Familias separadas de las Coreas se reúnen luego de décadas de no verse

Los gobiernos de Corea del Sur y Corea del Norte llegaron a un acuerdo para reactivar los encuentros luego de tres años de suspensión
Líder norcoreano festeja su cumpleaños con Rodman
Paula Hancocks, K.J. Kwon y Madison Park
Autor: Paula Hancocks, K.J. Kwon y Madison Park
(Reuters) -

Familias separadas durante más de 60 años por la Guerra de Corea comenzaron a reunirse en un centro turístico de montaña en Corea del Norte este jueves.

Debido a que no existen vías regulares de comunicación entre las dos Coreas, los integrantes de esas familias han pasado décadas sin llamadas telefónicas, cartas o correos electrónicos, por lo que no pueden saber si sus seres queridos están vivos o muertos.

La mayoría en Corea del Sur tiene ahora entre 80 y 90 años, por lo que esta reunión podría ser la última vez que las familias separadas tengan contacto. La de este jueves es la primera desde noviembre de 2010.

Las negociaciones que condujeron a las reuniones han sido difíciles, lo que refleja las tensiones entre los gobiernos del lado sur y norte. Las reuniones anteriores han sido emocionales para los familiares que sollozan abrazados y se muestran unos a otros las fotos de familia.

En esta ocasión, la reunión no se llevó a cabo con tanta libertad, pues trabajadores norcoreanos se colocaron junto a las mesas y escucharon todas las conversaciones. Un residente de Corea del Norte dio las gracias al mariscal, que es el líder del país, Kim Jong Un, por su "bendición" y hacer posible la visita.

Este jueves, el primer día de seis que dura el evento, unos 200 coreanos de ambas partes se reunieron.

Entre ellos estaba Jang Chun, cuyo hermano tenía ocho años la última vez que lo vio. Como recluta de Corea del Norte durante la Guerra de Corea, Jang fue aprisionado por las fuerzas de la ONU en Corea del Sur. Ha vivido en el Sur y no había podido ver a su familia.

Pero hace cuatro años, recibió una carta y varias fotos de su familia en Corea del Norte a través de la Cruz Roja. Las fotos en blanco y negro mostraban a su hermano, incluso una foto de su boda, grandes momentos a los que Jang no pudo asistir.

"Fue sorprendente", dijo. "Yo ni siquiera sabía que estaban vivos a pesar de que tenía esperanza de que estuvieran. Después de leer la carta, me puse a llorar, me llené de alegría y dolor".

Jang se aferraba a los únicos recuerdos que tenía de su familia perdida hace mucho tiempo. "Cada vez que extraño a mi familia, leo esta carta", dijo Jang.

Jang, de cabellos plateados, pensó que finalmente llegaba su oportunidad cuando se enteró en septiembre pasado que sería parte de un grupo de esta reunión.

La lista de espera en Seúl tiene miles de nombres, y los afortunados son seleccionados mediante un sorteo generado por computadora.

Pero el gobierno con sede Pyongyang canceló el evento de septiembre con solo unos pocos días de antelación, acusando a Corea del Sur de generar conflicto entre los dos países.

"Fue como ser golpeado en la parte posterior de la cabeza", dijo Jang sobre el impacto de haber estado tan cerca, solo para que sus esperanzas quedaran frustradas. "Tuve que tomar medicinas y sedantes".

Un deja-vu para Jang ocurrió a principios de este mes. Los gobiernos coreanos llegaron a un acuerdo para celebrar reuniones, pero menos de un día después, Corea del Norte dijo que podría cancelarse si Corea del Sur llevaba a cabo sus ejercicios militares anuales con Estados Unidos.

Corea del Sur ha rechazado la cancelación de de los ejercicios anuales. Intentos de Pyongyang de vincular las reuniones a la política fueron rechazadas tanto por Seúl como Washington, que lo ven como una cuestión puramente humanitaria.

Jang finalmente consiguió su deseo, temblando, mientras sostenía la mano de su hermano menor, Jang Hwa Chun y su hermana menor Jang Keum Soon, quienes viven en Corea del Norte.

Jang había llevado a su hijo, Jang Ki-Woong, que conoció a su tío y la tía norcoreanos por primera vez. Se enteraron que los hijos de Jang se habían convertido en ingenieros de locomotoras.

La hermana menor de Jang lloró durante la conversación.

"Cada vez que pase un tren, me acordaré (de ti)", dijo Jang Keum Soon a su hermano de Corea del Sur. "Te extrañé, hermano mayor".

El hijo de Jang se comprometió con sus tíos de Corea del Norte: "Voy a conducir un tren y venir aquí. Soy un ingeniero de locomotoras, así que voy a conducir el tren y prometo volver. Hasta entonces, por favor, manténgase sanos y vivan mucho".

Pese al retraso por la nieve, 82 participantes de Corea del Sur, con otros 58 acompañantes, llegaron este jueves por la tarde y fueron invitados a almorzar antes de finalmente reunirse con sus familias.

La reunión del día terminó a las 17:00 horas (local).

La confianza sigue siendo frágil en la península, separada por la frontera más fortificada del mundo, la Zona Desmilitarizada, y sacudida por las pruebas nucleares de Corea del Norte del año pasado.

La rareza de las reuniones entre Coreas significó que muchos de los participantes con mala salud insistieran en ir al monte Kumgang para el evento, desesperados por una oportunidad de ver a sus familiares. Diecinueve de los participantes de Corea del Sur estaban en sillas de ruedas.

Dos participantes de Corea del Sur partieron para el lugar de reunión en ambulancia, uno de ellos estaba recibiendo un goteo intravenoso, pues se negaba a faltar a la cita.

Participantes de Corea del Sur llevaron regalos para sus familiares. Los más populares para las familias en Corea del Norte eran Choco Pies, un dulce cubierto de chocolate, junto con medicamentos y suministros médicos como analgésicos, según YTN, una filial de CNN en Corea del Sur.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Fueron recibidos con una escultura de piedra cerca de sus instalaciones de Corea del Norte en la que leía: "¡Larga vida al general Kim Jong Un, El Sol de la Primera Corea Militar".

Soo Bin Parque contribuyó a este reporte. 

Ahora ve
Así fue el escape del alcalde opositor venezolano Antonio Ledezma
No te pierdas
×