China hizo un 'cambio cosmético' a los campos de trabajo: AI

La organización de derechos humanos denunció que en China persisten centros de lavado de cerebro y reclusión, donde hay torturas
¿Cómo hizo China para controlar la población?
Autor: Katie Hunt
(Reuters) -

La decisión de China de abolir la reeducación mediante campos de trabajo, bajo los cuales decenas de miles han sido encarcelados sin juicio, puede no ser más que un cambio cosmético, según advierte un reciente informe de Amnistía Internacional (AI).

El grupo de derechos humanos dice que mientras que los campos de trabajo se están cerrando, la investigación sugiere que las autoridades están ampliando en su lugar el uso de "cárceles negras", clínicas de rehabilitación de drogas y "centros de lavado de cerebro".

"Existe un riesgo muy real de que las autoridades chinas abolieron un sistema de detención arbitraria solo para ampliar el uso de otros tipos", dijo el informe.

Un vocero del Ministerio de Justicia de China se negó a comentar sobre el informe de Amnistía.

Corinna-Barbara Francis, investigadora para China de Amnistía Internacional, dijo que la derogación puede ser un "cambio cosmético sólo para evitar la protesta pública sobre el abuso de la reeducación a través del trabajo".

China dijo el 15 de noviembre que iba a cerrar sus campos de trabajo luego de haber puesto esa política bajo revisión, uno de los mayores cambios al sistema de justicia penal de China en décadas.

Reclusión sin juicio

El sistema fue creado en 1950 y permite a la policía detener a delincuentes menores —como ladrones, prostitutas y drogadictos— por un máximo de cuatro años sin un juicio.

Según el Ministerio de Justicia de China, el país contaba con 351 campos de trabajo a finales de 2012, con más de 50,000 reclusos. Otras estimaciones han puesto el número de detenidos mucho más altas.

El "proceso de reeducación" también se ha utilizado para castigar a los detenidos por sus convicciones políticas, religiosas o personales, como miembros del movimiento espiritual Falun Gong que está prohibido, o personas que se quejan contra los funcionarios locales, dijo Amnistía.

La tortura se dice que es moneda corriente en los campamentos.

Los detenidos han dicho a Amnistía Internacional que fueron golpeados, a veces con bastones eléctricos, se les negaron alimentos, fueron sometidos a simulacros de ahogamiento, inyectados con drogas desconocidas y se sometieron a la tortura “rack”.

Centros de lavado de cerebro

El informe dijo que las entrevistas con las personas que reclaman a los funcionarios y los practicantes de Falun Gong revelan que los abusos continuaban, a pesar del cierre de los campamentos.

Algunos campos de trabajo estaban siendo reetiquetados como centros de rehabilitación de drogas, mientras que detenidos liberados fueron enviados a cárceles negras —centros de detención no oficiales establecidos en lugares como hoteles o edificios abandonados— o "centros de lavado de cerebro ", otra forma de detención arbitraria.

Zhang Zhi, miembro de Falun Gong, dijo a Amnistía Internacional que fue liberada de un campo de trabajo en Harbin en junio de 2013, pero una persona de un centro de lavado de cerebro la esperaba en la puerta. Su familia fue capaz de intervenir e impedir que se la llevaran. Desde entonces ha pasado a la clandestinidad.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Las autoridades chinas deben poner fin de inmediato a todas las formas de detención arbitraria y asegurar que las leyes que protegen a los detenidos sean puestos en conformidad con las normas internacionales de derechos humanos", dijo Francis.

"Esto tiene que ser un cambio fundamental en las políticas que hay a raíz de la represión y que los detenidos gocen de sus derechos más básicos.”

Ahora ve
Varias personas son apuñaladas en Turku, Finlandia
No te pierdas
×