Asistentes al funeral de Mandela honran entre risas su afán conciliador

Cantos, bailes y afectos fotografiados predominaron en Johanesburgo, a pesar de la lluvia y de las ausencias
Barack Obama David Cameron Helle Thorning-Schmidt  Barck Obama David Cameron Helle Thorning-Schmidt  (Foto: Reuters)
| Otra fuente: CNNMéxico

Las decenas de miles de personas que asistieron este martes al funeral Nelson Mandela homenajearon al expresidente de Sudáfrica con alusiones a su legado social y político, pero también protagonizaron escenas que fueron de la fiesta al abucheo, pasando por los momentos selfies, y que centraron la atención del homenaje.

Los que acapararon las cámaras de los miles de periodistas que cubrieron la ceremonia fueron los grandes mandatarios. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su homólogo cubano, Raúl Castro, se dieron la mano, en lo que se consideró un evento histórico, con el bloqueo económico vigente del país norteamericano a la isla y la relación bilateral suspendida desde la revolución cubana de 1959. Los analistas políticos recordaron el momento en el que el expresidente Bill Clinton saludó a Fidel Castro en la ONU en 2000.

Obama atrajo de nuevo los focos para otra de las fotos más vistas de la jornada, en la que aparece con el primer ministro británico, David Cameron, y la primera ministra de Dinamarca, Helle Thorning-Schmidt. Los tres mandatarios lucen sonrientes para una autofoto, para la que queda fuera de plano la primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, que lució un gesto serio. Una serie de imágenes del jugueteo dejaron volar las interpretaciones sobre si la primera dama se molestó y decidió sentarse en medio de su esposo y la líder europea.

El presidente de España también aludió a él mismo poco antes de dirigirse al estadio donde se celebró la ceremonia. Tras bajar con el pelo mojado, se justificó ante el príncipe Felipe de Borbón, cabeza de la comitiva española, diciendo que se acababa de “pegar una ducha”. Rajoy conjugó de nuevo la primera persona en sus primeras declaraciones al llegar al FNB de Johanesburgo: “Es uno de los lugares más emblemáticos de Sudáfrica para nosotros porque aquí ganó el mundial la selección”, según reportó la emisora pública Radio Nacional de España.

Mientras, en otra punta del estadio, el presidente mexicano posaba sonriente para la prensa oficial junto dos de las celebridades asistentes: el músico Bono, líder la banda U2, y la actriz sudafricana Charlize Theron. Su tono festivo coincidía con el de las decenas de miles de sudafricanos que bailaron y cantaron en honor a Madiba, como le llamaban los suyos.

Todo, a pesar del clima. "Pido perdón por la lluvia, no la hemos podido detener, pero en la tradición africana esto es una bendición y a Mandela le habría gustado ser despedido así", aseguró Cyril Ramaphosa, vicepresidente del Congreso Nacional Africano, en una manera de decir “que siga la fiesta”. Esta se ensombreció con el abucheó que recibió el actual presidente sudafricano, Jacob Zuma, tanto cuando apareció en el escenario como cuando citaron su nombre.

¿Quién faltó?

Los ausentes supusieron otro punto negativo. La salud impidió a la reina de Inglaterra y al expresidente cubano Fidel Castro viajar a Sudáfrica. El protocolo excusó al papa Francisco, ya que los pontífices no asisten a funerales de líderes internacionales.

En el caso del Dalai Lama, el asunto es un poco más delicado. Al líder espiritual tibetano, también premiado con el Premio Nobel de la Paz, no le concedieron la visa para visitar Sudáfrica las dos últimas veces que la solicitó, probablemente, por la presión de China. Las razones del primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, fueron más prosaicas: su gabinete aludió al costo del viaje y a la dificultad de organizar la seguridad.

Pero nada deslumbró el espíritu conciliador, con estampas como la de Winnie Mandela, la segunda mujer del expresidente sudafricano, y su viuda, Graça Machel, que se abrazaron y se besaron ante los miles de asistentes.

Y los que no faltaron fueron algunos de los amigos del homenajeado, como el Premio Nobel de la Paz, Desmond Tutu, Jimmy Carter, expresidente de EU, y el exsecretario de la ONU, Koffi Annan.

Como dijo el expresidente W. F. De Klerk, en cuyo mandato fue liberado Mandela: “Me siento triste, pero agradecido de que la nación esté así de unida. Esto es lo que le hubiera gustado”.

Ahora ve
Zimbabwe vive horas de júbilo tras la histórica renuncia de Robert Mugabe
No te pierdas
×