Eric Holder apela la decisión de procesarlo por 'Rápido y Furioso'

El Departamento de Justicia argumentó que el proceso contra su titular afectaría la negociación política y la división de poderes en EU
Autor: Conor Finnegan y Jonathan Auerbach
(Reuters) -

El secretario de Justicia de Estados Unidos, Eric Holder, busca una apelación a un mandato judicial que permite a la Casa de Representantes presentar cargos contra el programa contra el tráfico de armas Rápido y Furioso del Departamento de Justicia.

Holder es acusado por la Cámara de rehusarse a entregar documentos del programa del Buró de Control de Bebidas Alcohólicas, Alcohol, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés), que permitió que miles de armas llegaran a cárteles del narcotráfico mexicanos. 

El gobierno de Barack Obama invocó el privilegio del Ejecutivo de mantener sellados algunos de los registros sobre su reacción ante el operativo Rápido y Furioso.

Un comité de la Cámara de Representantes presidido por el republicano Darrell Issa votó el año pasado a favor de procesar a Holder.

El Departamento de Justicia presentó su iniciativa la tarde de este sábado, en el que pide a la juez de distrito Amy Berman Jackson enviar el caso a la Corte de Apelaciones en el circuito del Distrito de Columbia. En septiembre, la juez Jackson —nominada por el presidente Obama— permitió la procedencia del caso contra Holder, a pesar de la solicitud de la presidencia para desecharlo.

La petición del Departamento de Justicia argumenta que el fallo de Jackson tiene “potencialmente un gran significado” en su habilidad para alterar el balance de poderes entre el Legislativo y el Ejecutivo.

En otras palabras, la administración Obama argumenta que es necesario que una instancia judicial superior sopese el caso antes de proceder, porque el asunto involucrado podría afectar la separación de poderes en una forma negativa.

La juez Jackson aún tiene que determinar si en primer lugar fue legal que la administración usara su privilegio de reserva de información.

Según cálculos del Congreso, durante la realización del operativo Rápido y Furioso, unas 2,000 armas cruzaron ilegalmente la frontera entre México y Estados Unidos. La mayoría de ellas, al menos 1,400, no ha sido localizada.

Juez desecha demanda de agente asesinado

En otro hecho del caso Rápido y Furioso, un juez federal en Arizona desechó una demanda presentada por familiares del agente de la Patrulla Fronteriza muerto en un enfrentamiento con miembros de un cártel mexicano en una escena donde fueron hallados dos rifles de la polémica operación contra el trasiego de armas.

El agente Brian Terry fue asesinado en 2010 a unos 28 kilómetros de la frontera mexicana. Los padres de Terry demandaron a varios funcionarios del Departamento de Justicia y del ATF, indicando que la muerte de Terry derivó de errores al interceptar armas adquiridas ilegalmente.

Las autoridades estadounidenses no han producido evidencia de que Terry haya sido asesinado por las armas halladas en la escena del crimen.

El padre de Brian, Kent Terry, declinó emitir comentarios este sábado a CNN.

Ahora ve
No te pierdas