Un hombre dispara en el aeropuerto de Los Ángeles, ¿por qué?

El FBI reveló la identidad del atacante, un joven angelino de 23 años que disparó contra funcionarios de seguridad
Autor: Lateef Mungin y Greg Botelho
(Reuters) -

No está claro el porqué un hombre de 23 años, identificado por el FBI como Paul Anthony Ciancia, asaltó uno de los aeropuertos más concurridos de Estados Unidos, lo que sí se sabe es que era un sujeto peligroso.

Las autoridades investigan a fondo para descubrir los motivos que lo orillaron a realizar el ataque en el que murió una persona. 

Tenía suficiente munición para que “todo el mundo literalmente quedara muerto en ese terminal", dijo el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti.

Cualquiera que sea la razón, el sospechoso, armado con lo que la policía dice era un rifle de asalto, abrió fuego en la Terminal 3 del Aeropuerto Internacional de Los Ángeles, matando a uno persona y lanzando ráfagas de balas antes de ser herido y capturado.

Una pista sobre las intenciones del sospechoso provino de uno de los testigos del caos. Algunos dijeron que el hombre armado preguntaba a la gente: "Oye, ¿eres TSA?", las siglas en inglés de los elementos de la Administración de Seguridad en el Transporte. Si decían que "no", él seguía adelante.

Leon Saryan, uno de los pasajeros entrevistados, dijo a CNN que el hombre al que vio disparar le acababa de preguntar "calmadamente": "¿TSA?"Sacudí la cabeza (...) y él siguió su camino", dijo Saryan.

Entre las pertenencias que le fueron encontradas al agresor estaba un discurso que parecía hacer referencia al Nuevo Orden Mundial, así como quejas contra el gobierno y contra la TSA, informó este sábado un funcionario federal.

No está claro a qué se hace referencia, y los investigadores federales no han encontrado vínculos conocidos con grupos, ni nada se sabe en el fondo del sospechoso que lo explique.

El Nuevo Orden Mundial es generalmente considerado como una teoría de la conspiración en la que la gente sospecha que un grupo de élites está conspirando para formar un gobierno de un mundo autoritario.

El incidente interrumpió vuelos y afectó a cientos de pasajeros. A partir de este sábado por la mañana, la Terminal 3 se mantuvo cerrada, y no estaba claro cuándo se reabriría.

En un mensaje en Twitter este sábado por la mañana, el aeropuerto dijo que desde el inicio del incidente a las 9:30 horas (local) de este viernes, y hasta la medianoche, se estima que 1,550 vuelos programados con cerca de 167,050 pasajeros fueron "afectados”.

Un oficial muerto

El elemento de la TSA asesinado es el primer empleado de esa relativamente nueva agencia de seguridad en morir en el cumplimiento del deber.

Fue identificado como Gerardo Hernández, quien cumpliría 40 años la próxima semana. Estaba trabajando como inspector de documentos de viaje al momento de los disparos, según un sindicato de los trabajadores de TSA y fuentes federales.

Otros dos funcionarios de la TSA también recibieron disparos, uno de ellos en la pierna, dijeron las autoridades.

El presunto asesino fue detenido tras recibir disparos en el pecho varias veces, de acuerdo a una fuente de inteligencia informada por la policía de Los Ángeles. A partir del viernes por la noche, estaba recibiendo atención médica en un hospital, según el agente especial del FBI del caso, David Bowdich.

El Centro Médico Ronald Reagan de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) dijo que recibió tres hombres víctimas, una en estado crítico y dos en buenas condiciones.

Uno de los dos en buenas condiciones sufrió heridas de bala, mientras que otro tenía una lesión no especificada, dijo Lynne McCullough, una médico de urgencias en el hospital de Los Ángeles. Uno de ellos fue dado de alta este viernes por la tarde, y entre quienes se quedaron en el hospital estaba Ciancia, según la fuente de inteligencia.

Otros dos pacientes fueron trasladados al Centro Médico Harbor, de la UCLA, en Torrance, dijo David Klurad, un cirujano de traumatismo del hospital.

