Unas cintas de una biblioteca, ¿pueden resolver un crimen de 1972?

Las grabaciones en un recinto en EU podrían ayudar a resolver un misterioso asesinato, pero pueden dañar la frágil paz en Irlanda del Norte
Jean McConville  Helen McKendry, hija mayor de la mujer asesinada Jean McConville, sostiene una foto de la familia
| Otra fuente: CNN en Español

Las grabaciones realizadas dentro de una biblioteca universitaria en Estados Unidos podrían ayudar a resolver un misterioso asesinato de décadas de antigüedad, pero la publicación de esas cintas amenaza con dañar la frágil paz en Irlanda del Norte.

La investigación sobre el secuestro y asesinato de Jean McConville, en 1972, se reabrió después de la liberación de las entrevistas realizadas por el Boston College como parte del Proyecto de Belfast. Las entrevistas realizadas a los ex combatientes paramilitares de Irlanda del Norte ofrecen una historia oral de las décadas de lucha.

A los participantes en el proyecto se les dijo que sus entrevistas grabadas se mantendrían en secreto hasta su muerte. El año pasado un tribunal de EU dictaminó que las cintas de los entrevistados fallecidos que contenían afirmaciones sobre asesinatos debían ser entregadas a la policía de Irlanda del Norte.

Uno de los que aparecen en las cintas era Brendan Hughes, ex comandante ya fallecido del Ejército Republicano Irlandés (IRA), un grupo paramilitar católico, que acusó a Gerry Adams, líder del Sinn Fein, en el crimen de Jean McConville, una viuda madre de 10 hijos, una alegación que él niega.

El miércoles, después de que se entregaran las grabaciones hechas por los miembros difuntos del IRA a la policía, los oficiales arrestaron a Adams en relación con el asesinato – a pesar de que no ha sido acusado de un delito-.

McConville, madre de 10 hijos, fue sacada de su casa en Belfast. Según informes, fue asesinada por el IRA, porque el grupo creía que espiaba para el ejército británico. Su familia dice que no creen que ella pasó la información a los británicos.

Se encontraron los restos de McConville parcialmente enterrados en una playa en el condado de Louth, en 2003. Murió de una herida de bala en la parte posterior de la cabeza.

"Llegaron sobre la hora del té y la arrastraron fuera del baño y le sacaron fuera", recuerda la hija de McConville, Helen McKendry, que era entonces un adolescente.

En las cintas, Hughes le dijo a su entrevistador sobre McConville: "Yo sabía que iba a ser ejecutada, que iba a ser enterrada o desaparecida como los llaman ahora…"

Adams niega cualquier participación en el asesinato. "Yo creo que el asesinato de Jean McConville y el entierro secreto de su cuerpo fue un error y una grave injusticia", aseguró Adams, de 65 años, en un comunicado publicado en su sitio web del partido.

"Alegatos maliciosos se han hecho contra mí. Los rechazo por completo. Aunque nunca me he desvinculado del IRA y nunca lo haré pero, soy inocente del secuestro, asesinato o el entierro de la señora McConville", dijo Adams.

La policía que investiga los asesinatos dicen que fueron alertados del archivo secreto de entrevistas por el libro "Voces desde la tumba", escrito por el administrador de archivos Belfast Proyecto, Ed Moloney, que está basado en las transcripciones de dos de las entrevistas grabadas.

Hughes dijo en su entrevista grabada que McConville fue asesinado por el IRA porque creían que ella estaba trabajando con el ejército británico. Los McKendrys descartan esta afirmación, sin embargo, dicen que estaba demasiado ocupada cuidando a sus 10 hijos como para ser un informante.

Queda por verse si Adams será acusado en un tribunal de justicia. El ex miembro del IRA Richard O'Rawe registró un comunicado para pedir el archivo de la universidad de Boston, y dijo que los abogados le habían dicho que las cintas nunca podrían ser empleadas por un tribunal.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Al igual que muchos otros católicos, O'Rawe dijo que creía que la policía está tratando de saldar viejas cuentas y llevar a Adams y a otros hacia abajo. Pero para Helen McKendry, quien también es católica, conseguir acceso a las cintas se trata de mucho más.

Para ella, no es sólo acerca de la justicia, sino una liberación del dolor de no saber nunca la verdad.

Ahora ve
Charlie Rose, señalado de acoso sexual
No te pierdas
×