Chilenos de Iquique vivieron "la peor pesadilla" durante el terremoto

El sismo de 8.2 grados Richter en el norte de Chile generó alarma en una sociedad educada para prevenir estas emergencias
Un sismo de más de 8 grados se registra en Chile
Darío Martínez Brooks
Autor: Darío Martínez Brooks | Otra fuente: CNNMéxico
(CNNMéxico) -

Poco más de dos minutos y medio “de una película de ciencia ficción, en vivo y en directo" fue lo que vivieron este martes los habitantes de Iquique, una de las ciudades del norte de Chile donde se sintió más el terremoto de 8.2 grados Richter.

“Una cuestión súper escalofriante, la peor de las pesadillas que uno podría llegar a tener”, recuerda Oilyn Pío, quien sintió el sismo desde el décimo piso de su condominio y relató su experiencia este miércoles vía telefónica a CNNMéxico.

“Estábamos viendo una película, y de repente empezó el movimiento, muy fuerte, las paredes se movían, el techo parecía encogerse, los cuadros se caían, los televisores se caían al suelo, la loza también al suelo. Tratábamos de abrir la puerta, y se volvía a cerrar”, relata.

“Se escuchaban gritos. La gente gritaba ‘¡vengan, vengan, corran!’, para reunir a una familia. Nosotros por un momento pensamos que se iba a venir abajo el edificio.”

A pesar de que los habitantes de Iquique tienen una cultura de prevención de terremotos, el temblor de este martes provocó temor. “Había bastante alarma, algunas mujeres llorando, la gente nerviosa”, explica Oilyn Pío.

Cuando pasaron los “eternos” segundos del temblor, las personas en el conjunto habitacional donde vive Oilyn Pío comenzaron a reunirse en un área común. Las alarmas de tsunami comenzaron a sonar, pero ellos ya se encontraban en una zona alta, declarada como segura de las marejadas.

Poco más de 972,000 personas fueron evacuadas de sus hogares, informó este miércoles el gobierno chileno. Seis personas murieron, tres por paros cardiorespiratorios, dos por “aplastamiento” de estructuras, y una más por un accidente relacionado con la evacuación.

Hubo daños materiales en ciudades y poblados del norte que están siendo calculados, además de que ocho carreteras quedaron interrumpidas.

Iquique es la capital de la región de Tarapacá, que junto a Arica-Parinocota fueron las regiones declaradas en catástrofe por el gobierno de Michelle Bachelet. El epicentro del terremoto se ubicó a 96 kilómetros de las costas de Iquique, en aguas del Océano Pacífico.

A unos 420 kilómetros al sur, en la ciudad de Antofagasta, el temblor no se sintió con tanta intensidad.

“Las alarmas de tsunami comenzaron a sonar pronto, como a los cinco minutos, y eso fue lo que más alertó a la gente”, dijo Gabriela López a CNNMéxico. Ella estaba acompañada de su novio en el sexto piso de un edificio frente al mar cuando comenzó a sentirse el temblor.

“Acá no se sintió muy fuerte el temblor, fue súper suave. Y generalmente nosotros estamos acá acostumbrados a los temblores, a los movimientos más o menos fuertes, y la verdad es que acá no se sintió mucho”, dijo.

Más al sur, en Valparaíso (cerca de Santiago de Chile), Rafael Gómez estaba en el Metro cuando comenzaron a sonar las alarmas. “Aquí no se sintió nada y se evacuó la zona de inundación, pero nada pasa. Es una medida de precaución que pienso es exagerada”, dijo a CNNMéxico.

Hasta la mañana de este miércoles, el principal problema en Iquique eran los cortes de electricidad y agua potable, además de que las comunicaciones vía telefónica son intermitentes, explica Oilyn Pío.

“Guardar la calma”

Al igual que en Tarapacá y Arica-Parinocota, las autoridades han trabajado con la población de la región de Antofagasta para que actúen con tranquilidad y atiendan las indicaciones de movilizarse hacia lugares seguros ante un temblor o alerta de tsunami.

“En el norte ya nos han advertido que va a temblar fuerte, nos han hecho varios ensayos de tsunami, porque tenemos alarmas en toda la ciudad. Entonces en los colegios, en todos los lugares hemos practicado varias veces”, dijo López a CNNMéxico.

La cultura preventiva se reforzó tras el devastador terremoto de 8.8 grados que sacudió a Chile en 2010 en la región centro-sur del país. Ahora, tanto Oilyn Pío como Gabriela López coinciden en que ciudadanos y autoridades están coordinados adecuadamente para prevenir pérdidas de vidas.

“Hay una conciencia sobre estos sismos grandes que realmente se nota en Iquique. La gente sabe qué hacer, a pesar de que uno se asusta, que hay histeria, hay gente que llora, pero la verdad todos tenemos bastante interiorizado el tema de que temblor fuerte que no permita mantenerse en pie es señal inequívoca de dirigirse a una zona de seguridad”, explica Oilyn Pío.

En Antofagasta, las autoridades han trabajado con sus habitantes desde hace años, explica López. “Nos han advertido que va a temblar fuerte, nos han hecho varios ensayos de tsunami, porque tenemos alarmas en toda la ciudad. En todos los lugares hemos practicado varias veces”, explica.

En la Ciudad de México, un terremoto de 8.1 grados Richter en 1985 provocó más de 10,000 muertes y daños graves a edificios habitacionales. Para sus habitantes, Oilyn Pío recomendó que tengan una “mochila de emergencia” con víveres y artículos de primera necesidad a la mano en todo momento.

“Antes pensaba que era un exceso, que era alarmista”, explica Oilyn Pío, “Pero eso puede salvar vidas en un momento crítico”.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Y agrega: “guardar la calma es el mejor consejo que puede dársele a cualquiera, que a pesar de lo que esté pasando, hay que controlarse”.

Mar Pichel contribuyó con este reporte.

Ahora ve
Las FARC entregan a la ONU las últimas armas que tenían en su poder
No te pierdas
×