En Beijing, Michelle Obama retoma la diplomacia del 'ping-pong'

La primera dama de Estados Unidos está de gira oficial en China para fortalecer los lazos entre ambos pueblos
Michelle_Ping-Pong
Michelle_Ping-Pong  Michelle_Ping-Pong
Tom Watkins
Autor: Tom Watkins
(Reuters) -

Hace más de 40 años, la diplomacia del ping-pong llevó a un acercamiento entre Estados Unidos y China; el acontecimiento se repitió —de forma rudimentaria— en una visita de Michelle Obama a una preparatoria de Beijing durante el primer día completo de una gira en China.

Aproximadamente a las 9:30 de la mañana, Obama —junto con sus hijas Malia y Sasha, y su madre Marian Robinson— bajó de una camioneta negra y caminó por una alfombra roja que se extendía desde la calle hasta la entrada de la Escuela Normal de Beijing, en donde las recibió la primera dama de China, Peng Liyuan, quien las guió en un recorrido.

Michelle Obama está de gira oficial para expandir las relaciones entre Estados Unidos y China.

"Una bienvenida calurosa a nuestra escuela", se leía en un tablero digital en la fachada del complejo.

Hicieron una parada en el laboratorio de robótica para echar un vistazo a una estación en la que había un robot metálico a control remoto con forma de copo de nieve. "Puede sortear obstáculos", dijo un estudiante mientras lo demostraba al moverlo por una línea blanca trazada sobre unos cartones y unos ladrillos de plástico amarillo.

"El robot 'Bad Boy' es realmente travieso"

Cuando el robot quedó atorado, su operador dijo que estaba nervioso o algo así. "No te pongas nervioso", dijo Obama. "Es bastante impresionante", agregó mientras el robot funcionaba.

En otra estación, un joven le mostró a Obama el robot Bad Boy que recibió ese nombre porque "es realmente travieso", dijo, de acuerdo con uno de los reporteros que iba con el grupo.

Obama accedió a probarlo, pero no logró que el control remoto funcionara y se lo entregó a Malia, quien tuvo mejor suerte.

La primera dama de Estados Unidos habló con varios estudiantes y preguntó a un chico de 16 años qué quería hacer tras terminar la preparatoria. "Quiero hacer realidad las matemáticas", respondió.

Cuando llegaron a la sala de prácticas de ping-pong, en el que hay seis mesas, uno de los instructores le preguntó a Obama si quería intentarlo y ella rápidamente adoptó el papel de estudiante.

"Muy bien, espere", dijo, quitándose el saco. "¿Cómo sostengo correctamente la raqueta?".

"Este es el ángulo", respondió el instructor mientras la sostenía verticalmente.

"OK, lo lograremos", dijo Obama. "Adelante".

Armada con una raqueta, jugó durante unos cinco minutos: primero con el instructor, luego con una joven; los estudiantes observaban. "Bien", decía ocasionalmente cuando su oponente devolvía su servicio.

Sin embargo, Obama reconoció que necesitaba más experiencia en el deporte. "Mi esposo juega", dijo. "Él cree que es mejor de lo que realmente es. Podría quedarme aquí todo el día".

El partido de 1971 demostró ser esencial

La primera dama tiene 50 años; cursaba la primaria cuando un jugador chino se encontró por casualidad con uno estadounidense, lo que llevó a que el gobierno chino decidiera invitar al equipo estadounidense de ping-pong a participar en un partido de exhibición en 1971.

Ese partido sentó las bases para la visita de 1972 del entonces presidente de Estados Unidos, Richard Nixon, y pavimentó el camino para el establecimiento de lazos diplomáticos en 1979, con lo que se puso fin al aislamiento de China.

Mientras la familia Obama salía de la escuela, 33 estudiantes estadounidenses de intercambio —uno de ellos asiste a la misma escuela que Malia, Sidwell Friends— se formaron frente a la alfombra roja y al otro lado de sus similares chinos para estrechar la mano de la familia antes de que partieran hacia su siguiente destino: la Ciudad Prohibida.

En el itinerario de Michelle Obama no se contempla una conferencia de prensa y no se espera que responda a las preguntas de los reporteros durante el viaje. Sin embargo; el sábado planea responder a varias de las más de 300 preguntas de los iReporters de CNN acerca de estudiar en el extranjero y de los viajes internacionales.

Funcionario: La relación entre Estados Unidos y China es "entre pueblos"

"Su visita y sus objetivos dan a entender que la relación entre Estados Unidos y China no es solo entre líderes, sino que es una relación entre pueblos", dijo el asesor adjunto de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Ben Rhodes.

"Es sumamente importante que, en vista de los roles que nuestros países asumirán en el siglo XXI, mantengamos los contactos muy constantes que tenemos a nivel dirigencia, pero que también nos pongamos en contacto y entablemos relaciones con la gente, en particular con los jóvenes".

Se espera que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se reúna con el presidente de China, Xi Jinping, durante la Cumbre de Seguridad Nuclear de la próxima semana en La Haya, Holanda.

Los funcionarios de la Casa Blanca dijeron a los reporteros esta semana que ambos líderes discutirán los temas en los que Estados Unidos y China difieren, como los derechos humanos y el comercio.

"No esperamos que el pueblo chino coincida con nosotros en todas nuestras posturas políticas en un momento determinado, pero entre mejor entiendan a Estados Unidos, entre más entiendan al presidente y a la primera dama y sus valores y prioridades, creemos que será mejor para ambos países", agregó Rhodes.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

China es el quinto país más popular entre los estudiantes estadounidenses que hacen estudios en el extranjero y hay más estudiantes chinos en Estados Unidos que de otras nacionalidades.

Mike Martinez contribuyó con este reportaje.

Ahora ve
Tras ataque en Las Ramblas, Mariano Rajoy pide unión contra el terrorismo
No te pierdas
×