El veredicto sobre Manning revelará su implicación en el caso WikiLeaks

Las partes contendientes esperan el dictamen para el soldado, que resolverá si tuvo una intención idealista o si actuó como un traidor
Manning admite la filtración de datos del Ejército
Chelsea J. Carter
Autor: Chelsea J. Carter
(Reuters) -

¿Bradley Manning es un idealista desilusionado con lo que se estaba haciendo el Iraq y en otras partes en nombre de los intereses nacionales de Estados Unidos, como lo ha afirmado el abogado del exanalista de inteligencia del ejército?

¿O es, como sostiene la fiscalía, un traidor que filtró en WikiLeaks material confidencial que sabía que podía ser útil a los terroristas?

Las respuestas formales a esas preguntas llegarán con el esperado fallo, previsto para este martes, de un juez militar, quien decidirá si Manning es culpable de la que se considera como la mayor filtración de material confidencial en la historia de Estados Unidos.

Las autoridades acusaron a Manning de entregar a WikiLeaks, que nunca ha confirmado que el soldado fuera la fuente de la información, 750,000 páginas de documentos confidenciales y videos relativos a toda clase de temas: desde estrategias militares de Estados Unidos en Iraq hasta cables del departamento de Estado de Estados Unidos relativos a sus relaciones exteriores.

Poco se debate acerca de los elementos básicos del caso: en febrero, Manning se declaró culpable de 10 cargos menores relacionados con las filtraciones y pasó más de una hora leyendo una declaración en la que detallaba cómo y por qué envió el material confidencial a WikiLeaks, el grupo que facilita la filtración de información secreta por medio de su sitio web.

Sin embargo, Manning se negó a declararse culpable de las acusaciones más graves, entre ellas la de ayudar a los enemigos de Estados Unidos, delito que, según la Ley sobre Espionaje, se castiga con cadena perpetua.

Mientras el soldado espera su destino en una prisión militar en Fort Meade en Maryland, persisten las dudas sobre el daño que sus actos causaron a los servicios de inteligencia de Estados Unidos.

El mismo Osama bin Laden pidió parte de la información”, dijo el fiscal, Ashden Fein, durante su argumento de cierre al referirse a los documentos que Manning entregó a WikiLeaks. El abogado de Manning, David Coombs, dijo el viernes al tribunal que a pesar de que se afirmaba que las filtraciones habían lesionado la seguridad nacional, el Ejército no había cambiado radicalmente sus operaciones.

La publicación de las filtraciones cimbraron al gobierno de EU y la entonces secretaria de Estado, Hillary Clinton, dijo que la publicación del material ponía en riesgo la vida de estadounidenses y lesionaba las relaciones exteriores.

Los testigos de la fiscalía declararon que Manning descargó y filtró 400,000 reportes sobre operaciones en Iraq y 90,000 documentos similares relativos a Afganistán. También se presentaron pruebas de que descargó y filtró más de 250,000 cables del departamento de Estado.

El video del ‘homicidio colateral’

Para la mayoría de las personas, la historia comenzó el 5 de abril de 2010, cuando WikiLeaks publicó un video titulado Homicidio colateral. El video se filmó desde un helicóptero estadounidense mientras se abría fuego contra un grupo de personas en Bagdad en 2007. Murió una docena de personas, entre las que estaban un camarógrafo de la agencia Reuters TV y su chofer.

El material pronto se dio a conocer y le dio reconocimiento mundial a WikiLeaks, hasta entonces desconocido. Durante una investigación sobre el ataque, se descubrió que la tripulación confundió las cámaras de los periodistas con armas mientras buscaban a unos insurgentes que habían estado disparando contra las tropas estadounidenses en la zona.

Según los documentos del tribunal y los testimonios, para cuando se publicó el video, Manning ya había descargado cientos de miles de documentos y videos confidenciales. En unos meses, Manning estaba tras las rejas, acusado de usar sus habilidades con las computadoras para cometer lo que el gobierno consideró traición.

De Oklahoma a Iraq

Manning es originario del pueblo de Crescent, Oklahoma, un pueblo con menos de 1,300 habitantes. Le gustaban los autos y los juegos de computadora, y le apasionaban las noticias de actualidad, según declararon sus amigos y familiares a CNN en 2011.

