Activistas de la reforma inmigratoria critican la pasividad de Obama

Ante un nuevo proyecto de reforma inmigratoria, activistas urgieron al Congreso y al presidente de Estados Unidos a retomar el debate
La reforma inmigratoria ante cierre del gobierno
| Otra fuente: CNNMéxico

Activistas defensores de la reforma inmigratoria criticaron este jueves la falta de acción del presidente y de la Cámara de Representantes de Estados Unidos para lograr avances en la reforma inmigratoria, casi 100 días después de que fue aprobado el proyecto de reforma en el Senado. 

“Seguimos comprometidos con encontrar una solución permanente para nuestras familias, que han vivido con miedo por mucho tiempo”, dijo Mario Carrillo, portavoz de la organización más grande de jóvenes latinos indocumentados en el país, United We Dream en entrevista con CNNMéxico. “Seguiremos presionando al presidente Obama, pidiéndole que tome acción y que ponga en alto las deportaciones que separan a miles de familias cada año”, agregó.

“Han pasado casi 100 días desde que el Senado aprobó la reforma inmigratoria bipartidista, sin embargo, la Cámara de Representantes sigue bloqueando la medida”, dijo en un comunicado de prensa Janet Murguía, presidenta y directora ejecutiva del National Council of La Raza (NCLR), la mayor organización en defensa de los derechos hispanos en EU. “Ahora es cuando la Cámara debe entregar las soluciones que Estados Unidos necesita, y hay una muy clara: EU merece un voto. La propuesta de hoy reafirma que para implementar cambios sustanciales es necesario que exista un sistema migratorio moderno y funcional”, agregó.

Miembros de la Cámara de Representantes presentaron este miércoles un nuevo proyecto de reforma inmigratoria. El documento es casi igual al que fue aprobado por el Senado estadounidense en julio, sin embargo, contempla la reducción de las medidas de seguridad en la frontera con México. El plan fue diseñado por la congresista Nancy Pelosi, líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes.

La medida fue presentada en el Congreso estadounidense por los representantes Joe García, Judy Chu, Jared Polis, Steven Horsford y Suzan DelBene. El título de esta es Border Security, Economic Opportunity and Immigration Modernization Act (Ley de seguridad fronteriza, oportunidad económica y modernización de la migración).

Ante la presentación de este nuevo proyecto de reforma inmigratoria, algunas organizaciones de activistas aplaudieron la nueva medida y reafirmaron su compromiso para que los asuntos migratorios vuelvan a ser una prioridad para el  Congreso y se apruebe una reforma. 

“Los dos partidos políticos deben darse cuenta de la necesidad política y moral de que se frenen las deportaciones y el descontrol en la implementación de la justicia. Sin embargo, este proyecto no es suficiente, especialmente cuando la pasividad del Congreso y del presidente Obama continúa devastando nuestras comunidades”, dijo en un comunicado de prensa Cristina Jiménez, directora de United We Dream.

Las organizaciones reafirmaron sus exigencias y pidieron una reactivación del debate. “El Partido Republicano no puede costear la falta de acción en el asunto migratorio. Los DREAMers, latinos y la comunidad inmigrante de votantes seguirá analizando la participación de ambos partidos, por lo que tanto republicanos como demócratas deben probar que pueden hacer su trabajo y gobernar”, dijo Jiménez.

El debate de la reforma inmigratoria estaba previsto para dar una resolución en septiembre. Sin embargo, otros temas como la intervención de Estados Unidos en Siria y ahora el cierre parcial del gobierno ocuparon la agenda del Congreso. 

“Somos conscientes de que hay muchas otras cuestiones importantes que el Congreso debe abordar, pero eso no hace que nuestra lucha por la justicia sea menos importante. El cierre del gobierno no parará el impulso de nuestro movimiento del último año a seguiremos presionando al Congreso que actúe hoy”, dijo Carrillo.

Organizaciones como el Service Employees International Union, lanzaron una campaña esta semana para convocar a miles de personas a participar en más de 90 protestas y movimientos este sábado. Las dos principales consignas son pedir al Congreso que impulse el debate inmigratorio y que se frenen las deportaciones. 

“Nuestra comunidad continuará involucrándose en este proceso para asegurar que se llegue a una solución que garantice la protección, seguridad, el refuerzo eficiente y que otorgue una vía pertinente para la ciudadanía”, dijo Murguía. “El movimiento para poner en acción la reforma inmigratoria es cada vez más grande en todos los sectores de la sociedad estadounidense. Mas de 100 eventos se van a dar durante esta semana y terminará el 8 de octubre, cuando los promotores de esta nueva legislación hablen ante el pleno de la Cámara de Representantes”, añadió.

"Seguimos esperanzados en que la reforma inmigratoria ocurra este año. Eso es lo correcto para la comunidad latina, la comunidad inmigrante y la competitividad económica y social del país", dijo Max Sevillia, director de asuntos políticos y legislativos del fondo educacional de la National Association of Latino Elected and Appointed Officials (NALEO). 

El 18 de septiembre, el presidente estadounidense descartó emitir una orden que frene la deportación de todos los inmigrantes indocumentados en el país y afirmó que el Congreso debe aprobar una reforma migratoria. Durante una entrevista con la cadena de televisión Telemundo, Obama explicó que la tarea del Ejecutivo es hacer cumplir las leyes y que, más allá de suspender la deportación de ciertos estudiantes indocumentados, ampliar esa medida al resto de los extranjeros clandestinos sería indefendible.


La propuesta aprobada por el Senado en julio contempla una inversión de 4,500 millones de dólares para el refuerzo de la seguridad de la frontera sur y prevé la contratación de 3,500 agentes fronterizos adicionales.

Ahora ve
Así crece la bebé panda gigante que nació en el zoológico de Tokio
No te pierdas
×