro Médico de la zona metropolitana de Cleveland, en donde las tres mujeres y una cuarta persona recibían tratamiento; los dieron de alta la mañana del martes.

“Este no es el fin que usualmente tienen estas historias, así que estamos muy contentos”, dijo Gerald Maloney, médico de emergencias del hospital. “Estamos muy felices por ellos”.

Una cuarta persona recibió tratamiento en el hospital. Maloney no la identificó, pero los testigos dijeron que Berry, quien escapó de la casa con la ayuda de un vecino, llevaba consigo a una niñita.

¿Cómo escapó Berry?

Charles Riley estaba cenando cuando oyó gritos. “Miré que la chica trataba de salir de una casa”, dijo a WEWS, afiliada de CNN. “Estaba en el pórtico y me dijo: ‘Ayúdame a salir. He estado aquí mucho tiempo’”.

Pensando que era una disputa doméstica, Riley dio una patada en la parte inferior de la puerta; la mujer salió con una niña y le dijo: “Llame al 911, mi nombre es Amanda Berry”, relató Riley, quien admitió que no sabía que esa mujer estaba reportada como desaparecida.

Cuando Berry y la niña fueron liberadas, ella denunció por teléfono lo ocurrido. “Estaban enloquecidas; gritaban: ‘Ayuda, llame a la policía, por favor, ayuda’… Estaban desesperadas, gritando, corriendo”, dijo Ángela García, cuya tía prestó el teléfono para llamar a la policía.

Ramsey también llamó al 911 menos de un minuto más tarde. Dijo a la policía que ella “decía: ‘Este infeliz nos secuestró a mi hija y a mí’”. Nancy, la madre de DeJesus, se reunió con ella en el hospital, según relató su prima, Sylvia Colón, al programa Piers Morgan Live de CNN. Ella nunca había perdido la esperanza de encontrar con vida a su hija.

“Siempre dijo que podía sentirlo, como una madre lo siente, pero siempre creyó que Gina estaba viva y que estaba bien”, dijo Colón. “Siempre lo creyó. Sólo quiero decir que este Día de las Madres recibirá un regalo fenomenal”.

La identidad del sospechoso

Brian Cummins, un concejal del área donde se encontraron las mujeres, identificó como Ariel Castro al sospechoso en cuya casa se encontraban secuestradas las mujeres. El diario The Plain Dealer reportó que Castro fue arrestado en un McDonalds cerca de allí.

Su tío, Julio Castro, dijo a Anderson Cooper 360, que su familia era del mismo barrio del oeste de Cleveland y conocía a la familia DeJesus. Castro solía trabajar como conductor de autobús del Distrito Escolar Metropolitano de Cleveland, según Roseann Canfora, portavoz del distrito, quien no pudo dar detalles sobre si el sospechoso fue despedido o renunció voluntariamente.

Ramsey, el vecino que ayudó a Berry y un niño a salir de la casa, dijo a la prensa que el sospechoso no era conocido por nada destacable, “hasta hoy”.

“Vemos a este tipo todos los días. He estado aquí un año. Me he reunido con ese hombre. Comemos costillas y escuchamos salsa”, dijo Ramsey. “Nunca vimos a las chicas allí, y siempre estábamos afuera”, dijo. “Sólo lo veíamos a él”.

Un vecino, Israel Lugo, dijo que a su hermana le parecía sospechosa la casa y le pidió que no dejara que los niños jugaran sin supervisión cerca de allí. Dijo que escuchó gritos en la casa en noviembre de 2011 y llamó a la policía para que investigaran, pero que estos se retiraron porque nadie abrió la puerta.

Recordó haber visto a Castro en el parque un domingo con una niñita y le preguntó quién era. Lugo dijo a CNN que Castro “dijo que era la hija de su novia”.

El alcalde de Cleveland, Frank Jackson, dijo que “había muchas interrogantes en este caso y la investigación continuará”. Sin embargo, agregó: “Agradezco que estas jóvenes hayan sido encontradas con vida”.

Otros casos

Aunque son asombrosos, estos descubrimientos son más comunes ahora, dijo John D. Ryan, director operativo del Centro Nacional para los Niños Extraviados y Explotados de Estados Unidos.

“Para nosotros ya no es algo sorprendente”, dijo. “De hecho, hemos visto cada vez más casos de desapariciones a largo plazo que terminan con el rescate de la víctima muchos años después de su secuestro”.

El incidente más ampliamente reportado de ese tipo en los últimos años fue el de Jaycee Dugard, quien en 2009 fue liberada después de 18 años de cautiverio en la parte trasera de la casa de una pareja en California.

Dijo que el año pasado encontraron a un hombre de 43 años, quien se reunió con su madre luego de haber sido secuestrado a los dos años.

Steve Almasy, Laura Ly y Rande Iaboni, de CNN, colaboraron con este reportaje.

Ahora ve