El hijo de Ariel Castro se niega a visitar a su padre en prisión

La familia del hombre condenado en EU por secuestro considera la sentencia un acto de justicia por el maltrato a la madre
  • A+A-
Por:
Ashley Fantz
Autor: Ashley Fantz
(Reuters) -

Durante su primera entrevista para la televisión, el hijo de Ariel Castro dijo el lunes que su padre merece estar en prisión durante el resto de su vida y que no piensa visitarlo nunca.

La semana pasada, Ariel Castro se declaró culpable de 937 cargos ante un tribunal del Estado de Ohio, entre ellos homicidio y secuestro, en relación con el secuestro de tres mujeres durante casi una década.

Castro, que recibirá sentencia este jueves, se declaró culpable como parte de un acuerdo en el que se recomienda que reciba cadena perpetua sin derecho a libertad condicional y tiene como objetivo impedir que reciba la pena de muerte.

Durante una breve entrevista que dio en exclusiva para el programa Today, de la cadena estadounidense, NBC, Anthony Castro dijo que la sentencia es “la mejor posible”.

“Pienso que si realmente no puede controlar sus impulsos y que si realmente no valora en absoluto la vida humana, como se ha demostrado en este caso, entonces debe estar tras las rejas por el resto de su vida”, dijo el hijo.

Savannah Guthrie, de la NBC, preguntó al hijo qué le habría parecido que su padre recibiera la pena de muerte. Creo que esto es mucho mejor porque, ya sabes, él se entregó y estará en prisión por el resto de su vida”, respondió.

Anthony Castro prosiguió diciendo que su padre “mintió a su familia durante los últimos 10 u 11 años, todo el tiempo”. “No confío en él en absoluto”, afirmó el hijo. “No me imagino yendo a visitarlo para darle la oportunidad de encararme y de que me mienta de nuevo”.

Castro secuestró a Michelle Knight, Amanda Berry y Georgina Gina DeJesus por separado y a lo largo de dos años a partir de 2002, señalan las autoridades.

Las mujeres y la hija de Berry, de seis años, estaban cautivas en la casa de Castro. Las pruebas de ADN demostraron que Castro es el padre de la niña. Las liberaron en mayo, luego de que una de las mujeres gritara pidiendo ayuda mientras Castro estaba ausente.

La felicidad se vuelve desilusión

Al principio, Anthony Castro estaba feliz por la noticia de la liberación de las mujeres, dijo el lunes a la NBC. Como muchos de los habitantes de Ohio, conocía la historia de su desaparición.

Sin embargo, cuando los medios empezaron a mostrar las fotos de su padre y a mencionar su nombre, cuando escuchó que una de las mujeres mencionó el nombre de su padre, quedó sorprendido y sacudido.

“Fue una sacudida por la magnitud del crimen”, señaló Anthony Castro. “No creo que pueda imaginar a nadie haciendo eso, ya no digamos descubrir que fue mi propia sangre, mi padre. Sin embargo, crecí en una casa en la que reinaban el temor y la violencia. Por eso, no me sorprendió que este haya sido un caso violento”.

Guthrie señaló que Anthony Castro ha dicho que él y su madre eran víctimas de las agresiones de su padre. Anthony Castro dijo que Ariel Castro era “increíblemente estricto”. “Tenía un carácter fuerte. No era un monstruo las 24 horas del día, pero si lo contrariabas, había consecuencias y, con frecuencia, eran consecuencias físicas”.

“Recuerdo que cuando era niño, lloraba hasta quedarme dormido porque mis piernas estaban llenas de moretones por los azotes. Recuerdo ver que mi madre recibía golpizas en nuestra propia casa; nadie tendría que ver a su madre acurrucada en un rincón como me ocurrió tantas veces”.

Dijo que, de cierta forma, su condena es una especie de justicia para su madre. “Creo que ella estará allí el primer día que él despierte en prisión y el sol empiece a brillar. Será la justicia para ella”.

Sentimientos encontrados: horror y agradecimiento

¿Anthony Castro estuvo dentro de la casa en la que las mujeres estaban cautivas? ¿Vio algún indicio? Anthony Castro estuvo dentro de la casa y siempre había entrado por la puerta de atrás. “Mi padre me llamaba para que entrara por allí”, dijo.

Las puertas del ático y del sótano estaban bajo llave y las ventanas estaban clavadas, dijo Anthony Castro. Pero eso no era inusual. Relató que había lugares a los que no le estaba permitido entrar. Pero él hablaba brevemente con su padre en la cocina.

Desde mayo, su familia ha soportado una pesadilla, dijo Anthony Castro, pero agregó rápidamente: “No es nada comparado con lo que pasaron las chicas”.

“Lo aterrador es que tengo el mismo nombre y el mismo apellido”, dijo. “Veo en el espejo y veo el parecido, pienso en lo que hizo y en lo horrible que fue y a veces no puedo evitar sentirme derrotado”.

Anthony Castro quiere que sus amigos y compañeros de trabajo sepan que está agradecido por su apoyo. “A causa de todo esto, mi padre no podrá volver a lastimar a nadie”, dijo. “No tengo nada que decirle”.

Ahora ve