El Ejército de Brasil reemplaza a la policía en un complejo de favelas

Quince favelas en el complejo de Maré fueron ocupadas hace una semana por la policía que este sábado transfirió el control a los militares
rio de janeiro
favelas, complejo maré, rio de janeiro  rio de janeiro  (Foto: )
  • A+A-
(EFE) -

Las Fuerzas Armadas de Brasil asumieron este sábado la seguridad de quince favelas en el complejo de Maré, en Río de Janeiro, a poco más de dos meses para el Mundial.

Un total de 2,700 militares, con vehículos blindados y camiones, custodiarán este complejo de favelas en el sureste de la ciudad, considerado una de las zonas más peligrosas de Río de Janeiro y un punto estratégico cerca del aeropuerto internacional, que estaba siendo controlado por grupos rivales de narcotraficantes.

Las favelas fueron ocupadas el pasado domingo por 1,500 efectivos de la policía y seis días después, este sábado, los militares tomaron el relevo de la seguridad en una operación que inició después de las 06:00 horas (local) y que ocurrió sin incidentes, informó un portavoz del Ministerio de Defensa.

"Los militares, compuestos principalmente de paracaidistas y fusileros navales, ocuparon regiones dominadas por milicias de -las bandas- Comando Vermelho y Tercerido Comando Puro. No hubo ningúna detención ni enfrentamiento", explicó el portavoz.

Las Fuerzas Armadas permanecerán en el área hasta el 31 de julio, dos semanas después de la final del Mundial, cuando entregarán la zona a la policía.

"Espero que mejore esto aquí", comentó una mujer que no quiso identificarse, en las cercanías de una "boca de Fumo", o mercado de drogas, en un callejón que era revisado por los soldados, en Parque Uniao, una de las favelas del complejo.

"Ah, esto es solo hasta la Copa. Cuando acabe, esto -la presencia del Ejército- termina y vuelve a lo mismo de siempre", dijo otra señora de 73 años, que se identificó como Eulalia.

Los vecinos se resistían a hablar con los periodistas por miedo a represalias del narcotráfico.

La presidenta Dilma Rousseff expresó su respaldo a la operación la noche del viernes: "Las Fuerzas Armadas una vez más demuestran su compromiso con la nación (...) y la seguridad de los habitantes de esta región", dijo en Twitter.

"Estamos listos para desempeñar esta misión", aseguró por su parte el ministro de Defensa, Celso Amorim, que viajó a la zona.

Las favelas estarán ocupadas por 2,050 efectivos de la bigada de infantería paracaidista, 450 de la Marina y 200 de la Policía Militar (PM), que sustituirán a los 1,500 policías que las habían ocupado el fin de semana pasado, sin resistencia ni incidentes.

En esta semana, la policía reportó 36 enfrentamientos con presuntos delincuentes, con un saldo de 16 muertos y ocho heridos, además de 118 detenidos y fue decomisado numeroso armamento: 50 pistolas, 50 fusiles, dos ametralladoras, 24 granadas y más de 1,000 municiones.

El complejo de Maré es un territorio de 10 kilómetros cuadrados con 130,000 habitantes, situado cerca del aeropuerto internacional de Galeao, y controlado por facciones rivales de narcotraficantes.

Sus quince favelas bordean las principales rutas de acceso que conectan el centro de Río, por donde transitarán decenas de miles de turistas durante el Mundial que comenzará en 68 días y que durará del 12 de junio al 13 de julio.

El gobernador de Río de Janeiro pidió los refuerzos el pasado 21 de marzo, en una audiencia con Rousseff. El secretario general de la FIFA, Jerome Valcke, dijo el año pasado que no pedirán refuerzos de seguridad para el Mundial, pese a las manifestaciones que se registraron durante la Copa Confederaciones.

Mientras que la Fuerza Aérea de Brasil señaló en marzo que declarará zonas de exclusión aérea sobre los estadios del Mundial de futbol para evitar ataques terroristas.

Ahora ve