Altos mandos defienden la justicia militar en casos de abuso sexual en EU

Altos jefes militares comparecieron ante el Senado que analiza una propuesta de ley para que civiles se encarguen de casos de soldados
Conservadores, en la mira por sus impuestos
Autor: Eliott C. McLaughlin
(Reuters) -

Los jefes de cada rama militar expusieron ante el Senado de Estados Unidos su oposición a que fiscales en lugar de militares manejen las investigaciones de agresiones sexuales ocurridas en la milicia, como un senador propuso en una legislación al respecto.

Los militares expusieron ante el Comité de Servicios Armados del Senado que los casos de comandantes ignoraron el consejo auditor general en casos de agresión sexual que son extremadamente raros.

La senadora Kristen Gillibrand quiere dar a los fiscales militares —en lugar de los comandantes— el poder de decidir si los casos son investigados porque, afirma, el sistema actual abre a la víctima a las represalias, pues considera que los comandantes no son figuras imparciales.

Hablando en un tercer y último día del panel, Anu Bhagwati, director ejecutivo y cofundador de la Red de Acción de Mujeres en servicio militar, expresó su apoyo a la legislación de Gillibrand, pues dijo que ayudará a detener las represalias.

"Lo primero que va a hacer es restaurar la fe y la confianza en el sistema. Ahora las víctimas no tienen nada de eso. Han perdido toda esperanza en la justicia militar, por desgracia", dijo.

La milicia ha sido duramente golpeada por la cuestión de asalto sexual en sus filas, pues el Departamento de Defensa estima que hay 26,000 casos de contacto sexual no deseado, que van desde la violación a tocamientos, ocurridos en 2012, un incremento de 35% de casos que en 2010.

El informe provocó que el presidente Barack Obama tuviera que referirse al tema el pasado 24 de mayo en un evento con la Marina: "Aquellos que cometen asalto sexual no sólo están cometiendo un delito, sino que amenazan la confianza y la disciplina que hace nuestra fortaleza militar".

El senador James Inhofe, el republicano de más alto perfil en el Comité de Servicios Armados, anteriormente había dicho que el asalto sexual en el ejército es el "enemigo de la moral y la preparación" e instó a sus colegas a actuar con cautela al abordar la cuestión.

Inhofe dijo que se opone a cualquier legislación que "elimine a los comandantes de sus roles indispensables" en el sistema de justicia militar y señaló que los tribunales militares y civiles son diferentes, porque los militares no gozan de los mismos derechos que los civiles.

"Hay un riesgo de consecuencias no deseadas si actuamos con celeridad y sin examen minucioso y reflexivo", dijo el legislador de Oklahoma.

El comité del Congreso llamó a esta audiencia sin precedentes, que incluye testimonios de los Jefes de Estado Mayor y los principales abogados militares, después de que el senador Kirsten Gillibrand propuso la legislación de quitar la cadena de mando para que las víctimas sean escuchadas.

El general Martin Dempsey, jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Raymond Odierno, jefe del Estado Mayor del Ejército, el almirante Jonathan Greenert, jefe de operaciones navales, el general James Amos, comandante de la Infantería de Marina, general Mark Welsh, jefe del Estado Mayor de la Fuerza Aérea, y el almirante Robert Papp Jr., comandante de la Guardia Costera, cada uno reconoció que el asalto sexual es un problema grave, pero que los comandantes están preparados para manejarlo.

Todos ellos utilizaron sus declaraciones iniciales a la comisión para expresar su oposición a la propuesta de Gillibrand.

"Estos crímenes cortan el corazón de la disposición del ejército para la guerra. Destruyen el tejido mismo de nuestra fuerza, la unidad y moral de los soldados", dijo Odierno.

Pero si bien puede haber comandantes malos, dijo, esos son raros, y la cadena de mando debe ser "plenamente puesta en el centro de cualquier solución" al problema.

Posteriormente, el general dijo que era un error pensar que los comandantes manejan los casos por encima del sistema de justicia militar.

"Tienes un auditor de guerra con mucha experiencia a tu lado todo el tiempo", dijo. "Se les enseña a confiar en sus abogados generales".

Gillibrand se mantuvo firme en su posición, haciendo hincapié en que los comandantes se retiran del proceso como en los delitos más graves, como la violación y el asesinato.

Al principio de la audiencia, Dempsey dijo que ha visto numerosas propuestas que tienen mérito. Entre ellos: la prohibición las personas condenadas por asalto sexual se unan a la milicia o unidades administrativas

Presionado por el senador John McCain, republicano por Arizona, acerca de si existen normas suficientes para evitar que los enfermos sexuales convictos se alistarse en el Ejército, Dempsey dijo que no.

Un puñado de los últimos incidentes de alto perfil ha llevado esta cuestión a los titulares:

Un sargento de primera clase del Ejército asignado a la unidad de prevención de asalto sexual en Fort Hood, Texas, está siendo investigado por presunto asalto sexual, proxenetismo, contacto sexual abusivo y maltrato de subordinados.

A principios de mayo, un oficial de la Fuerza Aérea que trabajó con una unidad de prevención de asalto fue acusado de agresión sexual después de haber sido acusado de tomar a una mujer y tocarle los glúteos y los pechos en un estacionamiento cerca de su oficina en Washington.

Tres jugadores de fútbol de la Academia Naval de Estados Unidos son objeto de investigación en un supuesto asalto sexual que involucra a un marino con una mujer en una fiesta en abril de 2012, según un funcionario del Departamento de Defensa. 

Ahora ve
Aston Martin quiere llevar el lujo de sus autos al sector inmobiliario
No te pierdas
×