Cinco datos sobre la visita del papa a Tierra Santa

La visita del papa Francisco a Israel y Jordania está rodeada de expectativas e inquietudes de judíos y musulmanes
¿Qué hará el papa Francisco en Tierra Santa?
Autor: Daniel Burke
(Reuters) -

Un rabino, un jeque y un papa viajan a Tierra Santa…

Tal vez parezca el principio de un chiste trillado, pero se trata realmente de la comitiva de uno de los viajes papales más esperados de la historia reciente.

El papa Francisco llevará a su viaje por Jordania, Belén y Jerusalén a dos viejos amigos de Argentina: al rabino Abraham Skorka, quien escribió un libro con el papa, y al jeque Omar Abboud, quien encabeza a la comunidad musulmana de Argentina.

El Vaticano señaló que es la primera vez que la comitiva oficial de un papa incluye a líderes de otras religiones.

En una región que vive en constante agitación por las visiones religiosas y políticas en disputa, la elección de Francisco respecto a sus acompañantes es un mensaje claro, según las autoridades de la Iglesia.

"Ciertamente es muy simbólico", dijo el reverendo Thomas Rosica, consultor de la oficina de prensa del Vaticano. "Sin embargo, también es un mensaje de pragmatismo para los musulmanes, cristianos y judíos, de que es posible cooperar, no como en un sistema de frenos y contrapesos, sino como amigos".

La visita a Tierra Santa, que inicia este sábado, es la primera de Francisco como líder de la Iglesia católica y la cuarta de un pontífice de la era moderna.

Hay tanto en juego —las negociaciones estancadas entre israelíes y palestinos, la difícil situación de los refugiados cristianos— que cada palabra, cada gesto y cada fotografía se examinarán minuciosamente.

Algunos israelíes conservadores ya protestan por la visita del papa, pintarrajean grafitis anticristianos en los edificios católicos de Jerusalén y planean protestas afuera de los sitios en los que se celebrarán eventos papales en la ciudad.

Aunque los manifestantes son una minoría marginal, ponen de relieve las tensiones que bullen alrededor del breve pero sustancioso viaje del papa.

Teniendo en cuenta esos retos, les presentamos cinco cosas clave a los que hay que prestar especial atención.

1. El itinerario del papa hace parecer perezoso a cualquiera.

Qué bueno que el pontífice de 77 años descansó esta semana.

Francisco viajará a tres ciudades y estrechará la mano de docenas de líderes políticos y religiosos, oficiará dos misas católicas y pronunciará al menos 13 discursos y homilías… todo en menos de 36 horas.

En Jordania, el papa se reunirá con el rey Abdullah II, recibirá a los refugiados de Iraq y Siria, oficiará misa y visitará el río Jordán, en donde muchos cristianos creen que se Jesús se bautizó.

En Belén se reunirá con el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, oficiará misa en la plaza Manger, almorzará con algunas familias palestinas, recibirá a los niños de los campamentos para refugiados y visitará el lugar en el que nació Jesús.

En Jerusalén, el papa se reunirá con el gran muftí de la ciudad y con los principales rabinos, visitará el Muro Oriental y el Yad Vashem (el monumento conmemorativo del Holocausto), colocará una guirnalda en la tumba del fundador del sionismo moderno y firmará una declaración conjunta con el líder de los cristianos ortodoxos de Oriente.

También se reunirá con el primer ministro y el presidente de Israel, Shimon Peres, charlará con los seminaristas católicos y oficiará misa en la sede de la Última Cena.

"Estoy sorprendido con lo que tratan de hacer en tan poco tiempo", dijo Rosica.

2. El papa dice que el viaje es religioso, no político.

Francisco dijo que las razones de este viaje a Tierra Santa son "estrictamente religiosas". Previamente la describió como "una peregrinación para orar".

El popular pontífice tal vez trataba de reducir las expectativas de que esta visita pudiera resolver los problemas políticos aparentemente incontrolables de la región. Sin embargo, el viaje tiene raíces religiosas, afirman las autoridades eclesiásticas.

Durante el nombramiento del papa, en 2013, el patriarca ecuménico Bartolomé, líder espiritual de unos 300 millones de cristianos ortodoxos, invitó a Francisco a Jerusalén para conmemorar el 50 aniversario de una reunión histórica de sus antecesores.

"Es difícil entender ahora lo trascendente que fue esa reunión", dijo el reverendo Alexander Karloutsos, sacerdote ortodoxo que ayuda a organizar parte del viaje del papa.

En ese entonces, las Iglesias católica romana y ortodoxa de Oriente (las dos comunidades cristianas más numerosas del mundo) no tenían buenas relaciones, dijo Karloutsos. Los matrimonios que una Iglesia celebraba no tenían el reconocimiento de la otra.

Francisco y Bartolomé firmarán el domingo una declaración conjunta en la que delinearán los principios comunes y la ruta que podrían seguir hacia una mayor unidad.

"Esta gente no firma cosas a la ligera", dijo Karloutsos. "Es un documento muy importante".

Francisco y Bartolomé también oficiarán una ceremonia religiosa en la iglesia del Santo Sepulcro en Jerusalén el domingo; será la primera vez que los líderes de ambas Iglesias oficien una ceremonia de esa clase en 50 años, de acuerdo con Karloutsos.

