El presidente Santos ignora a la CIDH y destituye al alcalde de Bogotá

El presidente nombró al ministro de Trabajo como sustituto de Gustavo Petro, quien dijo que con su destitución peligra la paz
| Otra fuente: CNNMéxico

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, anunció que no acoge las medidas cautelares dictadas por CIDH en el caso de Gustavo Petro, alcalde de Bogotá.

Con esto Santos confirmó la destitución del alcalde, y por tanto habrá elecciones.

El presidente designó a Rafael Pardo, ministro de Trabajo, como alcalde encargado.

La canciller María Ángela Holguín dijo que el Gobierno no acoge las medidas cautelares porque no se atentan derechos fundamentales en este caso.

Petro dijo a CNN en Español que se trata de un "golpe de Estado" y que "peligra la paz".

"Lo que tenemos es un cierre de una promesa de paz. Nos hicieron trampa", dijo Petro quien señaló que llamará a mas movilizaciones y volverá con su caso a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

El ahora ex alcalde de Bogotá confiaba en que el presidente Santos acataría las medidas cautelares dictadas por la CIDH que pedían suspender su destitución e inhabilitación para seguir como alcalde de la capital colombiana.

La decisión de la Comisión se dio después de una larga batalla legal que mantenía en firme la decisión del procurador que destituyó e inhabilitó a Petro por 15 años por la crisis desatada en Bogotá tras un cambio en el sistema de recolección de basura en 2012.

La medidas cautelares de la comisión habrían tenido un efecto transitorio mientras estudia si los derechos políticos del alcalde fueron vulnerados.

Emilio Álvarez Icaza, el secretario ejecutivo de la comisión, explicó el alcance de las medidas cautelares: “En el marco de su competencia, la Convención Interamericana de derechos humanos va a iniciar una investigación de fondo, pero si ya se ejecutaron las decisiones no tiene ningún sentido su intervención. Por eso le dice al Estado colombiano: ‘Usted por el momento, suspenda los efectos de la Procuraduría’”.

Antes de su destitución, Petro dijo que si Santos no acataba la decisión de la comisión, se debería convocar a una asamblea constituyente para reformar el Estado.

“La decisión de la CIDH del día de ayer tiene dos partes. No solamente las medidas de urgencia, de protección, sino las medidas de iniciar el estudio del caso a fondo que nos lleva a una conciliación entre la Alcaldía y el Estado colombiano y que yo espero termine en una reforma de instituciones en Colombia”, dijo Petro.

El presidente Santos tenía 10 días para tomar una decisión sobre el futuro de Petro. Con esto se cancela el proceso de revocatoria.

Ahora ve
No te pierdas