Una mujer guía a los rescatistas hacia los restos de un avión en Alaska

La valiente mujer se abrió paso por la tundra para ir al encuentro del grupo de rescate y guiarlos a donde se hallaban las víctimas
avión alaska cessna  avión alaska cessna
Autor: Steve Almasy
(Reuters) -

Un pequeño avión cayó en una parte muy remota de Alaska, a varios kilómetros del pequeño pueblo de St. Mary.

Era una noche particularmente oscura y cubierta de niebla; los rescatistas tenían dificultades para encontrar el sitio en el que el cayó el Cessna y sus 10 pasajeros.

Hablaron por teléfono con la sobreviviente, Melanie Coffee, pero por el mal clima, encontrar el avión y a la sobreviviente, era como buscar una aguja en un pajar.

No obstante, Coffee —de 25 años— se las arregló para recorrer los 800 metros de tundra resbaladiza e inclinada que la separaban del relleno sanitario del pueblo, en donde se encontró con el equipo de búsqueda. Los guió serenamente hacia el sitio del accidente.

Fue demasiado tarde para cuatro personas, entre ellos su bebé de cinco meses de nacido. Murieron a causa de las lesiones.

Los otros tenían lesiones en la cabeza y fracturas múltiples.

Si no hubiera ido por ayuda, habrían muerto más personas, dijo Clifford Dalton, paramédico de LifeMed Alaska.

"El que lograra llegar a un sitio identificable ayudó a expeditar la ayuda para el resto de los pacientes", dijo Dalton. "Lo más notable es que ella atendía a su bebé que estaba gravemente herido en ese momento".

El diario Anchorage Daily News reportó que tras el accidente, Coffee usó un celular para llamar al asistente clínico de guardia de St. Mary, una localidad de solo 500 habitantes.

Fred Lamont Jr. dijo al diario que Coffee trató de administrar reanimación cardiopulmunar (RCP) a su bebé. Dalton dijo que Coffee era una heroína que puso las necesidades de los demás por encima de las suyas.

Dalton agregó que él y su compañero, Paul Garnet, trataron a los pacientes en el sitio. Entre seis y ocho aldeanos ayudaron a cargar a cada uno de los sobrevivientes al relleno sanitario, ya que las ambulancias no podían acercarse al lugar. Preocupados, los habitantes de Mountain Village —que está a unos 40 kilómetros del lugar del siniestro y de donde provenía la mayoría de las víctimas— llegaron a ayudar.

Las autoridades no están seguras de las razones por las que se estrelló el vuelo 1453 de Hageland Aviation. Salió de Bethel a las 17:40 horas (local) y cayó a unos seis kilómetros del aeropuerto de St. Mary.

"Hageland está trabajando para recabar información para responder a las preguntas y hacemos lo posible para aliviar el sufrimiento de los involucrados en el accidente. Somos un negocio familiar y para nosotros esta es una tragedia inefable", comentó Jim Hickerson, presidente de Hageland en la página de Facebook de la empresa.

Las autoridades señalaron que los fallecidos fueron Wyatt Coffee, de cinco meses de nacido; el piloto, Terry Hanson, de 68 años; Richard Polty, de 65, y Rose Polty, de 57.

Cuatro personas con lesiones fueron hospitalizadas y estaban en buenas condiciones, según las autoridades. Se trata de Pauline Johnson, de 37 años; Shannon Lawrence (no se mencionó su edad); Tanya Lawrence, de 35, y Garrette Moses, de 30. Entre los heridos también estaba Kylan Johnson, de 14 años, quien recibió tratamiento y se le dio de alta.

Una portavoz del Alaska Native Medical Center dijo que Melanie Coffee estaba en buenas condiciones y que no dará entrevistas.

La Junta Nacional de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos (NTSB por sus siglas en inglés) señaló el domingo que aún era prematuro determinar la causa del accidente.

Los residentes de Alaska dependen del transporte aéreo más que los habitantes de otros estados de Estados Unidos, ya que muchos pueblos no están conectados a la red de carreteras.

Cerca del 35% de los accidentes de aviones en Estados Unidos que se registraron entre 1990 y 2009 ocurrieron en Alaska, según datos de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades.

Paul Vercammen, Stan Wilson, Karan Olson y Joe Sutton colaboraron con este reportaje.

Ahora ve
Los cultivos de café latinoamericanos están bajo la amenaza del cambio climático
No te pierdas
×