3. El 'papa del pueblo' ataca de nuevo

Francisco ofició misas en honor de los migrantes que se ahogaron en su viaje a Europa, visitó los vecindarios más peligrosos de Brasil y recibió a unos indigentes en su fiesta de cumpleaños en Roma.

Se espera que en Tierra Santa, Francisco haga que el mundo preste atención a los pobres y desamparados y se negó a viajar en un auto blindado como lo hace la mayoría de los líderes del mundo en Medio Oriente.

En Jordania, país al que han huido unos 600,000 sirios desde que estalló la guerra civil en 2011, el papa se reunirá con refugiados y jóvenes con discapacidad antes de pronunciar un discurso en una iglesia en Betania.

En la Margen Oriental, recibirá a unos niños de varios campamentos para refugiados palestinos.

El arzobispo de Palestina, Atallah Hanna (quien es ortodoxo de Oriente como la mayoría de los cristianos de Medio Oriente), dijo que espera que el papa Francisco "vea el sufrimiento del pueblo palestino".

"Estamos mal representados y desafortunadamente algunas personas nos ven como criminales y terroristas y creen que nuestro pueblo disfruta de la sangre, el asesinato y la violencia", dijo Hanna.

"Espero que puedan ver que somos personas civilizadas, pacíficas y cultas que buscan libertad y un futuro mejor".

John Esposito, experto de la Universidad de Georgetown en relaciones entre cristianos y musulmanes, dijo que la reunión del papa con los cristianos en Belén podría abrir los ojos de muchas personas.

"Pondrá de relieve que no se trata solo de un conflicto entre musulmanes y judíos", dijo.

4. Los conservadores israelíes están nerviosos

En las semanas previas a la llegada del papa, han surgido grafitis en los edificios cristianos de Jerusalén en los que se llama basura a Jesús y llaman a "dar muerte a los árabes y a los cristianos".

Los judíos ultraortodoxos planearon manifestarse afuera del sitio de la Última Cena —conocido como el Cenáculo— porque dicen que también es el sitio de la tumba del rey David.

Creen que los cristianos no deberían celebrar ceremonias religiosas —como la que Francisco planea oficiar el domingo— tan cerca de un sitio sagrado judío y les preocupa que Israel entregue el Cenáculo al Vaticano durante la visita del papa, según los reportes.

La policía israelí emitió el miércoles órdenes de restricción contra varios activistas judíos de derecha en las que se les ordena mantenerse lejos del papa durante su visita, según el diario estadounidense The New York Times.

El rabino David Rosen, director internacional de asuntos interreligiosos del Congreso Judío Americano, dijo a CNN que los buscapleitos son figuras marginales que "no merecen nada parecido a la atención que reciben".

"La gran mayoría de los israelíes está entusiasmada por la visita del papa, si es que no lo han notado aún", dijo Rosen, quien se encuentra en Jerusalén para participar en los eventos papales.

El rabino dijo que está levemente desilusionado porque Francisco no oficiará una ceremonia interreligiosa con los líderes musulmanes y judíos en Jerusalén como lo hizo Benedicto XVI en 2009.

"Personalmente estoy decepcionado de que no se contemple en su itinerario esta oportunidad de demostrar con actos y no solo con palabras la posibilidad de unir a los cristianos, los musulmanes y los judíos".

El Vaticano señaló que como el papa viaja con el rabino Skorka y el jeque Abboud, el viaje es esencialmente una reunión interreligiosa.

5. Los musulmanes consideran que Francisco es un cambio positivo

El papa Benedicto XVI no tenía la mejor relación con los musulmanes, dijo Esposito, quien viajará a Jordania para reunirse con Francisco el sábado.

El papa anterior mencionó en 2006 los comentarios antiislámicos que un emperador cristiano hizo en el siglo XIV, lo que provocó disturbios entre los musulmanes.

Benedicto ofreció disculpas, pero más tarde bautizó a un prominente periodista musulmán, lo que para algunos líderes islámicos fue una provocación innecesaria.

En contraste, una de las primeras medidas interreligiosas que Francisco tomó fue lavar los pies de dos musulmanes durante una ceremonia el Jueves Santo de 2013, maniobra a la que el mundo islámico prestó mucha atención, de acuerdo con Esposito.

"Lo que los papas hacen es tan simbólico como lo que dicen", dijo Esposito. "Los musulmanes están muy impresionados con Francisco".

El papa también hizo un llamado a los países de Occidente para encontrar una solución pacífica a la guerra civil en Siria en vez de usar la fuerza militar.

En este viaje a Tierra Santa se espera que Francisco haga un llamado a la creación de un Estado palestino, política a la que el Vaticano se ha adherido desde hace tiempo y que seguramente molestará a algunos israelíes.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Esta disyuntiva muestra lo difícil que puede ser para cualquier líder navegar en Tierra Santa, aún teniendo el carisma y la sagacidad política de Francisco.

El llevar consigo a un rabino y a un jeque podría ayudar a amortiguar algunas de las críticas contra el papa, pero a final de cuentas, todas las miradas estarán atentas al hombre vestido de blanco.

Ahora ve
Cuba refrenda su apoyo a Corea del Norte y apuesta por el diálogo con EU
No te pierdas
×