El presidente de Uganda niega que los gays tengan derecho a serlo

En entrevista exclusiva con CNN, el presidente de Uganda explicó las razones que lo llevaron a promulgar la ley antigay en su país
Activistas gay en Uganda resisten la homofobia
Elizabeth Landau, Zain Verjee y Antonia Mortensen
Autor: Elizabeth Landau, Zain Verjee y Antonia Mortensen
(Reuters) -

El presidente de Uganda, Yoweri Museveni, endureció las leyes contra la homosexualidad de su país el lunes; en entrevista exclusiva con CNN, dijo que la conducta sexual es una elección y que la gente gay es "repugnante".

Tras promulgar la ley que penaliza con prisión algunos actos homosexuales, Museveni dijo a Zain Verjee, de CNN, que en su opinión, ser homosexual es "antinatural" y no es un derecho humano.

"Son repugnantes. ¿Qué clase de gente son?", dijo. "Nunca he sabido qué hacen. Me dijeron hace poco que lo que hacen es terrible. Repugnante. Pero estaba dispuesto a ignorarlo si hubiera pruebas de que así había nacido, anormal. Pero ahora no hay pruebas".

Museveni creó una comisión de científicos del gobierno ugandés para estudiar si la homosexualidad es "aprendida" y llegaron a la conclusión de que es una cuestión de elección.

"Lo consideraba como un problema congénito", dijo. "Una distorsión genética… ese era mi argumento. Pero nuestros científicos ya lo desmintieron".

Dean Hamer, científico emérito de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, publicó la semana pasada una carta abierta a los científicos ugandeses en el diario estadounidense The New York Times en la que los urge a reconsiderar y rectificar su reporte. Entre sus respuestas a sus conclusiones, escribió: "No hay pruebas científicas de que la orientación homosexual sea un comportamiento aprendido así como no las hay respecto a la orientación heterosexual".

Museveni, quien cambió de postura respecto a la medida en varias ocasiones, promulgó la ley en un evento público el lunes. La propuesta se presentó en 2009 e incluía originalmente una cláusula relativa a la pena de muerte para algunos actos homosexuales.

El Parlamento de Uganda aprobó la propuesta en diciembre y reemplazó la pena de muerte con cadena perpetua para la "homosexualidad agravada", que contempla actos en los que una persona está infectada con VIH, "agresores seriales" y sexo con menores de edad, según Amnistía Internacional.

En la nueva ley también se contemplan penas —de hasta siete años de prisión— para las personas o instituciones que celebren ceremonias de matrimonio homosexual, disposición que no existía en la propuesta de 2009.

Los legisladores del país conservador dijeron que la influencia de los estilos de vida occidental amenazaba con destruir a la familia. En la propuesta también se contemplaban penas de prisión para cualquier persona que aconseje o defienda a los gays y lesbianas, disposición que acorralaría a los grupos de defensa de los derechos humanos y otros que ofrezcan servicios a las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgénero.

La Casa Blanca emitió un comunicado el lunes: "En vez de estar del lado de la libertad, la justicia y la igualdad de derechos para su pueblo, hoy lamentablemente el presidente ugandés Museveni hizo que Uganda diera un paso atrás al promulgar una ley que penaliza la homosexualidad".

"Como ha dicho el presidente Obama, esta ley es más que una afrenta y un peligro para la comunidad gay de Uganda: refleja la pobreza del compromiso del país con la protección de los derechos humanos de su pueblo y socavará la salud pública, incluso los esfuerzos en la lucha contra el VIH sida. Seguiremos urgiendo al gobierno ugandés a que deroguen esta ley aborrecible y a que defiendan la protección de los derechos humanos universales de las personas LGBT de Uganda y de todo el mundo".

La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, también denunció la ley y dijo que institucionaliza la discriminación y podría promover el asedio y la violencia en contra de la gente lesbiana, gay, bisexual y transgénero.

"La ley viola varios derechos humanos fundamentales, entre ellos el derecho a estar libres de discriminación, a la privacidad, a la libertad de asociación, de reunión pacífica, de opinión y de expresión y de igualdad ante la ley… todos ellos están consagrados en la misma constitución de Uganda y en los tratados internacionales que ha ratificado", dijo Pillay a través de un comunicado.

Museveni también dijo a CNN que Occidente no debería imponer sus creencias a los ugandeses. "Respeten a las sociedades africanas y a sus valores", dijo. "Si no están de acuerdo, solo guarden silencio. Déjennos manejar nuestra sociedad, luego veremos. Si estamos equivocados, lo descubriremos por nuestra cuenta, así como nosotros no interferimos en sus asuntos".

Agregó que los occidentales llevaron la homosexualidad a su país y corrompieron a la sociedad al mostrar la homosexualidad a los ugandeses. Occidente también ha ayudado a que los niños se hagan homosexuales al financiar grupos que difunden la homosexualidad, dijo.

En Uganda prevalecen las actitudes en contra de la homosexualidad. En un reporte que Pew Research hizo en 2013, se descubrió que el 96% de los ugandeses creen que la sociedad no debería aceptar la homosexualidad.

En 38 países africanos se penalizó la homosexualidad. La mayoría de las leyes sobre sodomía se implementaron durante la época colonialista.

Antes de que Museveni promulgara la ley, los actos homosexuales se castigaban hasta con 14 años de prisión. El activista ugandés por los derechos de los gays, Pepe Julian Onziema, dijo a Christiane Amanpour de CNN que algunas personas gays de Uganda preferirían matarse que vivir con la nueva ley.

"Antes de que la ley se promulgara, la gente intentó suicidarse porque piensan: 'No viviré para que este país me mate… así que prefiero quitarme la vida'".

Muchas personas ya abandonaron el país por temor a la violencia, dijo Onziema; muchos de los que se quedan cesan su activismo.

Sin embargo, Onziema dice que no tiene miedo. Dice que no dejará que la ley lo deje sin voz.

Zain Verjee y Antonia Mortensen reportaron desde Kampala, Uganda. Elizabeth Landau escribió desde Atlanta. Hamdi Alkhshali, Mick Krever, Christiane Amanpour, Nana Karikari-apau, Faith Karimi, Nick Thompson y Yousuf Basil contribuyeron con este reportaje.

Ahora ve
El Festival Internacional de las Luces ilumina el Centro Histórico de la CDMX
No te pierdas
×