La burbuja inmobiliaria impide a la población china comprar una casa

El alza de precios de los bienes raíces en China evidencia la falta de oportunidades para invertir y la necesidad de las reformas económicas
casa_china
casa_china  casa_china
Pauline Chiou
Autor: Pauline Chiou | Otra fuente: CNN
BEIJING (Reuters) -

Cui Shufeng es una burócrata retirada que vive en Beijing. Es una de los afortunados que compraron una vivienda mucho antes de que el sector inmobiliario quedara fuera del alcance del asalariado chino promedio.

"Es ridículamente caro", dice la mujer mientras señala los departamentos que hay en su vecindario. "Estas casas que están cerca de la escuela cuestan 70,000 yuanes [148,000 pesos] por metro cuadrado. Un metro cuadrado ni siquiera vale 7,000 yuanes [14,820 pesos] porque ni siquiera es de buena calidad".

El gobierno central es consciente de las inquietudes de la gente y se espera que se discutan algunas reformas económicas durante la sesión plenaria que el Partido Comunista celebra desde el sábado hasta este martes. Para los líderes chinos, el sector inmobiliario es un tema político delicado. El sueño de poseer una casa está muy lejos del alcance de decenas de millones de ciudadanos chinos.

Los datos sobre vivienda más recientes indican que en septiembre los precios de las viviendas nuevas aumentaron a un ritmo mayor que en los últimos tres años. En Beijing, el precio de las viviendas nuevas subió un 16% respecto al año pasado, un 17% en Shanghái y un 20% en Shenzhen.

"El problema es que la población china tiene pocas vías para invertir. Perdieron la confianza en el mercado bursátil, así que recurren al mercado inmobiliario", explica Xu Si Tao, director para China de la Unidad de Inteligencia de la publicación británica The Economist.

Xu señala que la dirigencia central tiene que tomar medidas audaces en las reformas financieras para que los ciudadanos tengan más opciones para invertir su dinero. Una de las medidas que el gobierno chino está considerando es permitir que los bancos establezcan sus propias tasas de interés, lo que crearía una mayor competencia.

Estuve en Beijing hace dos semanas y visité un complejo de villas de lujo. Era un lugar grande que contaba con docenas de villas terminadas, pero en su mayoría vacías. Un empleado que se encontraba en la oficina de ventas me dijo que la casa promedio tenía un precio de 23 millones de yuanes (49 millones 400,000 pesos) y que la mayoría ya se habían vendido. Dijo que la mitad las ocupaban los dueños (aunque vi pocas señales de que hubiera habitantes) y que la otra mitad se compraron como inversión.

Me dijeron que el supermercado que se encuentra en el centro del complejo estaba abierto y que los habitantes lo usan a menudo. Se veía claramente que seguía en construcción. Cuando mencioné esto, me dijeron que la gran inauguración sería el año próximo.

El mensaje es que la burbuja está viva y está creciendo, y que todas estas villas son un buen lugar —y al parecer, vacío— para esconder dinero.

Cui niega con la cabeza ante el dilema al que el gobierno se enfrenta. "No creo que los precios de la vivienda bajen radicalmente porque nuestra economía sigue bien", dice. "Nuestro hijo compró recientemente una casa en Estados Unidos. El precio era casi el mismo que el de un departamento en Beijing, pero es mucho más grande y de mejor calidad".

Ahora ve
La cifra de grupos extremistas en Estados Unidos ha crecido en el último año
No te pierdas
×