La activista Aung San Suu Kyi aspira a la presidencia de Myanmar

La ganadora del Nobel de la paz afirma que la gente aún no ve los resultados de las reformas impulsadas en el país por el mandatario actual
Aung San Suu Kyi recibe su Nobel 21 años después
Hilary Whiteman
Autor: Hilary Whiteman
NAYPYIDAW, Myanmar (Reuters) -

La ganadora del premio Nobel de La Paz, Aung San Suu Kyi, es contundente y no se arrepiente.

“Quiero hacer campaña por la presidencia y estoy siendo muy franca sobre eso”, dijo este jueves a un panel durante el primer día de discusiones del Foro Económico Mundial en Myanmar.

“Si pretendiera que no quiero ser presidenta, no sería honesta, y lo que quiero es ser honesta con mi gente, no de otra manera”.

La determinación de Suu Kyi por liberar a su país del régimen militar está finalmente realizándose más de dos y medio años después de que fue liberada de años de arresto domiciliario.

Suu Kyi afirma que en los dos años que Thein Sein ha gobernado el país la mayoría de la gente en Myanmar no está viendo los beneficios de las reformas.

“Si hablas con los hombres en la calle, si hablas con la gente en villas, la gran mayoría de ellos dirán que sus vidas no han cambiado desde 2010”.

Para poder presentar una candidatura presidencial, Suu Kyi afirma que la constitución del país debe cambiarse.

Como está ahora, la exprisionera política no puede presentarse como candidata debido a una cláusula que prohíbe que participe cualquiera con un hijo y un esposo o esposa extranjera.

El exesposo de Suu Kyi; Michael Aris, era inglés, y sus dos hijos tienen pasaporte británico.

Al preguntársele si estaba optimista sobre los posibles cambios, Suu Kyi dijo que no caería en el optimismo. “Déjenme ponerlo de esta forma. Siempre he dicho que la esperanza debe de estar respaldada por el esfuerzo”.

“Entonces, en vez de ser optimista y esperar que la constitución sea reformada, vamos a trabajar para que la constitución sea reformada”.

Pero aun cuando muchos ven a la activista como la mejor candidata para el futuro del país, ha sido criticada por no defender lo suficiente los derechos de los musulmanes Rohingya en el estado de Rakhine.

Human Rights Watch acusó al gobierno de Myanmar de “persecución sistemática y de amplio alcance” sobre los Rohingya, que también han sido blanco de limpieza étnica.

Suu Kyi afirma que ha estado hablando, “pero es que ellos no están escuchando lo que quisieran escuchar de mi”.

“No puedo cambiar mis respuestas para complacer a todos. Tengo que decir lo que creo. Y yo creo que el imperio de la ley es el primer paso hacia cualquier tipo de solución en el estado Rakhine y otras partes del país”.

“Tenemos que llegar al punto de volver a evaluar la ley para ver si se acerca a las normas internacionales o no”.

“Quisiera que todo el mundo entendiera que estamos al tanto de las dificultades de nuestro país, y que haremos lo mejor para lidiar con eso. Cuando digo 'estamos' no me refiero al gobierno, me refiero a la gente ordinaria en Myanmar”.

El cambio necesita tiempo, según ministro

Un ministro del gobierno que estaba en el panel afirmó que está de acuerdo en que la constitución debe cambiarse pero resaltó que las décadas de control militar han creado nudos que tomará tiempo deshacer.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

“Necesitamos tiempo. Estamos en la Edad Media. El otro sistema estuvo por 60 años. Tenemos una idea para organizar todo lo que debemos cambiar, pero necesitamos tiempo”, dijo el ministro de la Unión, Soe Thane.

“Hay que desatar la cuerda. Es muy difícil pero debemos hacerlo. Debemos pensar sobre la democracia. Debemos de pensar en el desarrollo económico de 60 millones de personas”.

Ahora ve
Testigo relata momentos de terror en La Rambla, Barcelona
No te pierdas
×