Rousseff 'vende' estabilidad mientras Brasil aguarda más protestas

La mandataria brasileña invitó a los inversionistas a mirar a su país a pesar de las cifras económicas negativas y del malestar social
  • A+A-
| Otra fuente: CNMéxico

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, presentó este viernes un panorama alentador para la inversión en Brasil en el Foro Económico Mundial y reafirmó al presidente de la FIFA que su país está listo para el Mundial.

"Mi administración siempre ha dado la bienvenida a los inversores", dijo la mandataria durante su primera asistencia al foro en Davos, Suiza, donde subrayó que la actual situación económica no debe "hacer sombra" a las posibilidades en sectores como la energía o el transporte.

En su mensaje de media hora, la presidenta destacó la "solidez" de su sistema financiero y los esfuerzos de su gobierno a la hora de controlar la inflación y reducir los gastos públicos. Sin embargo, la Confederación Nacional de la Industria (CNI) en Brasil indicó esta semana a través de un comunicado que en el país "persisten distorsiones que encarecen los proyectos de inversión y desincentivan las decisiones empresariales".

Rousseff dejó claro que la celebración de la Copa Mundial de Fútbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016 no se va a ver comprometida. "Brasil es el país del fútbol, una de las formas más importantes de paz y de lucha contra los prejuicios", dijo la mandataria, quien sostuvo que no habrá ningún retraso en las obras para la Copa del Mundo. 

"Estamos preparados para el Mundial, pero sobre todo, tenemos nuestros brazos muy abiertos para recibir a inversores de todo el mundo", concluyó la presidenta, en una ponencia en la que también avanzó la intención de Brasil de convertirse en un exportador "sustancial de hidrocarburos". 

La situación en Brasil

El mensaje de Rousseff coincide con el creciente protagonismo de la clase media brasileña para exigir la mejora de los servicios públicos y la apuesta de su gobierno por impulsar la iniciativa privada. Mientras la presidenta se encuentra entre líderes y empresarios, del otro lado del mundo, los brasileños se preparan para una nueva jornada de protestas convocada para este sábado en varias ciudades a través de las redes sociales contra la organización del Mundial de Futbol. 

Más de 40,000 personas han confirmado su presencia en las manifestaciones previstas en las dos ciudades más pobladas del país, Sao Paulo y Río de Janeiro. En otras ciudades como Brasilia, Vitoria o Belo Horizonte el número se acerca a los 10,000. 

La nueva oleada de manifestaciones la promueven varias organizaciones sociales y que se ha difundido ampliamente en los canales de comunicación de Anonymous en Brasil.

 El manifiesto de la convocatoria recuerda que el gasto de la organización del torneo ha crecido un 285% sobre el primer presupuesto previsto y denuncia la corrupción en las instituciones responsables de la construcción de los nuevos estadios para el Mundial.



Entre las peticiones del grupo se encuentra la reorganización del gasto público a salud y educación, la reorganización de las prioridades nacionales para combatir la violencia. El colectivo asegura que cerca de 800,000 personas murieron por armas de fuego entre 1980 y 2010, y que en torno a 250,000 menores sufrían explotación sexual en 2010, según cifras de Unicef.

Durante su participación en Davos, Rousseff minimizó el posible impacto de la reciente ola de protestas en Brasil, que en su opinión son "inseparables del proceso de construir la democracia y de impulsar el cambio social". 

"Mi administración entendió la voz de la calle. No pedía una vuelta al pasado, sino avances hacia un futuro con más derechos y participación", indicó la presidenta, al subrayar su compromiso de mayor inclusión social.

Rousseff aprobó el 8 de enero un decreto por el que la Secretaría General de la Presidencia, responsable de las relaciones del gobierno con los movimientos sociales, será reforzada con dos altos funcionarios para apoyar el diálogo con grupos opuestos al Mundial.

La mandataria recordó que Brasil está "preparado" para presentar este mes su propuesta en el marco de las negociaciones para un acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea (UE), y subrayó que "ha llegado la hora de reconocer el rol del comercio global en la recuperación económica". El crecimiento en Brasil fue del 2,7 % en 2011 y del 1,0 % en 2012, mientras que los expertos pronostican que no superará el 2,3 % en 2013 y sufrirá una ralentización en 2014.

Con información de EFE.

Ahora ve