La esperanza sobre el liderazgo exterior mexicano decrece tras un año

El bajo crecimiento y la falta de logros nacionales e internacionales rebajan las expectativas de México en el mundo
El primer año de Peña en cinco minutos
| Otra fuente: CNNMéxico

Las expectativas del gobierno de Enrique Peña Nieto y de analistas internacionales sobre el peso de México en el exterior han perdido aliento un año después. Un menor crecimiento del esperado, el retraso de algunas reformas y una política exterior que algunos califican como de continuidad apuntan como factores.

Peña Nieto dijo al inicio del mandato que su gobierno estaba listo para despuntar como “líder global”. La idea la reiteró el artículo publicado en febrero en el New York Times por Thomas Friedman, How Mexico Got Back in the Game, que erigió al país como la potencia del siglo XXI, por encima de China o India. El Financial Times se refería al país norteamericano como el “tigre azteca” y otros medios como The Economist aludían al “Mexican Moment” (MeMo).

La prensa internacional, que admite el descenso del empuje del Mexican Moment, mantiene las expectativas sobre su potencial, con grandes esperanzas sobre la reforma energética, como apunta un artículo del Financial Times. En la misma línea, Foreign Policy titula Peso me mucho. Why Mexico is the new darling of emerging markets, en torno al potencial del mercado mexicano y de las expectativas sobre sus reformas.

“Se está proyectando un México con mejor ánimo, pero hay que darle mucha más sustancia”, dijo Mauricio Meschoulam, internacionalista y profesor de la Universidad Iberoamericana, al armar un balance sobre el intento de Peña Nieto de que la violencia no primara en la agenda exterior.

El gobierno pretendía lanzar una “narrativa de las reformas y del cambio”, potenciando la democracia sin interrupción, la estabilidad macroeconómica, la apertura comercial, el intercambio con Estados Unidos, una población joven, entre otros, según explica Aurelio Nuño, jefe de la Oficina de la Presidencia, en el artículo De estado fallido a la nueva China, de la revista Expansión.

A pesar de reconocer el éxito de esa estrategia, Meschoulam se pregunta: “¿Realmente México tiene un peso mayor en foros internacionales, incide más en la política global que hace un par de años? No lo creo. No veo una estrategia para eso”, responde.

“El exterior ha quedado desvanecido ante la dimensión de los problemas internos”, sostiene Olga Pellicer, profesora del Departamento de Estudios Internacionales y exdirectora del Instituto Matías Romero. La académica critica que “ni siquiera en una reforma tan importante como la energética, el análisis de los factores externos está siendo lo suficientemente riguroso para tener claro que el exterior es una limitante y una oportunidad”.

Peña Nieto ha sostenido 83 encuentros de alto nivel y ha firmado al menos siete tratados para defender y promover los intereses mexicanos en el mundo. De las citas bilaterales, destacan la mantenida con el presidente de EU, Barack Obama, con el que cerró acuerdos educativos y económicos. A pesar de incluir nuevos temas en la agenda bilateral, “hay muchos sectores en EU que siguen considerando los problemas de seguridad en México de los más graves por lo que terminan empañando la agenda”, dijo Meschoulam, en alusión al Departamento de Estado, el Departamento de Seguridad Interior y el Pentágono, entre otros.

“En ningún rubro veo posiciones claras, ni adelantos evidentes. En la seguridad, no se ve un nuevo proyecto ni el nuevo entendimiento. Fuera de hacer declaraciones, no veo que esté pasando”, dice Pellicer sobre la relación con EU.

“El lanzamiento de las reformas, el Pacto por México, configuran una habilidad política, un potencial muy favorable, pero mantenerlo ha sido difícil. El año acaba con una curva hacia abajo. Hemos crecido muy poco, dice Pellicer.

El crecimiento económico no fue el esperado. El Banco de México recortó a principios de noviembre el pronóstico de crecimiento económico para 2013 a un rango de 0.9 a 1.4%, cuando la anterior previsión había sido de entre el 2 y el 3%. Peña Nieto aseguró después que, si se materializan las reformas impulsadas, el desarrollo será mayor en 2014.

Los retrasos también se han manifestado en política, con al menos cinco reformas pendientes. 

La atención sobre Asia

Los analistas consultados convergen en el giro en la relación con Asia, con China principalmente. Peña Nieto y el presidente chino, Xi Jinping, acordaron proyectos de asociación estratégica en energía, turismo y educación. Aunque con expectativas variadas, la Alianza del Pacífico, firmada por Chile, Perú, Colombia y México, constituye otro paso firme del gobierno mexicano, en el que ha mostrado un interés en reforzar la relación con Latinoamérica.

Más allá del capítulo asiático y de la Alianza del Pacífico, las posturas se dividen al considerar si el gobierno desarrolla una política exterior con directrices claras o si sigue una agenda sin grandes cambios respecto a mandatos anteriores.

“Se ve claramente el regreso a la política exterior del PRI, acercándose a Latinoamérica. Ha sido un claro giro”, según Norberto Consani, director del Instituto de Relaciones Internacionales de la Universidad de La Plata, de Buenos Aires. “Se ha dado un cambio en el sentido que este gobierno encabezado por el PRI ha vuelto hacia una política exterior activa, omnidireccional, dejando atrás la inercia y pasividad que caracterizó a la política exterior panista”, considera Marisela Connelly, investigadora del Centro de Estudios de Asia y África del Colegio de México.

Respecto al liderazgo de Peña Nieto en Latinoamérica, reina la postura negativa, más o menos justificada. “Los problemas en su crecimiento económico, la corrupción y los retos a la gobernabilidad en partes importantes del país le impiden protagonizar un papel de liderazgo”, según Romer Cornejo, internacionalista del Colegio de México.

“En este marco, la respuesta ante el espionaje de Estados Unidos, formal y tímida, resulta natural, pues una respuesta más firme podría provocar revelaciones que debiliten aún más a las instituciones del Estado”, añade Cornejo. “El liderazgo no se aprecia de manera contundente en absoluto”, concluye Meschoulam.

A la espera de los resultados de las alianzas internacionales y de las reformas internas, la situación ahora parece que está “en espera”, como define Claude Smadja, exdirectora del World Economic Forum y organizadora del mayor congreso de negocios de México. “Estas iniciativas, que van de la mano con el crecimiento todavía, se tienen que aprobar y aún está por verse cómo se implementarán algunas que ya se aprobaron”, sostiene Smadja en entrevista con CNNExpansión.

Estamos en un momento crucial, dijo Luis Videgaray, secretario de Hacienda, en entrevista con CNNExpansión. Lo que los mexicanos decidan en los próximos meses definirán el futuro económico de México para los siguientes años, puede que incluso para las próximas décadas”, según Videgaray.

Ahora ve
El factor que más interesa a los millennials al buscar empleo, encima del dinero
No te pierdas
×