Describió a uno como una persona "de mediana edad", con lesiones no graves tras recibir un disparo en el hombro. El otro no tenía signos de vida cuando llegó al hospital, agregó el cirujano.

Preocupaciones familiares

Otra clave para conocer el estado mental de Ciancia vino de su familia. Vive en Los Ángeles, pero sus familiares son de Nueva Jersey y estaban preocupados por él, dijo Allen Cummings, director de la policía en Pennsville, Nueva Jersey.

La familia de Ciancia se preocupó en los últimos días después de que envió a su hermano y a su padre "furiosos y errados" mensajes de texto hablando sobre el gobierno al vivir en Los Ángeles y su infelicidad general, dijo una fuente de inteligencia.

Pero a pesar de los mensajes inquietantes, la familia de Ciancia seguía sorprendida por los acontecimientos de este viernes.

"Ellos están molestos", dijo Cummings a los periodistas, hablando de la familia del agresor. "Quiero decir que esto es una sorpresa para ellos, es un choque para nuestra comunidad".

Terror en la terminal

El tiroteo provocó que el jefe de la policía del aeropuerto, Patrick Gannon, describiera a la situación como una "gran cantidad de caos".

La gente corría por sus vidas y se refugiaron donde pudieron, ya que las autoridades persiguieron al hombre armado.

Chuck Ocheret estaba en el aeropuerto cuando escuchó dos "fuertes pops". "Entonces oí está loca carrera de las personas, y hubo una estampida de gente que venía de esa dirección", dijo Ocheret. "En realidad, nadie sabía lo que estaba pasando".

El día era de lo más normal en la Terminal 3 del aeropuerto, a las 9:20 horas (local) cuando el sospechoso se acercó a un puesto de control. Allí "sacó un rifle de asalto de una bolsa y comenzó a disparar", dijo Gannon.

El pasajero Saryan había pasado el puesto de control de la TSA y se reacomodaba los zapatos y el cinturón, cuando se oyeron disparos, provocando que "todo el mundo cayera al suelo y... a correr".

Un oficial de la TSA agarró los zapatos de Saryan y empezó a correr junto a él, antes de que el pistolero rozara al elemento con una bala.

"Fui y me encogí en una esquina", dijo Saryan.

El sospechoso seguía en la Terminal 3, equipado con tres cargadores para su arma, según la fuente de inteligencia informado por la policía de Los Ángeles. Comenzó a correr por la Terminal 3.

Pero la compañía llegó. Gannon dijo que dos oficiales de su departamento respondieron "en cuestión de segundos después de que comenzó el tiroteo” y salieron corriendo en busca del sospechoso.

El pasajero Vernon Cárdenas estaba sentado en un extremo de la terminal, cuando oyó el ruido y vio una masa de gente que corría hacia él. Él y otros se abalanzaron a través de una puerta de salida con seguridad abierta y corrieron hacia la pista con la creencia de que era más segura.

El área circular donde Cárdenas había estado es en donde ocurrió el enfrentamiento que finalizó con el disparo de la policía al agresor, según la fuente de inteligencia.

Ellos no tomaron ningún riesgo con el sospechoso herido tampoco, los esposaron a una camilla mientras lo sacaban. Las autoridades dijeron que encontraron más de 100 cartuchos de munición aún sin utilizar.

El fuego fue tan inesperado y repentino que muchos pasajeros entraron en pánico y salieron corriendo de la terminal por su seguridad, dejando atrás sus pertenencias.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Funcionarios del aeropuerto tuitearon que los pasajeros pueden volver este sábado para recoger las pertenencias que dejaron en medio del caos.

Michael Martinez, Greg Botelho, Evan Pérez, Joe Sutton, Chelsea J. Carter, Casey Wian, Deborah Feyerick, Paul Matadeen, Kyung Lah y Carey Bodenheimer colaboraron en este reporte.

Ahora ve
Carstens deja Banxico con un recorte al pronóstico de crecimiento económico
No te pierdas
×