Un tribunal abre el primer juicio en Francia por genocidio en Ruanda

El exjefe de inteligencia de Ruanda, Pascal Simbikangwa, es la primera persona llevada a juicio en territorio francés por la matanza de 1994
AFP
Ruanda-Paris-AFP  AFP
Autor: Marie-Louise Gumuchian y Sandrine Amiel
(Reuters) -

Dos décadas después del genocidio en Ruanda, Francia abrió su primer juicio contra un sospechoso de ser cómplice de la masacre que acabó con la vida de 800,000 personas.

El exjefe de inteligencia de Ruanda, Pascal Simbikangwa, se presentó ante una corte en París este martes en el primer día de un esperado juicio, en el que testigos han viajado desde el país del este de África para describir el supuesto rol del exsoldado en armar y dirigir a los asesinos hutu.

El hombre de 55 años, parapléjico desde 1986, está acusado de complicidad en el genocidio y crímenes contra la humanidad. Fue arrestado en 2008 en la isla de Mayotte, una posesión francesa de ultramar en el Índico. Simbikangwa niega los cargos, dijo su abogado a CNN. Si es encontrado culpable, enfrentaría una pena de prisión perpetua.

Clemence Bectarte, una abogada que trabaja con los fiscales, dijo a CNN que el juicio se enfocará en el sospechoso, pero también ofrece la oportunidad de entender el contexto en el cual fueron cometidos los asesinatos. La fiscalía usará principalmente testimonios.

“Este es, desafortunadamente, un juicio sin víctimas directas”, según Bectarte.

Los extremistas hutu atacaron a los tutsis en la masacre de tres meses en 1994, pero también hutus moderados fueron atrapados por la ola de violencia que siguió al derribo del avión que llevaba al presidente ruandés Juvenal Habyarimana (1973-1994).

Simbikangwa dejó su carrera militar luego de un accidente de auto que lo dejó en silla de ruedas. Entonces se movió a la agencia de inteligencia nacional, y supuestamente formó parte del círculo cercano de Habyarimana.

Muchas de las familias de las víctimas han esperado con ansias el juicio. Entre quienes pidieron que se ejerciera acción están Dafroza y Alain Gauthier, a través de su grupo de víctimas de Ruanda, el cual es parte en el caso.

“Sin odio ni ánimo de venganza, creemos que la justicia es la única manera de asegurar la dignidad de las víctimas”, según Alain Gauthier.

La pareja ha presentado en Francia otras 24 demandas relacionadas con el genocidio ruandés.

Francia ha sido acusada de lentitud en el proceso de enjuiciamiento de los presuntos involucrados, en comparación con otros países, como Bélgica, que llevó a la justicia a sospechosos que vivían en su territorio.

Un cambio legal realizado en 1996 hizo posible que los ruandeses sospechosos de estar involucrados en el genocidio pudieran ser llevados a juicio en Francia. Pero poco ha pasado en los tribunales franceses y el país fue multado por su lentitud en los casos remitidos por la Corte Europea de Derechos Humanos en 2004.

Activistas argumentan que la lentitud es debido a la falta de voluntad política.

Ruanda rompió relaciones diplomáticas con Francia en 2006 y las relaciones fueron restauradas tres años después. El juicio de Simbikangwa representa un importante paso en el frágil acercamiento entre ambos países.

Un veredicto se espera para mediados de marzo.

Ahora ve
Los campos eólicos en La Ventosa, Oaxaca, dividen opiniones
No te pierdas
×