El político chino Bo Xilai apela su condena a cadena perpetua

El exlíder del Partido Comunista presentó el recurso un día después de recibir la sentencia por corrupción, malversación y abuso de poder
Político chino anticipa su sentencia en una carta
Autor: Steven Jiang
(Reuters) -

Un día después de que una corte en el este de China lo sentenció a cadena perpetua por corrupción, el antiguo líder del Partido Comunista Bo Xilai apeló el veredicto y la condena, indicó una fuente con conocimiento directo del caso a CNN.

Al momento la corte ha mencionado nada sobre la reacción de Bo en sus canales oficiales o sus cuentas en redes sociales.

Bo, un político en ascenso que cayó del poder por un caso que involucraba homicidio, traición y malversación de fondos, fue condenado este domingo por aceptar sobornos, malversación de fondos y abuso de poder.

Recibió cadena perpetua por el primer delito, 15 años por malversación y siete más por abuso de poder.

Cuando Bo escuchó la decisión de la Corte Intermediaria Popular de Jinan este domingo, afirmó: "Este veredicto contradice severamente los hechos y es injusto", antes de ser escoltado fuera de la sala, según la fuente.

Las sentencias sorprendieron también a algunos analistas.

"Creo que es un veredicto muy fuerte" comparado con otros casos, dijo el profesor de ciencias políticas de la Universidad de Pennsyvania, Yuhua Wang. “Era una estrella política antes de que cayera en desgracia. Era el hijo de un veterano de la revolución. Su padre fue colega de Mao”.

Durante el proceso, Bo, de 64 años, negó los cargos y cuestionó las acusaciones en su contra. El juicio fue considerado más transparente que otros similares, pero estuvo empañado por la prohibición para que periodistas internacionales e independientes accedieran a las audiencias.

Bo fue alcalde, gobernador provincial y finalmente accedió al cargo de ministro de Comercio y miembro del Politburó, el poderoso órgano interno del Partido Comunista.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El escándalo que lo derribó salió a la luz en 2012, cuando su lugarteniente, Wang Lijun, entró al consulado de Estados Unidos en Chengdu en febrero y le dijo a diplomáticos estadounidenses que la esposa de Bo, Gu Kailai, estaba involucrada en un caso de homicidio.

Posteriormente, una corte encontró a Gu culpable del asesinato del empresario británico Neil Heywood en un cuarto de hotel de Chongqing, en 2011.

Ahora ve
En 20 frases, así fue la defensa de Emilio Lozoya sobre el caso Odebrecht
No te pierdas
×