Las protestas potencian la controversia sobre el primer ministro turco

Los sectores críticos turcos aseguran que la acumulación de poder está llevando a Erdogan hacia el autoritarismo
Las protestas en Turquía: de un parque a las calles
Autor: Ivan Watson y Josh Levs
(Reuters) -

Tal vez sea el político más popular y poderoso que Turquía ha tenido en varias generaciones. Sin embargo, el primer ministro Recep Tayyip Erdogan también podría ser el más controversial.

El hombre que presume sus logros económicos y políticos tras 10 años en el poder está esquivando las quejas de grandes multitudes de manifestantes, quienes afirman que se está convirtiendo un “dictador”.

“Sólo queremos una cosa”, dijo uno de los miles de manifestantes que han participado en las protestas contra el gobierno en Estambul, “queremos que renuncie”.

Entre sus logros en el poder, se incluye el crecimiento sin precedentes de la economía turca. “Erdogan ha sido parte esencial de ese éxito. Tiene visión, impulso y sus simpatizantes están unidos a su alrededor e impulsan la agenda que está desarrollando”, dijo Tim Ash, director de mercados emergentes en el Standard Bank.

El primer ministro también ha encabezado las reformas políticas que han alineado a Turquía con la Unión Europea y la han acercado a Occidente. Bajo el mando de Erdogan y el partido gobernante, AKP, Turquía eliminó las restricciones a la expresión pública de la religión, entre ellas las restricciones al uso de los velos islámicos para las mujeres. Ha logrado importantes progresos para poner fin a los 30 años de guerra de guerrillas con los separatistas kurdos.

Erdogan es un aliado importante de Estados Unidos y de su presidente, Barack Obama, además de un personaje clave en los esfuerzos por resolver la crisis en Siria. Sin embargo, los críticos dicen que en el proceso, ha acumulado cada vez más poder y ha demostrado cada vez más intolerancia hacia la disidencia.

El año próximo, terminará su mandato y ha anunciado en repetidas ocasiones que planea transformar el sistema político del país en un sistema presidencial más poderoso en el que él será el jefe de Estado.

Muchos periodistas dicen que bajo su mandato, la libertad de prensa se ha reducido en Turquía. El grupo Reporteros Sin Fronteras señaló que Turquía “es actualmente la mayor prisión del mundo para los periodistas, en especial para aquellos que critican a las autoridades en cuanto al tema kurdo”.

Erdogan rechaza las acusaciones que se han lanzado en su contra. “No tengo nada que decir si llaman dictador a la persona que se ha comprometido a servir a su nación”, dijo Erdogan en un discurso televisado.

Los manifestantes dicen lo contrario. “Tiene un gran ego; tiene el síndrome de Napoleón. Se considera un sultán”, dijo Yakup Efe Tuncay, manifestante de 28 años. “Tiene que dejar de hacer eso. Es solo un primer ministro”.

Muchos turcos laicos se quejan de que el gobierno de raíces islamistas es intolerante ante las críticas y los estilos de vida diferentes, como lo demostró la reciente implementación de restricciones más firmes a la venta de bebidas alcohólicas, señaló Fadi Hakura, gerente del Proyecto Turquía del grupo de estudios londinense, Chatham House, en una columna para CNN.

Los críticos también se quejan de la rápida urbanización y de sus efectos sobre el medio ambiente, uno de los factores de las protestas iniciales en el parque Gezi.

Erdogan ha dejado claro que espera mantenerse en el poder. Las protestas, dice, no serán una “Primavera Turca”, haciendo referencia a la Primavera Árabe que provocó cambios en los regímenes de varios países.

Sus simpatizantes no han hecho declaraciones durante las protestas, lo que lleva a especular que está perdiendo apoyo. Cuando esas insinuaciones surgieron en las redes sociales, Erdogan atacó a Twitter por ayudar a la gente a difundir “mentiras”. La red social, dijo, “es la peor amenaza para la sociedad”.

Aunque no se sabe cuál será el efecto de las protestas en el futuro de Erdogan, está acostumbrado a ser el centro de la controversia.

En una encuesta que las redes sociales turcas impulsaron en línea en 2011, Erdogan recibió más votos que el resto de los candidatos a Persona del Año de la revista Time. Sin embargo, más personas votaron en contra de la idea.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Como indicó Time, Erdogan fue la “Persona del Año preferida y menos apoyada” simultáneamente.

Gul Tuysuz y John Defterios, de CNN, colaboraron con este reportaje.

Ahora ve
Así se apagó la torre Eiffel por las víctimas de Barcelona
No te pierdas
×