Policías de Oklahoma encuentran seis cuerpos en el fondo de un lago

Las autoridades hallan dos automóviles con restos humanos que se sospecha que pertenecen a casos de hace décadas
oklahoma_lago  oklahoma_lago
Michael Martinez, Jason Morris y Phil Gast
Autor: Michael Martinez, Jason Morris y Phil Gast
FOSS LAKE, Oklahoma (Reuters) -

Todo comenzó con un entrenamiento rutinario con un nuevo equipo de sónar (de navegación por ondas de sonido) en un lago en Oklahoma. Lo que los patrulleros encontraron era macabro. Se trataba de un automóvil. Y como descubrieron más tarde, había huesos y cráneos en el interior.

Con la misma sorpresa, encontraron otro automóvil y también tenía huesos. Un Chevrolet 1952 y un Chevrolet Camaro 1969 oxidados y cubiertos con lodo, contenían seis cuerpos.

La recuperación de los vehículos y los restos realizada el martes, ha hecho que los residentes de Foss Lake, una reserva que se encuentra aproximadamente a 175 kilómetros de la ciudad de Oklahoma, se pregunten si los dos misterios pueden por fin resolverse.

Los investigadores dicen que creen que uno de los automóviles pudo haber pertenecido a un adolescente que desapareció con dos amigos en 1970 y el otro automóvil puede estar vinculado con la desaparición de un hombre en la década de los 60, que según un funcionario federal estaba con un hermano y una amiga, dijeron los funcionarios a CNN.

Darrel Splawn, buzo de la Patrulla de Caminos de Oklahoma, se zambulló el martes, una semana después de que el sónar localizó los vehículos oxidados. Estaban a una profundidad de cuatro metros y a una distancia de 15 metros del muelle.

Al igual que los demás, no tenía idea de la manera en que los vehículos llegaron al lago y si podrían haber sido robados. Splawn encontró una puerta abierta y un zapato.

Las autoridades tratan de identificar de manera positiva los restos, un proceso que podría llevar años y así saber qué sucedió. Ha pasado tanto tiempo en los dos casos, que el hijo de una de las personas desaparecidas ahora tiene 85 años y sufre de demencia.

El camino de las víctimas

El sheriff del condado Custer, Bruce Peoples, dijo a la cadena KOCO, filial de CNN, que uno de los automóviles, el Camaro, pudo haber pertenecido a Jimmy Williams, un adolescente de Sayre que desapareció en 1970 con dos amigos: Thomas Rios y Leah Johnson, ambos de 18 años.

Ríos se había mudado a Sayre desde la ciudad de Oklahoma con su madre y su padrastro casi cuatro meses antes de su desaparición, de acuerdo con el Sistema Nacional de Personas Desaparecidas y no Identificadas.

Los tres adolescentes desaparecieron la noche del 20 de noviembre de 1970, cuando salieron a dar un paseo en el automóvil de Williams, de acuerdo con Doe Network, una organización de voluntarios que ayuda a las autoridades a resolver casos viejos.

Se supone que Williams iría a un juego de futbol en Elk City, pero en lugar de eso, pudo haber ido de caza con Rios y Johnson, de acuerdo con el sitio de desaparecidos Doe Network.

Los tres adolescentes nunca regresaron a casa. El automóvil nunca se encontró y su número de identificación vehicular nunca apareció en alguna base de datos. El número de Seguridad Social de Williams nunca se utilizó, según Doe Network. Los residentes de Sayre estaban horrorizados después de las desapariciones y realizaron una vigilia para los adolescentes hace cuatro años.

La desaparición de un abuelo

Debbie McManaman dijo que cree que el automóvil más viejo contiene los restos de su abuelo, John Alva Porter. Este, que entonces tenía 69 años, viajaba en un Chevy verde con un hermano y una amiga, Nora Marie Duncan, de 58 años, el 8 de abril de 1969 cuando desaparecieron, dijo Mike Nance, administrador del sistema regional del Sistema Nacional para Personas Desaparecidas y no Identificadas.

“Ha pasado mucho tiempo: 44 años. Hay muchas cosas desde entonces que no podemos responder, porque no las sabemos”, dijo McManaman a CNN el miércoles. “Su cuenta de banco estaba ahí, su casa estaba cerrada. Los servicios están funcionando. Simplemente se fue”.

Después sacar del agua los dos automóviles, equipos de buceo de la Patrulla de Caminos de Oklahoma exploraron el fondo del lago otra vez y encontraron un cráneo, un fémur y otros huesos.

La autoridad médica de Oklahoma examinará los restos una vez que hayan sido retirados de los vehículos y posiblemente tratará de encontrar coincidencias entre el ADN de los restos y de los familiares sobrevivientes. 

Las autoridades advirtieron el miércoles que una identificación positiva podría tomar años. “Se tratará de hacer la identificación científica de estos restos utilizando métodos antropológicos y, si es necesario, métodos de patología forense”, dijo la funcionaria administrativa Amy Elliot. “Dependiendo de las características de estos restos y de su estado de conservación, la identificación podría tomar desde días hasta años. En algunos casos, si el ADN se ha degradado, la identificación positiva utilizando métodos científicos podría ser inviable.

Especulaciones desde 1970

Sayre, un pueblo de cerca de 4,000 residentes, depende en gran parte del gas, el petróleo y la agricultura, hay una prisión con cerca de 2,400 camas en las afueras del pueblo.

Tres o cuatro sheriffs han tratado de resolver la desaparición en 1970 de los adolescentes. “Era sólo un caso viejo que se quedó sin pistas. No había pistas o líneas de investigación”, según periodistas locales.

Jimmy Williams trabajaba en una tienda familiar de abarrotes y todos esperaban que regresara a trabajar el día después de que desapareció. La mayoría piensa que se encontraron con delincuentes, con alguien que los privó de su libertad.

El hermano de Williams, Gary, dijo a un reportero de KFOR que estaba seguro de que el cuerpo de su hermano había sido encontrado y que el descubrimiento fue hecho por la intervención de Dios, después de tantas oraciones locales.

Jason Morris y Ed lavandera, de CNN, contribuyeron con este reporte desde FOss Lake, Oklahoma. Michael Martínez escribió y reportó desde Los Ángeles. Michael Pearson y Phil Gast contribuyeron desde Atlanta.

Ahora ve
Toto Riina, un sanguinario padrino de la Cosa Nostra, muere a los 87 años
No te pierdas
×