Suiza frena la “inmigración masiva” de europeos a su territorio

Los electores suizos aprobaron una propuesta que cancela la libre circulación de personas de la Unión Europea en el país
Davos 2014 se enfoca en el aspecto social
(Reuters) -

Los electores suizos aprobaron por una ajustada mayoría de 50.3% limitar la entrada de inmigrantes, principalmente de la Unión Europea, un resultado que amenaza con causar fricciones con el bloque.

Según resultados oficiales, la propuesta nombrada Fin a la inmigración masiva, promovida por el partido de derecha populista Unión Democrática del Centro (UDC), logró la doble mayoría requerida, la de los electores, y la de los cantones.

La medida significa el fin del acuerdo de libre circulación de personas firmado con la Unión Europea, que se ha traducido en una inmigración masiva de ciudadanos del bloque europeo al país.

Suiza, un país neutral de 8 millones de habitantes que no forma parte de la Unión Europea pero que está rodeado de estados del bloque, deberá en teoría reinstaurar el sistema de cuotas anuales de inmigrantes que existía antes del acuerdo de libre circulación.

La ministra suiza de Justicia, Simonetta Sommaruga, anunció poco después de conocerse el resultado que el gobierno aplicará "rápido y de forma consecuente" el texto del referendo, e invitó al diálogo a todos los partidos.

La propuesta aprobada en Suiza pide que el país gestione de forma autónoma la inmigración de extranjeros y restablezca cuotas anuales para los trabajadores, en función de "los intereses económicos globales de Suiza y respetando la preferencia nacional".

Los detractores de un sistema de control de la inmigración destacan que el actual acuerdo con la UE ya permitía a Suiza reinstaurar cuotas temporales, una medida a la que de hecho recurrió Berna para limitar la llegada de trabajadores de países de Europa del este.

Pero la cláusula de las cuotas expira precisamente este año.

Europa critica la medida

La Unión Europea lamentó en un comunicado el resultado de la consulta, por considerar que "va en contra del principio de libre circulación de personas entre la UE y Suiza".

"La UE examinará las implicaciones de esta iniciativa en el conjunto de las relaciones bilaterales", prestando atención en particular a la posición del gobierno suizo frente al resultado, detalló el bloque de 28 países.

La Unión Patronal Suiza (UPC), que agrupa a organizaciones de empleadores, estimó que ahora se abre "un período de incertidumbre para la economía suiza, lo cual no es bueno". El sindicalista y diputado socialista Paul Rechsteiner dijo que "es un mal resultado, porque Suiza necesita tener buenas relaciones con la UE".

"Es un giro en nuestra política de inmigración", destacó el presidente de la UDC, Toni Brunner.

El resultado de la consulta fue bien recibido por el líder del partido populista británico UKIP, Nigel Farage, que apoya la realización de un referendo del mismo tipo en Gran Bretaña. 

"Es una noticia maravillosa para los que en Europa aman la soberanía nacional y la libertad", dijo Farage, diputado en el Parlamento Europeo, felicitándose de que los suizos hayan plantado cara a "las amenazas de los burócratas no electos de Bruselas".

Los partidarios de limitar la inmigración en Suiza estiman que ésta es una cuestión de soberanía nacional y que el país no debe plegarse a los dictados europeos.

80,000 inmigrantes al año

Las autoridades suizas indicaron, en el momento de entrada en vigor del acuerdo de libre circulación con la UE en 2002, que llegarían únicamente 8,000 personas como máximo por año.

Sin embargo, el mercado de trabajo suizo acoge cada año unos 80,000 inmigrantes, lo que provocó la indignación del UDC, el partido más importante  en el Parlamento.

La UDC sostiene que la inmigración masiva europea es la causa de los numerosos males que sufre Suiza, como la saturación de los transportes públicos, la falta de vivienda y la destrucción del paisaje a causa de la construcción.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En 2013, los extranjeros representaban el 23.5% (1.88 millones de personas) de la población en Suiza. De estos, 1.25 millones son ciudadanos de la UE o de la Asociación Europea de Libre Comercio.

Los italianos y los alemanes son los más numerosos en Suiza, con 291,000 y 284,200 ciudadanos, respectivamente, seguidos de portugueses (237,000) y franceses (104,000).

Ahora ve
Expertos analizan pruebas para determinar si Pablo Neruda fue asesinado
No te pierdas
×