¿Juan Pablo II y Juan XXIII eran perfectos? En el Vaticano dicen que no

El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, reconoció que el papa que será canonizado el próximo domingo tuvo sus defectos
Juan Pablo II, entre canonización e investigación
(Notimex) -
Previo a la canonización de los papas Juan Pablo II y Juan XXIII, el Vaticano reconoció que ambos pontífices no fueron del todo perfectos, aunque eso no quita su calidad de santidad.
 
El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, aclaró que el hecho de que estos personajes vayan a convertirse en santos "no quiere decir que han hecho todo bien en su vida".
 
"¿Si hubo aspectos negativos en Juan Pablo II? ¡Claro, en 26 años hubo de todo!", insistió el sacerdote jesuita refiriéndose al papa polaco en cuya canonización giran cuestionamientos sobre su relación con Marcial Maciel señalado por sus abusos sexuales contra jóvenes seminaristas.
 
El abogado defensor de la causa de Wojtyla, Slawomir Oder, coincidió en que el exobispo de Roma tenía defectos, como todos los hombres.
 
"No debemos pensar que la santidad es como un pedazo de oro que nace fuera del contexto", precisó.
 
Oder añadió que la santidad se inscribe en la historia del hombre, "la santidad verdadera es que el hombre logra responder, siguiendo la gracia, a la voluntad de Dios. Incluso con sus defectos".
Sostuvo que la dimensión del papa polaco que más le creaba problemas era su emotividad, porque era un hombre sanguíneo que reaccionaba con fuerza, por eso a veces tenía salidas bruscas en circunstancias en las cuales debía dar una respuesta neta.

"Me viene a la mente un episodio cuando estaba todavía en Cracovia, uno de sus sacerdotes que le daban problemas él decidió castigarlo quitándole la licencia de conducir, le dijo: 'Déjame la licencia aquí y vuelve a casa a pie'. Después se arrepintió de esto", contó.

"Una vez tuvo una reacción espontánea, sanguínea, cuando en uno de los viajes le propusieron usar un chaleco antibalas, él lo rechazó con firmeza porque no quería, tenía otra protección a la cual se encomendaba. Esta emotividad suya lo hacía un verdadero hombre, hecho de carne y hueso", estableció.

El otro papa que será reconocido como santo, Juan XXIII, también tenía defectos, según constató el postulador de su causa de canonización, Giovangiuseppe Califano.
 
Ambos pontífices llegaron a la santidad gracias a diversas excepciones al procedimiento interno de la iglesia para la canonización.
En el caso de Juan Pablo II, el papa Benedicto XVI decretó la dispensa de los cinco años que, según la ley canónica, deben pasar antes del inicio formal de un proceso de canonización.

Oder explicó que esa fue la única excepción en todo el proceso que llevó a Juan Pablo II a los altares y fue una respuesta a la solicitud de los fieles en la plaza después de su muerte, quienes pidieron "¡santo súbito!" (santo ya).

Por su parte, Juan XXIII llegará a los altares también gracias a una excepción, concedida por el papa Francisco quien eximió de la constatación de un milagro necesario para su reconocimiento como santo.

Tocará al papa Francisco presidir la ceremonia de canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II este 27 de abril en la Plaza de San Pedro.
Ahora ve
Cómo lograr que tu oficina aproveche las nuevas herramientas tecnológicas
No te pierdas
×