El primer ministro ruso promete mejoras económicas al visitar Crimea

Dmitry Medvedev les dijo a los habitantes de la península en disputa que deben comprender que ahora forman parte de un "país poderoso"
Los militares rusos aumentan en Crimea
Autor: Marie-Louise Gumuchian y Alla Eshchenko
(Reuters) -

El primer ministro ruso, Dmitry Medvedev, viajó a Crimea este lunes en la visita de más alto nivel que ha llegado desde Moscú desde que Rusia se anexó a la península del Mar Negro este mes.

El primer ministro, acompañado por una delegación del gobierno ruso, dijo a través de Twitter que se encuentra en la capital de la región disputada con Ucrania, Simferopol, para conversar sobre qué sucederá ahora.

Los medios de comunicación estatales de Rusia dijeron que las conversaciones se centrarán en el desarrollo social y económico de la región, incluyendo qué pasará en Sebastopol, donde la flota rusa tiene su base en el Mar Negro.

"Como resultado de la entrada a Rusia, ni un solo ciudadano de Crimea debe perder nada, solo se beneficiarán de ello", dijo Medvedev en una conferencia de prensa transmitida por la televisión estatal rusa.

"Los ciudadanos tienen que entender que ellos son ciudadanos de un país poderoso", añadió.

El primer ministro se reunió con funcionarios locales de Crimea, incluido su primer ministro, el presidente del parlamento regional y el alcalde de Sebastopol, entre otros.

Dijo que los salarios estatales de Crimea y las pensiones deberían incrementarse hasta los niveles rusos, al igual que la remuneración para el personal militar, mientras que el seguro social obligatorio será implementado en la región el próximo año.

Los habitantes de Crimea votaron a favor de la secesión de Ucrania y la unión a Rusia en un referéndum del 16 de marzo que es desconocido por la ONU y gobiernos occidentales que dicen que violó la Constitución de Ucrania.

Se llevó a cabo después de que fuerzas militares prorrusas tomaron el control de la península del Mar Negro.

Medidas económicas

Revelando una lista de medidas para la región, Medvedev también dijo que Moscú haría de Crimea una zona económica especial, con incentivos fiscales a las empresas, programas de hipotecas y revisión de proyectos de abastecimiento de agua.

Crimea fue integrado en la economía continental de Ucrania y su infraestructura, por lo que el 90% de su agua, el 80% de su electricidad y aproximadamente el 65% de su gas vienen del resto del país.

La absorción de Crimea y sus dos millones de habitantes genera una carga económica adicional para Rusia, que está luchando con un crecimiento lento y frente a las sanciones occidentales sobre sus acciones.

"El sistema de agua es viejo... Tendremos que asegurarnos de que a los ciudadanos de Crimea les sea proporcionada agua dulce", dijo Medvedev. "Hay unos cuantos proyectos. Tendremos que evaluar y elegir el más adecuado".

Medvedev dijo que Crimea sería incluido en un programa de apoyo de Rusia para el sector agrícola y que pronto recibirá alrededor de 80 cosechadoras. Los vinos locales son muy populares en toda Rusia y recibirían una atención especial, dijo el primer ministro.

Después de visitar una escuela local y un hospital infantil, Medvedev agregó que Crimea necesita equipos médicos modernos y reformas en la educación.

Conversaciones estancadas

La visita de Medvedev ocurre un día después de que el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, y el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergey Lavrov, se reunieran para charlar sobre cómo desactivar la crisis de Ucrania.

Pero ningún avance fue anunciado.

Kerry dijo a Lavrov que el progreso dependía de una retirada de las tropas rusas de las fronteras de Ucrania.

Acordaron trabajar con Ucrania en varias cuestiones: los derechos de las minorías al interior, los derechos lingüísticos, la desmovilización y el desarme de los provocadores, un proceso de reforma constitucional y las elecciones libres y justas supervisadas por la comunidad internacional.

Funcionarios de Kiev y occidentales han expresado su alarma por la acumulación militar reportada por Rusia en la frontera oriental de Ucrania, que ha suscitado el temor de nuevas incursiones.

Rusia podría tener 40,000 soldados cerca de la frontera con el este de Ucrania, y otros 25,000 en estado de alerta y preparados para entrar, dijeron dos funcionarios estadounidenses a CNN.

Moscú ha dicho en repetidas ocasiones que no tenía intención de ordenar a sus fuerzas armadas cruzar la frontera con su vecino. Se dice que sus tropas están llevando a cabo ejercicios militares en la región.

Nick Paton Walsh, Alexander Felton y Victoria Butenko colaboraron en este reporte.

Ahora ve
Mashpi Lodge en Ecuador, un resort sostenible en medio del bosque
No te pierdas
×