Bergoglio regresa a América como Papa para reunirse con los jóvenes

El primer papa latinoamericano viajará a Río de Janeiro para la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud en medio de protestas en Brasil
Brasil se encuentra listo para la llegada del Papa
/
CIUDAD DEL VATICANO (Reuters) -

Jorge Mario Bergoglio realiza este lunes su primer viaje a América Latina como líder de la Iglesia católica, para participar en la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) que se celebra en Río de Janeiro del 22 al 29 de julio.

"Les pido que me acompañen espiritualmente con la plegaria en mi viaje que comienzo mañana", dijo el pontífice este domingo, ante varias decenas de miles de personas reunidas en la plaza de San Pedro del Vaticano al rezo del ángelus.

Francisco dijo que habrá tantos jóvenes de todo el mundo en Río, que la JMJ en realidad es la "Semana Mundial de la Juventud", donde los protagonistas serán los muchachos. Se espera que más de dos millones de personas asistan al evento.

El Papa los animó a que pregunten a Jesús "qué tienen que hacer con sus vidas, que quiere de ellos, cual es el camino que deben tomar". 

Además, el pontífice pidió la intercesión de María, "tan amada y venerada en ese país" (Nuestra Señora de Aparecida es la patrona de Brasil y la visitará en su santuario el día 24) y puso en sus manos "esta nueva etapa de la gran peregrinación".

En los últimos días, el papa Bergoglio no ha cesado de referirse a la JMJ. Este sábado se trasladó desde el Vaticano a la basílica de Santa María la Mayor de Roma para pedir a la Virgen Salus popoli romani su protección, ante la que rezó más de media hora, hizo una ofrenda de flores y encendió un cirio con el emblema de la JMJ.

El pasado 19 de julio, Francisco visitó al papa emérito Benedicto XVI para pedirle que lo acompañe con sus plegarias durante esta Jornada, que fue convocada por Ratzinger después de la de Madrid, en agosto de 2011.

Esta es la primera JMJ —creada por Juan Pablo II en 1984— que preside Francisco.

Este es el segundo viaje del pontificado de Francisco, tras la visita que realizó a la isla italiana de Lampedusa el 8 de julio para reunirse con inmigrantes indocumentados, pero adquiere relevancia porque vuelve a su continente originario.

Francisco partirá de Roma acompañado del secretario de Estado, el cardenal Tarcisio Bertone, y del sustituto de la Secretaría de Estado, número tres del Vaticano, el arzobispo Giovanni Angelo Becciu.

Asimismo, le acompañarán los cardenales Marc Oullet, presidente de la Comisión Pontificia para América Latina, y Joao Braz de Aviz, brasileño, prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada.

La visita ocurre en medio de las protestas sociales que han sacudido Brasil en las últimas semanas.

"Tenemos total confianza en la capacidad de las autoridades brasileñas de gestionar la situación", indicó el portavoz vaticano, Federico Lombardi, quien detalló que tanto el papa como el Vaticano saben de las manifestaciones y que no tienen nada de específico contra el pontífice o la Iglesia.

Durante su estancia, el Papa no usará el papamóvil blindado, sino el vehículo todoterreno tipo Jeep que utiliza todos los miércoles para la audiencia pública en la plaza de San Pedro.

En Brasil, el papa visitará un hospital para jóvenes indigentes, drogadictos y alcohólicos, y la comunidad de Varginha, en el complejo de favelas de Manguinhos, lugar hasta finales del pasado año controlado por bandas de narcotraficantes.

En el lugar viven unas 2,000 personas y el Papa tiene previsto caminar por la favela, entrar en una casa para saludar a sus habitantes y después reunirse con la comunidad en un campo de futbol.

Francisco no es el primer papa que visita una favela. Juan Pablo II también lo hizo durante una de sus visitas a Río.

Es el tercer papa que visita Brasil; Juan Pablo lo hizo en cuatro ocasiones y Benedicto una.

Un total de 14,000 policías vigilarán la JMJ, para la que se han acreditado cerca de 6,000 periodistas de todo el mundo.

Además asistirán 1,000 obispos de todo el mundo y durante las jornadas 250 de ellos impartirán catequesis a los jóvenes sobre los temas "sede de esperanza, sed de Dios", "Ser discípulos de Cristo" y "Ser misioneros, ir".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Las catequesis se darán en 300 lugares diferentes de Río de Janeiro. De ellas, 133 serán en portugués, 50 en español, 25 en inglés, 15 en italiano y en francés, ocho en alemán y cinco en árabe.

La JMJ se creó en 1984. Desde entonces, se ha celebrado en Roma (1985), Buenos Aires (1987), Santiago de Compostela (España, 1989); Czestochowa (Polonia, 1991); Dénver (EEUU 1993), Manila (1995), París (1997), Roma (2000), Toronto (Canadá, 2002), Colonia (Alemania, 2005), Sidney (Australia, 2008) y Madrid (2011). 

Ahora ve
Trump vuelve a defenderse por disturbios en Charlottesville atacando a la prensa
No te pierdas
×