Cinco cosas que no sabías del nuevo alcalde de Nueva York

Bill de Blasio se comprometió a promover programas para beneficiar a los pobres y terminar con algunas de las políticas de su antecesor
bill de blasio, nueva york, candidato, alcalde  bill de blasio
Autor: Julian Cummings
(Reuters) -

Bill de Blasio será el primer alcalde demócrata de Nueva York después de dos décadas tras derrotar fácilmente al republicano Joe Lotha gracias a una campaña en la que rechazó las políticas de su predecesor, Michael Bloomberg.

La ciudad de Nueva York es famosa por sus políticas liberales, pero no había elegido a un alcalde demócrata en los últimos cinco comicios; Bloomberg ocupó el cargo durante tres periodos y Rudolph Giuliani, su antecesor, sirvió en dos periodos.

De Blasio tenía una ventaja de cerca de 40 puntos porcentuales en casi todas las encuestas que se hicieron desde que inició la elección general, a mediados de septiembre y culminó su racha el martes.

Encabezó una campaña con una agenda liberal, en la que sustuvo que Bloomberg favoreció a las élites acaudaladas de Manhattan y que aplicó injustamente la impopular política policial de "detener y cachear".

Estas son cinco cosas que debes saber sobre el próximo alcalde de la ciudad de Nueva York.

1. Atrasado en las primarias

De Blasio era el candidato menos favorecido de los demócratas: las encuestas indican que inició la campaña para las primarias con solo el 10% del apoyo de su partido, aunque más adelante ganó la elección.

Primero, superó al exrepublicano, Anthony Weiner, quien perdió el liderazgo cuando su campaña colapsó a causa de su segundo escándalo de sexting; luego, alcanzó a la favorita de Bloomberg, Christine Quinn, a la que derrotó el día de las elecciones primarias tras asegurar el 40% de los votos, con lo que evitó una segunda vuelta.

2. ¿Está calificado para dirigir la ciudad de Nueva York?

Hasta hace poco, De Blasio era relativamente desconocido en la política de la ciudad de Nueva York. Actualmente es el defensor público de la ciudad, una especie de guardián del pueblo. Antes de eso, dirigió la primera campaña de Hillary Clinton al Senado estadounidense.

Su falta de presencia política hace que los críticos se cuestionen si con su equipo poco numeroso y su breve currículum es apto para dirigir a la Gran Manzana y el presupuesto de 70,000 millones de dólares (910,000 millones de pesos). 

De Blasio ignora a sus detractores al decir que ha escuchado esas críticas muchas veces a lo largo de los 25 años de carrera pública en la ciudad de Nueva York.

3. El efecto de la familia

De Blasio ha aparecido en varias ocasiones junto con su familia multirracial en comerciales y eventos de campaña; muchos observadores dicen que esto le ha dado la ventaja.

Su hijo, Dante, tiene 15 años y dirige su propia campaña: pone de relieve las posturas de su padre, incluida la que adoptó en contra de la impopular política de "detener y cachear" del departamento de policía de Nueva York.

Su esposa, Chirlane McCray, ocupa el primer plano como estratega principal y se consideraba lesbiana antes de casarse con De Blasio.

4. El anti-Bloomberg

De Blasio se hace llamar "la alternativa progresista" y asegura que las políticas del actual alcalde favorecen a los ricos. En repetidas ocasiones ha usado frases como "inequidad en los ingresos" y "la historia de dos ciudades" para describir a la ciudad de Nueva York que Bloomberg gobierna.

De Blasio señala que el índice de pobreza de 21% es prueba de ello y ha hecho campaña con el fin de cerrar la brecha al obligar a los desarrolladores de vivienda a construir o conservar 200,000 viviendas asequibles y crear un programa universal de guarderías para los pobres que se financiaría con el incremento a los impuestos a quienes ganen más de 500,000 dólares (6 millones 500,000 pesos).

El mensaje anti-Bloomberg sobre la inequidad en los ingresos resonó particularmente entre las minorías y los votantes de bajos ingresos: De Blasio tenía una gran ventaja sobre Lhota entre los electores negros y latinos en comparación con los electores blancos.

5. Poner un alto a la "stop and frisk" 

Uno de los asuntos más controvertidos de la carrera electoral fue la política de "detener y cachear" (stop and frisk), que permite a la policía de Nueva York revisar a la gente en zonas con altos índices de criminalidad. De Blasio dice que esta política se aplica injustamente a los pobres y en los vecindarios en los que habitan las minorías y se comprometió a poner fin a esa medida, a la que tildó de racista.

La incidencia delictiva se redujo en un 75% durante los gobiernos de Giuliani y Bloomberg, por lo que Lhota dijo que las posturas de De Blasio respecto a la seguridad pública eran "irresponsables" y se comprometió a mantener la ley en vigor si resultaba electo.

De Blasio respondió al decir que la ciudad puede ser más segura si se parte de las bases que se han sentado y se construye una relación mejor entre la policía y las comunidades.

Ahora ve
Opositor Antonio Ledezma escapa de arresto domiciliario y sale de Venezuela
No te pierdas
×