Se unió al Ejército en 2007. Sin embargo, sus amigos dijeron más tarde que su adaptación fue difícil, en parte a causa de la política “no preguntes, no digas” de las fuerzas armadas. De acuerdo con sus amigos y sus propios escritos en internet, Manning es abiertamente gay. Luego, en 2009, enviaron a Manning a Iraq.

En la Base Hammer de Operaciones de Avanzada, en el sureste de Bagdad, trabajó como analista y revisaba las posibles amenazas a las tropas estadounidenses.

De acuerdo con Fein, el fiscal, a las dos semanas de haber llegado a Iraq, Manning empezó a trabajar con el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, para decidir qué filtrar y cómo hacerlo.

Assange se refugió en la embajada ecuatoriana en Londres para evitar la extradición a Suecia y enfrentarse a los interrogatorios relacionados con las acusaciones de haber cometido delitos sexuales, cargos que afirma son una argucia de los aliados de Washington para arrestarlo y luego extraditarlo a Estados Unidos para ser juzgado. Manning pasaba varias de sus horas libres en el trabajo descargando documentos, dijo Fein.

El fiscal dijo que Manning estaba consciente de las políticas del Ejército relativas a la divulgación de material confidencial y de las consecuencias de hacerlo. Fein agregó que el soldado incluso había dado clases de cómo proteger el material.

Su abogado dijo al tribunal que todo empezó después de un ataque contra el convoy en el que viajaba con sus camaradas. Una mina explotó debajo de un carro lleno de civiles que se había orillado para dejar pasar a los vehículos militares.

Aunque los miembros de su 305º Batallón de Inteligencia Militar no resultaron heridos, Coombs señaló que al menos un civil murió. Eso cambió la forma en la que Manning veía la guerra, dijo su abogado. Tuvo “dificultades”. El abogado dijo que el video Homicidio colateral lo perturbó aún más. Según Coombs, esas fueron las razones por las que Manning empezó a elegir información para revelar.

¿Tú qué harías?

Manning llamó la atención de las autoridades en mayo de 2010, luego de que un informante anónimo, que más tarde se identificó como Adrian Lamo, un antiguo hacker de California, revelara una historia asombrosa.

Todo empezó con un mensaje que supuestamente publicó Manning con el nombre de bradass87. Según el testimonio, el mensaje supuestamente era parte de una cadena de mensajes instantáneos que esa persona envió a Lamo, quien recibió una condena en 2004 por haberse introducido ilegalmente en los sistemas computarizados del diario estadounidense The New York Times, de Microsoft y de Lexis-Nexis.

Lamo declaró que durante varios días, a partir del 22 de mayo de 2010, él y el hombre identificado como Manning intercambiaron mensajes instantáneos relativos a la filtración de los documentos y los videos. Lamo dijo que denunció a Manning ante las autoridades.

Confinamiento en solitario

El 27 de mayo de 2010 arrestaron a Manning y luego lo transfirieron a Kuwait antes de enviarlo de vuelta a Estados Unidos, dos meses más tarde. Lo acusaron formalmente el 6 de julio de 2010 por violar el Código Unificado de Justicia Militar y la Ley sobre Espionaje. En marzo de 2011, las fuerzas armadas revisaron las supuestas violaciones y presentaron 22 cargos contra Manning.

Lo mantuvieron en confinamiento en solitario durante varios meses, medida que suscitó agudas críticas de parte de Amnistía Internacional y otros grupos de derechos humanos.

Crowley renunció unos días más tarde entre reportes de que el gobierno de Obama estaba furioso porque había insinuado que se estaba tratando mal a Manning. El presidente de Estados Unidos dijo que el Pentágono le había garantizado que las condiciones eran adecuadas. Mientras crecía la indignación, el abogado de Manning presentaba recursos para liberar al soldado.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Luego de que pasara 11 meses en confinamiento en solitario, transfirieron a Manning a Fort Leavenworth. Más tarde, lo trasladaron a la prisión de Fort Meade.

Barbara Starr, Larry Shaughnessy, Ashley Fantz y Dana Ford, de CNN, colaboraron con este reportaje.

Ahora ve
Las saudíes esperan con ansias junio de 2018 para su nueva revolución
No te pierdas
×