El capitán del 'ferry' surcoreano, acusado de negligencia y otros delitos

Lee Joon Seok recibió cinco cargos, incluido abandono del barco, negligencia, causar lesiones, no pedir un rescate y violar la "ley del mar"
"El agua estaba muy fría y yo quería vivir"
Autor: Holly Yan y Paula Hancocks
(Reuters) -

El capitán del transbordador surcoreano hundido recibió acusaciones formales y está bajo custodia de las autoridades, informaron medios estatales este sábado (tiempo local), citando a fiscales y la policía.

Los cinco cargos contra Lee Joon Seok incluyen abandono del barco, negligencia, causar lesiones, no pedir un rescate de otros barcos y violar "la ley de los marineros".

Este viernes, la policía emitió una orden de arresto en contra del capitán por el accidente que causó la muerte de al menos 29 personas y dejó a 270 desaparecidas.

"El señor Lee está acusado de causar el hundimiento del barco Sewol por fallar en bajar la velocidad mientras navegaba por una ruta estrecha y hacer un giro abrupto", dijo el fiscal Lee Bong-chang a la agencia semioficial Yonhap. "Lee también está acusado de no hacer lo correcto para guiar a los pasajeros a un escape, con lo que provocó muertes o lesiones".

Si recibe una sentencia de culpable, Lee enfrentaría una pena de entre cinco años a toda su vida en prisión.

También hay órdenes de arresto para otros dos miembros de la tripulación, informó un vocero de los investigadores de la fiscalía y la policía.

La causa del accidente aún no se conoce, pero un fiscal coreano dijo que el capitán, Lee Joon Suk, no estaba en el cuarto de mando cuando el barco empezó a hundirse; un tercer compañero estaba en el timón.

"No está claro dónde estaba (el capitán) cuando se produjo el accidente, aunque está claro que él no estaba en la sala de mando antes de que el accidente ocurriera", dijo este viernes el fiscal estatal Jae-Eok Park.

El capitán es una de al menos 174 personas rescatadas.

"Este capitán violó la regla ancestral y reconocida internacionalmente de que un capitán debe permanecer en la nave", dijo el abogado especialista en legislación marítima Jack Hickey. "Casi cada ley, regla, regulación y estándar alrededor del mundo dice que sí, el capitán debe quedarse con el barco hasta que todo el personal salga de manera segura de éste, y ciertamente los pasajeros".

Cuando concluyó la audiencia, al salir de la corte este sábado, la policía lo llevó hacia los reporteros.

Lee dijo a la televisora South Korean que los pasajeros inicialmente recibieron la orden de permanecer en sus lugares porque la ayuda no llegaba aún. Él eventualmente emitió la orden de evacuación, pero primero pidió a todos "quedarse" por una corriente fuerte, la baja temperatura del agua y la falta de un bote de rescate, explicó.

Otro de los sobrevivientes, el subdirector de una preparatoria cuyos alumnos iban de viaje a Jeju, fue encontrado colgado de un árbol, informó la policía. Unos 300 estudiantes de la preparatoria Ansan Danwon eran pasajeros del transbordador.

El subdirector Kang Min Kyu, de 52 años, fue una de las primeras personas en ser rescatadas. 

La búsqueda

Mientras, los buzos se apresuran a llegar a los cientos de personas que posiblemente aún están dentro del barco hundido.

Este viernes, los rescatistas pudieron entrar al casco del transbordador y dos incluso lograron entrar en la segunda cubierta —la de carga— informó la Guardia Costera de Corea del Sur. Pero no encontraron ningún cuerpo y la marea los obligó a salir. 

"La línea de guía que une el barco hundido y un buque de rescate se cortó", señaló la Guardia Costera. "Aún así, la entrada al barco está abierta, y tenemos la intención de reanudar la operación para entrar". 

Sin embargo, las esperanzas de encontrar a los desaparecidos atenuaron cuando el barco se sumergió completamente este viernes. Hasta ahora, parte del casco azul y blanco de la nave seguía flotando en las gélidas aguas del mar Amarillo.

Además de eso, los buzos deben lidiar con fuertes vientos y aguas agitadas.

"Hay fuertes corrientes de la zona. Así que el propio buque no es estable en el agua. Así que estás, por consecuencia, poniendo en riesgo los buzos", dijo a CNN el capitán Heidi Agle, de la Marina de Estados Unidos, que está ayudando en la búsqueda.

Enojo y disgustos

Familiares de los pasajeros expresaron su creciente disgusto y enojo por la falta de explicaciones sobre la situación del capitán y el ritmo de las labores de rescate.

Algunos han esperado durante días bajo la fría lluvia en un puerto en Jindo, a unos 20 kilómetros del lugar donde el barco se hundió.

Otros han acampado en un gimnasio y un auditorio cercano, desesperados por oír alguna noticia de sus seres queridos. 

"¡Dense prisa, encuéntrenlos más rápido!", gritó una mujer. Otros más se desmayaron y al menos dos fueron trasladadas en camillas. 

Parte de la frustración se deriva de la información contradictoria reportada por las autoridades.

En las horas posteriores al hundimiento, varios analistas especularon que el ferry pudo haber desviado su curso y golpear algo. Pero el Ministerio de Océanos y Pesca surcoreano dijo el jueves que aprobó la ruta del barco y el curso no se desvió significativamente.

Llegan grúas

La guardia costera indicó que los trabajadores siguen bombeando aire hacia el interior del casco del barco hundido, pero no pudieron detener su hundimiento.

Cualquier esperanza de supervivencia depende en gran medida de si los pasajeros están en las bolsas de aire dentro de la nave. Estos casos no son desconocidos.

En mayo de 2013, un remolcador se hundió frente a la costa de África Occidental. Los rescatistas sacaron a un hombre que sobrevivió dos días y medio a una profundidad de 30 metros en una bolsa de aire. 

Pero en el caso del transbordador de Corea del Sur, hay otro desafío con el que lidiar: el tiempo y la temperatura.

"Absolutamente, puede haber áreas en donde haya aire respirable", dijo Mike Dean, el subdirector de salvamento y buceo de la Marina estadounidense. "Pero el problema ahora mismo es la temperatura y llegar a ellos".

Agregando desesperación de los familiares, la llegada de tres grúas marítimas de 3,600 toneladas hizo que se incrementara el temor de que la misión esté cambiando de una búsqueda a un esfuerzo de rescate.

Una cuarta grúa llegará más tarde.

Un funcionario de la guardia costera aseguró a las familias que no se haría nada para poner en peligro la seguridad de los posibles sobrevivientes.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Permítanme ser claro", dijo Kim a los periodistas. "No habrá ningún trabajo de salvamento hecho en contra de la voluntad de las familias de las víctimas".

Paula Hancocks informó desde Jindo; Holly Yan informó desde Atlanta. Stella Kim, Frances Cha, Kyung Lah, Brian Walker, Madison Park y Greg Botelho colaboraron con este reporte.

Ahora ve
Litterati es la app que, con fotos, quiere limpiar el mundo
No te pierdas
×