Migrantes mexicanos minimizan el riesgo de cruzar la frontera ilegalmente

Un estudio reporta que la decisión de cruzar ilegalmente a EU la determinan los lazos personales despreciando el temor a la detención
Inmigrantes denuncian exceso de deportaciones en EU
| Otra fuente: CNNMéxico

Ni las amenazas de arresto ni el miedo a una condena suponen un factor determinante para que un mexicano intente cruzar la frontera de Estados Unidos de forma ilegal, según un estudio de la USC Gould School of Law, de la Universidad del Sur de California.

“Los esfuerzos de hacer efectivas las nuevas políticas migratorias no afectan de manera directa las intenciones de las personas de migrar ilegalmente a Estados Unidos”, dijo la autora del estudio, Emily Ryo, profesora de la Universidad del Sur de California e investigadora del programa de la escuela de Derecho de la Universidad de Stanford.

El reporte concluye con que lo que más pesa en la decisión de marcharse de México es la consideración de que es correcto migrar ilegalmente si se busca una mejor calidad de vida y si el migrante tiene familiares en EU. Además existe la creencia de que cualquier mexicano tiene un “derecho legítimo” de vivir en el país norteamericano sin la autorización oficial, de acuerdo con el informe, publicado en la edición de agosto de la revista American Sociological Review

En el plano económico, la falta de oportunidades en México y el empleo de baja remuneración es otro motivo que les invita a asumir el riesgo, de acuerdo con el artículo Deciding to cross: norms and economics of unauthorized migration, elaborado con datos de 2007 y 2008. Los mexicanos constituyen el grupo social inmigrante más numeroso que vive de forma ilegal en EU.  

A pesar de que el 78% de los entrevistados considera que desobedecer las leyes es una mala práctica, el 55% dijo que puede estar justificado en ocasiones. De hecho, las entradas ilegales de aquellos que aseguran que los mexicanos no necesitan permiso del gobierno de EU para vivir en su territorio suponen el doble de las de aquellos que sí lo creen obligatorio.

Mexican Migration Project, que aportó los datos para el estudio, es un programa de la Universidad de Princeton que analiza el flujo de migrantes mexicanos y su perfil antes y después de llegar a Estados Unidos. Cada año, una muestra de 150 a 200 personas es entrevistada para establecer las tendencias. Becoming ilegal Survey (BIS, por sus siglas en inglés), que también participó en la investigación, es una encuesta individual que se aplica a hombres de entre 15 y 65 años que piensan en migrar hacia México o hacia EU.

La investigadora Ryo llevó a cabo entrevistas con inmigrantes indocumentados e inmigrantes que planeaban cruzar la frontera de forma ilegal, y se encontró con que los participantes se veían a sí mismos como personas morales, que creían en el respeto a las leyes, a pesar de violar las reglas migratorias estadounidenses.

El Congreso de EU discute un proyecto de reforma inmigratoria que contempla una inversión de 4,500 millones de dólares para el refuerzo de la seguridad de la frontera sur y prevé la contratación de 3,500 agentes adicionales para la Patrulla Fronteriza.

A principios de junio de este año, un estudio reveló que en los últimos 22 años, más de 2,238 migrantes perdieron la vida tan solo en el desierto de la frontera. El reporte señalaba como principal causa las condiciones extremas del desierto, con temperaturas muy altas por el día y muy frías por la noche, que provocan que los inmigrantes mueran por hipotermia e hipertermia, frecuentemente acompañada de deshidratación.

La Patrulla Fronteriza y la Agencia de Control e Inmigración (ICE) detiene diariamente a más de 33,000 inmigrantes en todo el país. En los últimos cinco años, el número anual de detenidos por no contar con una residencia legal y los costos por su detención se han duplicado, de acuerdo con un reporte de la coalición de investigación Detention Watch Network, formada por organizaciones que velan por los intereses de los inmigrantes.

Además del riesgo de ser detenido, los inmigrantes se enfrentan al proceso de deportación, que frecuentemente conllevan la separación de las familias, condenas de años en prisión y el riesgo de no poder entrar nuevamente a EU de forma legal por un periodo indefinido. En ocasiones, la tragedia los acompaña hasta México donde al verse solos y sin dinero en las ciudades del norte de México, son presa fácil para el crimen organizado.

“Los primeros que se acercan a los migrantes es para ofrecerles la posibilidad de regresar a Estados Unidos, a cambio de llevar droga. El modo de operación es juntar pequeños grupos que lleven la droga, algunos, ante la necesidad de mandar dinero a sus comunidades de origen, aceptan, y después de ello ya les es difícil escapar”, dijo a CNNMéxico, Miguel Ángel Paz, coordinador de Voces Mesoamericanas Acción con Pueblos Migrantes.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En 1970, un millón de mexicanos vivía en EU, para 2000 ya eran nueve millones y en 2007, 12.5. Desde entonces, ha habido un declive en la llegada de mexicanos a ese país. A partir de 2000, el mayor aumento en la población hispana de origen mexicano se debe a los nacimientos en este segmento de población.

De acuerdo con un reporte del Centro de investigación Pew, en este año los ingresos en los hogares mexicanos en Estados Unidos descendieron de 38,600 dólares al año a 34,000 debido a la crisis económica que atraviesa el país. Sin embargo, los ingresos por persona mayor de 16 años aumentaron de 17,900 dólares a 20,000 al año.

Ahora ve
Lina es el auténtico automóvil del futuro por ser biodegradable
No te pierdas
×